Nuestras Redes

Exclusivo

Las vacaciones de Maurice Closs y su esposa en Miami

Publicado

el

Las vacaciones Maurice Closs y su esposa en Miami

Ana María Sánchez postea diariamente en su perfil de Instagram algunas instancias del paseo en plena primavera en la península de la Florida, festejando los 50 años del senador Closs.

 

Las temperaturas cálidas en las playas de Miami son la excusa para miles de argentinos que, además, aprovechan la visita a los Estados Unidos para recibir, ni bien descienden del avión, la vacuna contra el Covid-19.

El senador misionero Maurice Closs y su esposa, Ana María Sánchez, comparten días de descanso, mientras ella se encarga de publicar en su perfil de Instagram @namaria_lu parte de los placeres que ofrece la primavera en Miami.

Las fotos compartidas, en su mayoría en el modo de “historias”, dan cuenta de un fin de semana intenso. Para el domingo, la propietaria de una casa de zapatos y carteras de lujo en el centro de Posadas posteó una selfi posando en la vera del mar. Según el localizador del Insta, la imagen fue tomada en la exclusiva playa privada del The Alexander all Suite Oceanfront Resort, un complejo hotelero de lujo en la zona de Naples, Florida.

Publicidad

Para el lunes, el paseo por la costa sureste del golfo incluyó una merienda en Caffe Milano Naples; luego de unas fotos en Naples Beach y en el 5 Fitht avenue south, otro complejo de lujo para hacer compras en la zona.

En las primeras horas de este martes, la esposa del senador compartió una nueva foto: “Qué lindo es viajar… ¡Hacer de experiencias algo que alimenta tu alma!”, comentó en su posteó, y a continuación dio un pantallazo sobre la situación epidemiológica en el país del Norte resaltando que: “En EU nadie con barbijo, todos vacunados”.

Mauri, los 50 y la foto

La llegada de los 50 años del empresario, ex gobernador y actual senador Maurice Fabián Closs lo encontró rodeado de sus afectos.

El pasado jueves 10 de junio, previo al viaje a Miami, se concretó una celebración íntima en Posadas, en una terraza con vista al río Paraná, donde los invitados degustaron la marca de vino que lanzó Closs, llamada “Ni me tinga”, una expresión propia de los misioneros que significa algo así como “no me afecta”.

La cronología de las publicaciones de Ana María Sánchez indica que, luego de los festejos, la pareja -se desconoce si acompañados por alguno de sus hijos- viajó a los Estados Unidos para instalarse en un hotel junto al mar. La primera foto, del sábado 12 de junio, indica: Miami Beach, Florida.

Publicidad

En la única fotografía que hasta el momento se hizo pública del senador Maurice Closs en Miami, se lo ve posar besando a su esposa, imitando la escena del marinero en la tradicional estatua del Sarasota Bay Park.

Compartí la nota:
Animal World VeterinariaCMB

Comentarios

Exclusivo

“Te voy a matar y te voy a enterrar”, la amenaza del arquero a su pareja

Publicado

el

“Te voy a matar y te voy a enterrar”, la amenaza del arquero a su pareja

La Voz de Misiones habló con la mujer que fue rescatada por los vecinos cuando su pareja, el arquero de Guaraní, Rodrigo Raúl Ríos, la sometía a una paliza e intentaba matarla.

 

Luego de la detención de uno de los arqueros del plantel de primera división del Club Guaraní Antonio Franco (GAF), Rodrigo Raúl Ríos de 30 años, su pareja, a quien llamaremos Marta para resguardar su identidad, habló con LVM y dio detalles de lo ocurrido en la casa de la madre del jugador de fútbol, en la Chacra 262 de Posadas.

Los sucesos de extrema violencia se desencadenaron ayer lunes poco antes del mediodía. Según relató la mujer víctima de violencia de género, “no es la primera vez que pasa esto; pero esta vez fue demasiado de terror”.

Marta, de 31 años, recordó que las situaciones de violencia se remontan hace dos años, apenas cuando se puso de novia con Ríos.

