Nuestras Redes

Política

Massa, Rovira y el “elixir” de la unidad nacional

Publicado

el

elixir

De llegar a la Casa Rosada, Sergio Tomás Massa se propone replicar y expandir el modelo político renovador de Carlos Eduardo Rovira y convertirse en el conductor de la “concordia nacional” basada en una apertura ideológica y partidaria que supere definitivamente la grieta en la Argentina.

Ambos líderes amalgaman su discurso y su accionar de la mano de una relación que “no es nueva”, como destacó el posadeño previo a las Paso, al confirmar que su partido acompañaría la boleta presidencial del tigrense quien, en su última visita a Misiones, a diez días del balotaje, comenzó su alocución saludando a su “amigo de tanto tiempo”.

Ahora, con la posibilidad de imponerse en las urnas ante Javier Milei y asumir la presidencia de la Nación desde el 10 de diciembre, Massa fortalece su discurso en torno a la idea de un “gobierno de unidad nacional” para lo cual despliega tácticas y estrategias similares a las ejercidas por la construcción renovadora misionerista para expandir su capital político y ganar gobernabilidad.

Alquimistas del futuro

Un día antes de su llegada a la tierra colorada, el candidato peronista detalló en sus redes sociales que el espacio político del futuro que diseña en su mente será fundamentalmente “multidisciplinar y multisectorial”, un “gobierno de los mejores” que supere las pertenencias partidarias a través de la “búsqueda de acuerdos y consensos como método” y que sintetice la idea de que “no importa de dónde venís, sino adónde queremos ir como país”.

En Misiones, esa alquimia “es una palpable realidad”, al decir de Rovira, “por eso nuestro espacio ha dado cita y convocatoria a todo el arco de la militancia política, radicales, peronistas, independientes, en una sola consigna”, según dijo el último jueves, en ocasión de la llegada de Massa a “la tierra sin mal”.

“Acá está el elixir que cura la grieta”, sentenció el conductor y subrayó: “Ese es el elixir moderno que hoy quisiéramos compartir con nuestros visitantes”, indicó, dejando de mirar a la multitud e inclinándose hacia el candidato presidencial, que a su turno aprovecharía para recoger el “caso Misiones” como el “germen” del “desafío a recorrer como argentinos y argentinas”.

Los cultores de este esquema abierto promueven, entonces, un campo semántico que se configura alrededor de sustantivos como “futuro”, “juventud”, “consensos”, “diálogo”, en contraposición a “conflicto”, “revanchismo” y “polarización”, a los que responden, más bien, los “modelos demodé y anacrónicos”, tal como calificó el presidente de la Legislatura misionera a los partidos tradicionales.

Nuevo federalismo

Para ambos alquimistas de la neo-política nacional, crear la “piedra filosofal” que curaría los males de la Argentina implica sustanciar un nuevo federalismo que invierta el vector que va desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hacia las provincias.

Para Carlos Eduardo Rovira, se trata de girar 180 grados la dirección clásica de los partidos de origen nacional y desarrollar un movimiento “de acá para allá”, que puede traducirse en “competir desde Misiones para todo América del Sur”, como propuso el fundador del Frente Renovador bonaerense para su eventual gobierno.

“Uno de los acuerdos centrales que tenemos que construir tiene que ver con un nuevo pacto federal”, le dijo Massa a los misioneros en su última visita, antes de lo cual había dicho que su gestión será “con representación de todas las regiones y provincias del país”. No obstante, cuando arribó en julio pasado a Puerto Iguazú para participar de la cumbre del Mercosur, había ido más allá y anunciado que “habrá misioneros acompañándonos el 11 de diciembre en el gobierno nacional”.

La unidad federal que propone el candidato de la unidad peronista -el mayor “valor” logrado por Massa, según Rovira- tendrá por objetivo “saldar las deudas históricas” de las que la tierra colorada tiene un largo listado, en cuyo tope está la diferenciación impositiva que equilibre las asimetrías fronterizas con Brasil y Paraguay.

El líder del Frente Renovador de la Concordia Social sostuvo que el federalismo es “la principal tarea pendiente” y le advirtió a su par del Frente Renovador bonaerense que “no nos sentimos integrados los misioneros”.

Frente a ello, y bajo el precepto de que “con la palabra empeñada se puede hacer mucho”, Carlos Rovira le pidió el “compromiso” a Sergio Massa de firmar (con “la pluma delicada y firme de la Presidencia”) el decreto de la zona aduanera especial que se viene postergando desde el inicio de la gestión de Alberto Fernández. Tras la solicitud del ingeniero químico, el candidato presidencial prometió volver a la provincia durante la primera semana luego del balotaje del 19 de noviembre para “poner en marcha” el proyecto, “por más que nos voten en contra”.

