Nuestras Redes

Cultura

La Murga cumple 25 años y rememora su origen en medio de la crisis

Publicado

el

Murga

La Murga de la Estación cumplirá el domingo 25 años de vida desde que se formara el 24 de marzo de 1999, en la abandonada estación de trenes que hoy es el cuarto tramo de la costanera posadeña. Por eso, el grupo de teatro comunitario presentará el sábado en su galpón de Pedro Méndez 2260 “El herrero y la muerte”, obra que repusieron el año pasado con funciones a sala repleta.

El Proyecto de Extensión “Universidad y Teatro” de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones (Unam) organizó para el lunes pasado, en la Biblioteca Popular Posadas, una disertación entre miembros fundadores de La Murga, quienes recordaron cómo nació uno de los elencos más importantes de la escena teatral misionera.

Murga

Miseria en su rancho. El personaje que protagoniza “El Herrero y la Muerte”

“Me impresiona la similitud de las épocas”, lamentó Tuni Bóveda sobre la crisis económica que había a fines de la década del 90 y que se asimila con la actual etapa, con un incremento de la pobreza y el desempleo. En coincidencia, por los constantes ajustes, el área de cultura nacional había sido degradada a una Secretaría y los espacios públicos quedaron arrastrados por el abandono del Estado, como las vías del tren que se situaron como el espacio de acción teatral para La Murga de la Estación.

“Juntarse en ese lugar embarrado y oculto, cuando llovió dos meses seguido. Pedir permiso a las autoridades de la zona, como la policía ferroviaria que no sabíamos para que existía en un lugar donde decían que hacían macumba”, recordó Tuni, quien remarcó emocionada que todo aquello “fue un proyecto vital” para ella.

Junto al titiritero Marcelo Reynoso, de Kossa Nostra, se habían propuesto fundar un grupo de teatro comunitario parecido al de Catalinas Sur de la Boca, en Buenos Aires, que tenía dirección de Adhemar Bianchi. “Él me decía ‘no me busques actores’. Yo buscaba a los que estudiaban teatro, en esa época estábamos presentando lo que era el grupo La Papa del Octavo. Entonces me decía ‘no’; los actores trabajan los sábados. Y yo no entendía”. Hasta que un buen día, Reynoso viaja a Buenos Aires para asistir a una función de Catalinas Sur “y ahí aprendimos de qué se trataba. No era una convocatoria a un espectáculo con actores sino organizar una gran fiesta”, explicó.

A sala llena. La Murga repuso el año pasado una obra que estrenó en 2001.

Con el aporte de amigos se armaron las gradas que se colocaron frente al andén y un viejo galpón que volvió a techarse se transformó en el espacio de reunión para producir lo que fue la primera obra, “Misiones Tierra Prometida”, que contó con la actuación de más de 100 actores, la gran mayoría debutantes que, además de interpretar distintos personajes, cantaban a coro, hacían malabares o tocaban algún instrumento.

“Yo no había visto Catalinas. Lo descubrí cuando fuimos poniendo el cuerpo. Todo era amplificado: el espacio, la cantidad de tareas. Tuvo que ver con la impresión que tuvo el público. Yo tenía una medida con esta experiencia, con la magnitud, con la emoción. Puedo hablar de una palabra que pocas veces decís: me sentí satisfecha. Llena por lo hecho”, aportó por su parte Liliana Daviña, quien, en reemplazo de Carolina Gularte, se puso a dirigir “El Herrero y la Muerte” que se estrenó en 2001.

Un año antes, en Oberá, Daviña pergeñó el inicio de La Murga del Monte, bajo la misma idea de teatro comunitario. “Vine a ver a la Murga de la Estación en Posadas y no tenía ni la más pálida idea que el teatro era eso también. Lloré, reí y dije inmediatamente ‘esto quiero’. Un día en Oberá apareció un afiche y no lo podía creer”, recordó en tanto Carina Spinozzi, quien luego pasó a dirigir hasta hoy a La Murga del Monte. “Me cayó la ficha del proyecto a los 10 años. En el sentido de lo que significaba como elección política lo que hacíamos, esa desmesura y esa acción solidaria de la Murga y Kossa Nostra”.