Publicidad

Todo empezó como “violencia verbal, estiradas de pelo, empujones, arrastramientos”, sostuvo la joven y añadió que “después ya empezó por cualquier tipo de cuestionamientos o cualquier cosa que a él lo molestara; empezaron los ahorcamientos, hasta el punto de ahorcarme y desvanecerme”, dijo la víctima a LVM.

Horror al mediodía

La pareja llevaba poco más de dos años de relación y desde un comienzo fue un tormento, siempre cargada de escenas de violencias, recuerda la víctima. Cambios de humor constantes y escenas de celos fueron las primeras alarmas.

Para la mañana del lunes 2 de mayo la pareja compartía un grato momento: “Fuimos a desayunar a la Axion, él estaba súper tranquilo y me recriminó y cambió el humor porque yo me pedí un café negro y no terminé de tomar, eso fue lo que le molestó”.

Marta recordó que tras salir de la estación de servicio se dirigieron a la casa Ríos, en donde él convive con su madre y con su abuela, para compartir un almuerzo familiar en la vivienda ubicada en inmediaciones al CAPS 2 de Abril, en la chacra 262.

“Yo tenía que cocinar en la casa de la abuela, él se fue a trabajar y yo me fui a comprar. Le mandé mensaje y le dije ‘¿qué te pasó?’ y me dice ‘ándate, no te quiero ver’ y me empezó a insultar”, sostuvo la joven sobre el momento en que se desencadenó el conflicto.

Publicidad

Sin comprender el enojo de su pareja, la mujer le preguntó: “‘¿Qué pasó?’, porque no entendía nada, pero él insistía. Entonces yo vuelvo rápido porque ya lo conozco y vuelvo a agarrar mis cosas. Él llega en la moto y me dice ‘vení vamos a hablar’”.

La joven no sospechó que algo pudiera suceder, ya que el arquero “en ese momento actuó tranquilo”, dijo a LVM y contó que sintió miedo recién “cuando trabó la puerta. Dije ‘no’. Ya sabía lo que me esperaba”.

Encerrada en la habitación del hombre al fondo de la casa de la abuela, comenzó el calvario de Marta.

“Me preguntó por unos mensajes, porque se había puesto celoso. Empezamos a hablar sobre ese tema y de la nada me encaja una piña y de un momento a otro me caigo y se me tira arriba y me empieza a pegar. Insultándome y arrastrándome por la pieza. Tiró todas mis cosas, mi mochila, mi termo, mi documento. Desparramó todo, como hace siempre”.

La víctima continúo relatando el instante de horror del que sobrevivió gracias a la intervención de algunos vecinos y transeúntes.

Publicidad

“Intenté abrir una ventana para pedir auxilio, pero él me tapa la boca y me pone contra el piso. No me deja hacer nada, me asfixia, me ahorca. Yo me saco y él estaba buscando mi celular. Ahí me pone contra una pared y me dice ‘te voy a matar, tengo una pala. Te voy a matar y te voy a enterrar, no me va temblar el pulso”, contó.

La mujer le imploró a su pareja que “por favor piense en su hija, que no haga nada”.
Según el testimonio de Marta, el agresor dejó de atacarla y aprovechó el momento “para juntar mis cosas que estaban desparramadas, él buscaba mi celular”.

Fue entonces cuando “destrabo la puerta y corro hacia el portón, a lo que yo me aferro del portón porque estaba cerrado y empiezo a pedir auxilio, auxilio. Me pareció eterno porque la gente me miraba y no sabía qué hacer”.

“Él me arrastraba hacia adentro y yo no me podía soltar, hasta que me soltó y me quería llevar a la pieza de vuelta, a encerrarme, a terminar lo que empezó”, pensó sobre lo que podría ocurrir si volvía al interior de la habitación.

Crudo relato

“Ahí vinieron las vecinas y unos hombres. No me soltaba, todos les decían ‘soltala flaco’. Yo me agarraba de la pata de la mesa del patio y él me decía ‘vamos adentro, te voy a lavar la cara’”.

Publicidad

“Yo le decía: ‘Vos me vas a matar. Yo te tengo miedo. Dejame ir’. Yo estaba aterrada y cuando él me estaba por meter adentro de la pieza de vuelta, entra un hombre y le empuja. No sé cómo fue, yo solo quería salir corriendo. Yo me zafo, corro hacia el costado del auto y él me agarra de vuelta. Ahí fue que entraron otros dos hombres y lo redujeron contra el libustrín que está en el patio”.