Desafíos

El ida y vuelta en ese tema puntual revela una realidad ineludible para un eventual gobierno de Sergio Massa y es que, lograr “los consensos para enfrentar los desafíos que tenemos por delante” es, en sí mismo, un desafío para la capacidad de negociación ante un fragmentado y amplio escenario que involucra distintas fuerzas, intereses y territorios.

Desde su asunción como candidato a la presidencia, el tigrense unificó y amplió al peronismo, logrando incluso el apoyo de dirigentes alejados al kirchnerismo, como Juan Manuel Urtubey y Graciela Camaño, pero así también cosechó el rechazo de Miguel Ángel Pichetto y la indiferencia de Emilio Monzó.

En el mismo sentido, por ejemplo, el ministro de Economía promete ceder la mitad del directorio del Banco Central a la principal bancada opositora del Congreso y, de esa manera, diagrama las internas ajenas en pos de su futuro armado gubernamental.

Con ese panorama, y al menos por ahora, la unidad nacional que busca conducir Massa se perfila más como un ideal, un norte y una forma de encarar los conflictos y entender el poder, antes que como una realización jurídico-político concreta que devenga en un espacio electoral ideológicamente diverso.

Al anunciar su acuerdo con Unión por la Patria, Carlos Rovira lo explicó así: “Nosotros no formamos parte del frente nacional”, sino que “asistimos a la convocatoria, porque queremos la unidad nacional, pero nuestra consigna desde el Frente Renovador es con candidatos e identidad propios”.

Más allá de la unidad discursiva entre ambos renovadores, la llave para asegurar la concreción de acciones en pos de los intereses de Misiones y, a su vez, mantener la independencia provincialista en el seno de la “unidad celeste y blanca”, estará en la configuración del próximo Congreso Nacional. Allí, el bloque misionerista contará con dos senadores que podrían ser clave para que el peronismo -que tendrá una bancada de 35 legisladores- alcance el quórum de 37 que se necesitan para abrir una sesión.

De ganar las elecciones, Massa dependerá de los compromisos asumidos con Rovira para hacerse con la posibilidad de exhibir la fuerza simbólica del misionerismo como el primer ingrediente de su modelo renovador de la política nacional y, de esa manera, distribuir el “elixir antigrieta” de Misiones hacia toda la Argentina.


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria

Política

Milei borró a Villarruel del organigrama del gobierno

Publicado

el

Villarruel

En medio de la escalada de los últimos días entre Javier Milei y Victoria Villarruel, se conoció esta semana que el nombre de la vicepresidenta no aparece en el organigrama oficial del Poder Ejecutivo Nacional, como sí figuran el presidente, su hermana y los restantes miembros del Gabinete.

Según informan los medios porteños, la novedad se divulgó en las últimas horas, pero la foto, el nombre y el cargo de Villarruel no figuraban en el sitio oficial desde marzo pasado.

En la página aparece, aunque sin foto, Federico Sturzenegger, flamante ministro de Desregulación y Transformación del Estado, asumido hace menos de un mes. También se encuentra Guillermo Francos en su nuevo rol de jefe de Gabinete, luego de que Milei defenestrara a Nicolás Posse.

Señala el diario La Nación que, a Villarruel, incluso, le negaron una oficina en la Casa Rosada: “Otra señal del hielo político. El subtexto de esta decisión podría leerse como una forzosa delimitación de sus competencias, acotadas a la presidencia del Senado”, escribió el diario porteño.

El organigrama muestra, además, una “curiosa jerarquización”, dice La Nación y grafica: “Karina Milei, secretaria General de la Presidencia, está situada, aunque más pequeña, en el mismo nivel que el jefe de Estado”.

“Este ordenamiento organizacional, aunque desacertado si se mira con lupa las obligaciones y funciones de cada uno, da cuenta del poder real que detenta la hermana presidencial”, escribe el diario porteño y apunta: “Bajo su ala opera el todopoderoso asesor, Santiago Caputo, con tentáculos en lugares clave de la administración de Gobierno, como la Secretaría de Inteligencia del Estado (Side), a cargo de Sergio Neiffert, o Sebastián Amerio, secretario de Justicia y quien mueve los hilos en el ministerio que, solo en los papeles, conduce Mariano Cúneo Libarona”.

Otro dato que llama a la polémica es que Milei se presenta como “Dr.”, cuando en verdad es licenciado en Economía por la Universidad de Belgrano y no realizó ningún doctorado que amerite el uso de ese título de grado. Tiene, sí, un “doctorado Honoris Causa” de la Escuela de Economía y Administración de Empresas (Eseade), que es propiedad de su amigo y socio político, el diputado Alberto Benegas Lynch (h).