Spinozzi recordó que hace 25 años atrás muchas familias se sostenían diariamente gracias al trueque, una práctica muy frecuente, “porque no había nada de plata” y remarcó que, comparando con el presente, “antes había menos individualismo” y eso se debía a que “no había celulares y se pensaba siempre en el sábado para encontrarse”, apuntó entre el público Horacio Schwieters, otro exintegrante de La Murga.

En relación a los encuentros del grupo en aquella exestación y que siempre significaron una expresión de cariño y confraternidad, Silvia Nudelman evocó el día que, en aquel 2001, se reprimió a los  manifestantes en la denominada Masacre de Plaza de Mayo, para un saldo que terminó con casi 40 muertos.

“Me acuerdo que jueves cayó un 20 de diciembre y ese día nos fuimos acercando al galpón, pese a que había estado de sitio. Nos replanteamos el ensayo y la función. Entonces decidimos seguir adelante. Empezó la obra dedicada a esos muertos. Las gradas estaban llenas porque los vecinos, como nosotros esa semana, sentimos la necesidad de juntarnos”, rememoró Nudelman.

“Cada vez que canto la canción de El Herrero, que dice ‘siempre que haya vida habrá esperanza”, pienso que es nuestra forma de seguir soñando y aportando a la sociedad con esto que amamos y es el teatro. No sé trata solo de que alcance solo para comer. Estamos defiendo el derecho a la cultura”, remarcó Nudelman.

“El Herrero y la Muerte” no se pudo reponer durante muchos años porque la utilería, títeres, telones y narices de goma que usaban para el espectáculo se perdieron con el incendio que alguien provocó en un vagón de tren, donde se guardaba todo. Sin embargo, el año pasado, en los talleres de plástica, dieron forma a los elementos indispensables para la nueva versión de una obra popular, que cuenta la historia de un protagonista llamado Miseria que un día recibe gentilmente en su rancho a un hombre sin saber de que se trata de Jesús. Entonces, en gratitud, Jesús le concede tres deseos. Uno de los deseos que se cumplen desata un desastre en el mundo porque compromete nada más y nada menos que a la muerte. Los sepultureros y las lloronas se quedan sin trabajo y los viejos terminales salen de fiesta.

Desde este sábado y con una función especial por su aniversario 25, La Murga de la Estación repondrá “El Herrero y la muerte” a las 21.30, con entrada gratuita y salida a la gorra. Luego habrá música en vivo con el grupo Canyengue.

En relación a la semana en la que La Murga comenzó a celebrar su cuarto de siglo, se realizó ayer, miércoles, una ponencia académica con quienes investigaron al grupo de teatro comunitario. La magíster Marina Casales disertó sobre lo que significó para ella ser parte de la obra “Misiones Tierra Prometida: una trama identitaria” que luego presentó como tesis académica, en una época en la que sobrevivió gracias a una beca universitaria que percibía entonces porque su papá había sido despedido del aserradero y estaba en una plaza protestando.

En su momento, el doctor Alexis Rasftópolo abordó su estudio “Desde mover una mesa hasta cambiar el mundo: el teatro comunitario y sus posibilidades”, sobre la transformación social que significa en las personas que se animan a hacer teatro comunitario. También remarcó que los intérpretes son actores políticos y que determinados hechos que reconstruyó el grupo llevaron a que se prestara mayor atención, como tal sucedió con la masacre de Oberá de 1936 que, hace 25 años atrás, todavía era un tabú en la sociedad misionera. Previamente, el magíster Gonzalo Casco, habló sobre las “Operaciones gramaticales en la construcción del discurso humorístico en La fiesta de San Juan” que todos los años La Murga presenta con al menos cuatro funciones en un mismo día.

Fotos: gentileza Santiago Encalada

Murga

Enfrentamiento. Miseria y La Muerte se enfrentan en una escena crucial


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria

Cultura

Murió a los 78 años Graciela Cambas, la “Filósofa del Paraná”

Publicado

el

La Doctora, profesora e historiadora Graciela Cambas falleció hoy a los 78 años y sus restos serán cremados. Era la madre de Gervasio Malagrida, músico y Secretario de Estado de Cambio Climático de la Provincia. También era una de las dos hijas de Aníbal Cambas, escribano, historiador, músico, poeta y fundador de la Junta de Estudios Históricos de Misiones y el Museo Regional que lleva su nombre.