“Él agarró un fierro de metal, que es el del video, creo que es un cuadro de una bici. Yo salgo y me desplomo en la calle, estaba súper agitada, él me ahorcó todo el tiempo. Él vino corriendo de vuelta hacia mí”.

“Está saliendo de nuevo hacia mí y corrí hacia la esquina. Así todo, los hombres no pudieron con él. Él los sacó con el hierro. Era una fuerza tremenda la que tenía. Llamaron a la Policía, pero tardó un montón en venir, como 45 minutos. Él se encerró en su casa”.

“Las vecinas me llevaron hacia la esquina donde él no me viera. Me quedé en la vereda de mi vecina en la otra cuadra y esperamos a la ambulancia”.
Según confirmó la víctima a LVM, ella había realizado una denuncia y le otorgaron una orden de restricción contra Ríos por un hecho de violencia grave, hace un año. “Él me pidió perdón y volvimos”, recordó sobre el antecedente que ya tienen en la Justicia.

La causa

La investigación contra el arquero Ríos se encuentra en etapa de sumario policial. Se prevé que en las próximas horas las actuaciones sean elevadas a la Justicia y que el viernes el detenido pueda ser trasladado a comparecer ante las autoridades del caso.

Publicidad

En esa instancia, el implicado deberá designar abogado defensor y luego comparecerá en audiencia de declaración indagatoria.

Allí, tendrá la posibilidad de brindar su versión de los hechos o podrá optar por abstenerse de declarar, tal como lo ampara su derecho y sin que ese silencio le signifique presunción de culpabilidad alguna.

Preliminarmente, la causa se instruye como violencia familiar, lesiones leves y amenazas, aunque todo puede cambiar conforme al avance de la investigación. En el expediente interviene el Juzgado de Instrucción Siete de Posadas, a cargo del magistrado Miguel Mattos.

Por estas horas, la víctima teme lo que pueda pasar: “Yo tengo terror porque hubo un repudio social que se expandió por todos lados y enseguida se conoció quién era. No sé qué va a pasar con él en el club, en el trabajo. Si él llega a salir de acá a una semana va a salir con un odio hacia mí… Se va a tomar venganza. Él me amenazó de muerte a mí”.

Publicidad
Compartí la nota:
Animal World VeterinariaCMB

Comentarios

Seguir Leyendo

Exclusivo

Fiscal investigado se defiende: “Hicieron una película de Netflix”

Publicado

el

Gonzalez Glaria

Rubén González Glaría, el fiscal general federal de Misiones investigado desde el año pasado por una multiplicidad de denuncias, rompió el silencio con La Voz de Misiones, se defendió de cada una de las acusaciones, aseguró que la causa iniciada en su contra forma parte de un plan para quedarse con sus cargos e indicó que el tratamiento oncológico que atraviesa le impide afrontar su declaración indagatoria.

“Estos chicos son muy atrevidos para decir cosas así. Hicieron una película de Netflix. La acusación es muy endeble”, apuntó el fiscal de 67 años, quien desde 1993 ocupa el mayor cargo jerárquico del Ministerio Público Fiscal (MPF) de la Nación en Misiones y que desde abril del año pasado es objeto de una investigación que lo tiene bajo la lupa por diversos delitos, entre ellos exacciones ilegales, peculado y fraude.

Al comienzo de la charla, González Glaría se refirió a la acusación que pesa en su contra por supuestamente “puentear” a un fiscal de instrucción e intervenir -para favorecer con el sobreseimiento- en una causa por trata laboral que involucraba a Ramón Puerta, ex gobernador de la provincia.

El fiscal investigado señaló que la causa contra Puerta se inició a partir de una denuncia radicada entre 2012 y 2013 por un “sindicato de rurales” en virtud de que en los campos del empresario yerbatero se cometía explotación laboral. Sin embargo, según González Glaría, el delito no pudo ser acreditado y también negó que él haya intervenido en la causa de manera irregular o puenteando colegas de primera instancia.