La nueva crisis política en el gobierno libertario se produjo a horas de que Milei se embarque en un viaje oficial a París para el inicio de los Juegos Olímpicos, luego de la arremetida de Villarruel contra Francia en X, que la hermana del presidente desactivó la semana pasada con una visita al embajador francés en Buenos Aires.

El cisma presidencial precipitó realineamientos en el espacio de gobierno, a la vez que dimensionó la influencia de Karina Milei en la toma de decisiones y el armado político del oficialismo, y colocó a Villarruel a la cabeza de un sector con agenda propia.

Captura de pantalla del sitio oficial. Debajo aparecen los ministros.


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria
Seguir Leyendo

Política

Lalo Stelatto lidera el ranking de intendentes argentinos, según sondeo

Publicado

el

ranking

El intendente de Posadas, Leonardo Stelatto, aparece primero en el ranking de alcaldes del país que elabora mensualmente la consultora CB Opinión Pública.

Con el 58,2% de imagen positiva, Stelatto, lidera la tabla de intendentes argentinos mejor valorados, seguido de Ulpiano Suárez, de Mendoza, con el 58,1% de aprobación; y Jorge Jofré, de Formosa, con 57,4% de valoración.

En el desglose del informe, el 29,3% de los encuestados calificó como “muy buena” la gestión del alcalde posadeño, mientras que el 28,9% la valoró como “buena”.

El top ten se completa con Matías Stevanato, de la ciudad mendocina de Maipú (57,1); Eduardo Tassano, de Corrientes (56,4); Daniel Passerini, de Córdoba (55,8); Gustavo Sastre, de Puerto Madryn (55,2); Roger Nediani, de La Banda (54,9); Rosario Romero, de Paraná (54,5); y Gustavo Saadi, de San Fernando del Valle de Catamarca (51,5).

El intendente de Resistencia, Roy Nikisch, se ubica en 18° lugar, con una aprobación del 42,1% y un rechazo del 54,2%.

 


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria
Seguir Leyendo

Política

Encuesta da al gobernador Hugo Passalacqua 59,6% de imagen positiva

Publicado

el

imagen

El gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua, se ubicó en el séptimo lugar del ranking de imagen positiva de los mandatarios provinciales del país, según el informe del mes de julio de la Consultora CB Opinión Pública.

Passalacqua muestra un 59,6% de valoración positiva, en un top ten liderado por el gobernador del Chaco, Leandro Zdero, que cosecha el 64,1% de adhesión.

En el desglose del informe, el 19,1% de los encuestados calificó como “muy buena” la imagen del gobernador misionero, mientas que el 40,5% la valoró como “buena”.

La encuesta de CB Opinión Pública, muestra que la imagen positiva de Passalacqua está en crecimiento con respecto al sondeo de junio, donde el mandatario provincial cosechó el 58,0% de adhesión.

El podio  

El podio se completa con el chubutense Ignacio Torres (62,7%) y el tucumano Osvaldo Jaldo (62,4%), en segundo y tercer lugar, respectivamente.

El ranking se va decantando de mayo a menor, con Maximiliano Pullaro, de Santa Fé (61,7); Martín Llaryora, de Córdoba (60,7%); Sergio Ziloto, de La Pampa (60,5); Raúl Jalil, de Catamarca (56,8); Gustavo Melella, de Tierra del Fuego (56,2); Marcelo Orrego, de San Juan (56,1); Gerardo Zamora, de Santiago del Estero (55,3); Alfredo Cornejo, de Mendoza (55,1); Gustavo Valdés, de Corrientes (54,7); Jorge Macri, de Caba (53,6); Rogelio Frigerio, de Entre Ríos (53,4); Claudio Poggi, de San Luis (50,8); Carlos Sadir, de Jujuy (50,5); y Claudio Vidal, de Santa Cruz (48,5).

Los peores valorados son: el riojano Ricardo Quintela, con el 56,7% de imagen negativa; el rionegrino Alberto Wereltiknek, con el 55,7% de rechazo; el bonaerense Axel Kiciloff, con 54,4% de desaprobación; el salteño Gustavo Sáenz, con 53,6% de rechazo; el neuquino Rolando Figuera, con una desaprobación del 50,0%; y el formoseño Gildo Insfrán, con una imagen negativa de 48,7%.

El sondeo se realizó entre el 3 y 7 de julio, y entrevistó a 18.608 personas mayores de 16 años de todo el país, a razón de entre 620 y 1.285 por provincia.

 


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria
Seguir Leyendo
Publicidad

Lo más visto