“Se hizo una investigación, hicimos una verificación in situ y se observó que no había trata laboral, nadie estaba encerrado, todos iban y venían. No se detectó que hubiera trata, había un montón de infracciones laborales, pero no trata”, explicó el funcionario y señaló que él intervino en toda la instrucción, agregando que “la jueza Skanata (María Verónica) me manda a mí la causa y yo simplemente hago mi opinión y digo que no hay elementos para procesarlo, para mandarlo a juicio (a Puerta)”.

Publicidad

El jefe de todos los fiscales federales de la provincia especula que el motivo de esa denuncia radicada en su contra por este caso tiene su origen en “una interna que no es de acá” y apuntó a funcionarios -de aquel entonces- de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) que aspiraban llegar a organismos internacionales prometidos por Puerta y, como respuesta al incumplimiento de esas promesas, impulsaban las acusaciones por trata.

“Cuando él se entera que yo avalo el sobreseimiento, este amigo colega se sintió muy ofendido y entonces me hace la denuncia a mí, de que yo hice un persaltum. Pero yo intervine en toda la instrucción de la causa”, señaló.

Sobres con sueldo

Entre las denuncias más recientes, González Glaría también fue acusado de solicitarle dos tercios del sueldo durante cuatro años -de 2008 a 2012- a Silvana Bogado, prosecretaria letrada de la Fiscalía General.

La mujer declaró ante el fiscal Pablo Turano, de la Procuración General de la Nación, quien lleva adelante la investigación, y ratificó sus acusaciones, aportando además extractos bancarios correspondientes a los pagos que presuntamente debía cumplir con el González Glaría.

En este punto, el fiscal denunciado fue tajante: “Es absurdo totalmente. Nunca me quedé con ningún peso. Los extractos no se condicen con nada de lo que ella dice”.

Publicidad

Para González Glaría lo de Bogado es parte de la “movida” orquestada en su contra, en la que incluyó a Marcelo Quiroz, su ex mano derecha y actual secretario de la Fiscalía General Civil de la Cámara Federal de Apelaciones de Posadas, quien radicó la primera denuncia acusándolo de quedarse con el sueldo de una empleada y de utilizar el vehículo oficial de la fiscalía de manera particular.

“Es toda una movida. El otro que se presenta y me denuncia es Quiroz. Él es un chico que trabajó conmigo desde los 18 años. Le enseñé a caminar, a escribir, le enseñé todos los recovecos de la abogacía. Cuando a mi me nombran fiscal en 1993 le traigo conmigo porque era de mi absoluta confianza”, recordó.

Respecto a las acusaciones por el uso del vehículo de la fiscalía, el funcionario investigado aseguró que “la camioneta que tenía depositario judicial estaba a mí cargo, entregada por el juez Casals (José Luis) y tiene el seguro a mi nombre. Yo no cometía ningún delito con eso. Puedo ir a Paraguay, Brasil o Buenos Aires si lo tengo a mi nombre. No tengo impedimento. Soy fiscal las 24 horas del día”.

La trama por un cargo

González Glaría se defendió. Tiró su experiencia y su curriculum sobre la mesa. “A mí me nombran en 1993 y la primera denuncia de que no soy intachable fue en el año 2018 o 2019. Con la cantidad de años y expedientes que pasaron, nunca jamás nadie me acusó ni de que lo miré feo y, de golpe y porrazo, aparecen todas estas denuncias”, sostuvo.

Para el funcionario, la razón de toda esa movida que atribuye en su contra, se debe a una disputa por los cargos que él actualmente ocupa y el poder que esa silla tendrá una vez que se concrete el cambio del código de procedimiento federal.

Publicidad

Ya sin tapujos, González Glaría apuntó. “Es la jefa de Silvana Bogado la que quiere mi cargo. Está en proceso la puesta en marcha del código de procedimiento federal. ¿En manos de quién queda la instrucción y decidir las causas con eso? Del fiscal general, o sea yo. La persona que viene a reemplazarme va a decidir quién va a juicio y quién no. Yo primero no entendía por qué me denunciaban, pero el poder político es así, te usa y quiere usarte”, disparó.

Y continuó: “Acá juegan con dos cargos. Yo tengo dos fiscalías a cargo, la Penal y la Civil, si a mí me obligan a irme, entonces hay un corrimiento porque el Ministerio Público Fiscal tiene muy pocas vacantes y solo hay ascensos cuando hay una jubilación. Mi salida provocaría un montón de corrimientos y creo que por ahí pasa toda la historia”.

Salud

El máximo fiscal federal de la provincia ya fue citado a dos declaraciones indagatorias, pero ambas fueron postergadas por certificados médicos con diagnósticos de “trastorno depresivo”.

Turano, el fiscal que investiga, apostó entonces a realizar una junta médica para constatar efectivamente el cuadro de salud del imputado y la medida tiene fecha para el 9 de marzo. Pero ahora la defensa de González Glaría, encabezada por el letrado particular Hugo Zapana, argumentó que la depresión se debe un tratamiento oncológico que su cliente afronta, para cual tiene recetado “reposo absoluto domiciliario”.

“Estoy con quimioterapia. No estoy en condiciones de afrontar ningún estrés. Esto, aunque sea silencioso, te va carcomiendo la cabeza. Yo estoy hablando de esto ahora y volviendo sobre cosas del pasado. A la mañana salgo a caminar para despejarme. Son situaciones que yo nunca las he vivido, ni visto. Siempre fui un luchador”, señaló.

Publicidad

González Glaría también fue consultado sobre el yate y sus visitas a la Isla del Medio, tal como quedó reflejado en una serie de videos que llegaron a la redacción a La Voz de Misiones.

“No tengo ningún yate, están mis declaraciones juradas. Pero suelo andar con el yate de un amigo”, respondió sobre la embarcación, y sobre su presencia en la Isla del Medio, a mediados de enero, contestó que “sí, posiblemente, a veces salgo, tengo que limpiarme la cabeza”.

Compartí la nota:
Animal World VeterinariaCMB

Comentarios

Seguir Leyendo

Exclusivo

Trasladan desde Jujuy a Misiones a la pareja de estafadores del falso cáncer

Publicado

el

Pareja de estafadores

Tenían pedido de captura internacional y fueron atrapados en Bolivia, limpiando vidrios en un semáforo en la ciudad de Cochabamba. Durante la madrugada llegan a Posadas y el lunes enfrentarán al juez.

Un equipo de la brigada de investigaciones de la Unidad Regional 1 de la Policía de Misiones comenzó en las primeras horas de la tarde el traslado de María Leticia Zapata y Matías Leonel Poberezny, la pareja de jóvenes profesionales que en julio de este año estafó a cientos de misioneros en una colecta para un tratamiento contra el cáncer que supuestamente padecía la mujer.

María Leticia, de 30 años y de profesión instrumentista quirúrgica y su pareja Matías Leonel, un abogado de 29 años, huyeron de Posadas luego de que una médica del Parque de la Salud los denunciara por falsificar su firma en un certificado médico que utilizaron para concretar la estafa colectiva por la que recaudaron más de 360 mil pesos en campañas vía redes sociales.

Desde entonces, el juez de Instrucción 7, Miguel Mattos, busca sentar en el banquillo de los acusados al dúo delictivo bajo la acusación formal de “Estafa y Falsificación de Documentos Públicos”.

Atrapado y expulsados

Luego de que un empresario boliviano oriundo de la ciudad de Cochabamba reconociera a la pareja de estafadores, el hombre se comunicó con La Voz de Misiones para constatar si las notas periodísticas sobre Leticia y Matías se trataban en realidad de las mismas personas que limpiaban vidrios de los autos en un semáforo de aquella ciudad, este medio dio aviso a las autoridades y se inició el operativo internacional para la captura.

Publicidad

Efectivos de la División Investigaciones de la UR1, por orden del juez Mattos, viajaron hasta San Salvador de Jujuy donde la policía local les entregó a la pareja de prófugos que ya estaba tras las rejas desde que el martes fueron atrapados en Bolivia y expulsados de ese país bajo el argumento de que habían ingresado ilegalmente, evitándose así el trámite de extradición.

 

Pareja de estafadores

Compartí la nota:
Animal World VeterinariaCMB

Comentarios

Seguir Leyendo

#LVMpublicidad


Diarios de Argentina

Publicidad

Lo más visto