Además de docente e investigadora, Cambas era una gremialista que acompañó los reclamos de sus pares trabajadores en la Asociación de Docentes Universitarios de Misiones (Adunam). “Participó en innumerables ocasiones en la defensa de las condiciones laborales”, indica un texto que lleva la firma del secretario general de Adunam, Pablo Rubén Stasuck, quien le dedica un “agradecimiento póstumo a las actividades y posturas que siempre con convicción y pasión desarrolló”.

Según el Departamento de Historia de la Facultad de Humanidades, quien era jubilada de su institución y “en su carácter de docente formadora, tuvo una extensa trayectoria en la cual brindo clases del campo de Filosofía en las carreras de Licenciatura en Historia, Licenciatura en Letras, Licenciatura en Antropología Social, Profesorado en Historia, Profesorado en Historia con Orientación en Ciencias Sociales, Profesorado en Letras. Sus inquietudes académicas estuvieron en torno a la revalorización del patrimonio tangible e intangible de la Provincia de Misiones”.

La historiadora Natalia Vrubel destacó la dedicación que tuvo Cambas en su “proyecto de Investigación Guaraní Jesuítico y Patrimonio” y recordó lo que sufrió “cuando se cerró en los tiempos de la dictadura las carreras de Educación y Filosofía”. Por eso, Vrubel consideró que es una “deuda pendiente. Esa carrera debe reabrirse y llevar tu nombre: ‘Dra. Graciela Cambas’, nuestra filósofa del Paraná”.

Por otra parte, un texto firmado por los escritores Alberto Szretter y Carlos Piegari, en honor a Cambas, indica que ella “representaba el trabajo incansable en tratar de esclarecer y difundir la historia, en plasmar en textos, clases y charlas la hondura que necesitamos, que necesitan estos años. Ese espesor que falta en este tiempo tan extraño, tan cruel, y oscuro. Y más ahora, sin ella, andan diciendo”.

Foto: gentileza Natalia Vrubel


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria
Seguir Leyendo

Cultura

Después de Europa, Lira Verá gira por Buenos Aires y piensa en Costa Rica

Publicado

el

Lira Verá, el dúo posadeño que integran Anahí Giménez y Susana Villalba, saldrá de gira por Buenos Aires este fin de semana para concluir, el 1 de junio, en el Ciclo Federal de Mujeres Creadoras de Música.

El tour se inicia al cumplirse casi un año de su primera experiencia por Europa, cuando salieron a tocar junto al ballet Raíces Nuevas. Luego de esa experiencia, Lira Verá planea conciertos en Costa Rica y volver al Viejo Continente. “Que no se dejen comer la cabeza como que es algo que no cualquiera puede llegar”, aconsejó Anahí, quien junto a Susana conversaron con La Voz de Misiones.

“Yo siempre soñé. Siempre quise conocer Francia. Si bien conocí de paso, tengo la sensación de haber vivido un cuento”, admitió por su parte Susana sobre la gira que hicieron entre julio y agosto pasado junto al Ballet Folklórico Raíces Nuevas (de El Alcázar) por Bélgica, Italia, República Checa y Polonia, donde interpretaron música popular argentina.

De esa manera fueron parte del Festival Internacional de Folklore en Pontelandolfo, de Italia. “El calor italiano es una cosa maravillosa, son excelentes anfitriones”, aseguró Susana, quien se mostró sorprendida porque “consumen mucha música latina. Cuando llegamos pensamos que era un agrado hacia nosotros pero en realidad no. Ellos consumen cuarteto, cumbia, Los Palmeras”.

Si bien el rol era acompañar en la música a los bailarines, ambas tuvieron algunos momentos para mostrar el estilo humorístico que las caracteriza como dueto. “Lo que hicimos nosotras fue estudiar cuáles eran las canciones más populares de la zona”, contó Anahí. Entonces, “en medio de una polca paraguaya, fue cortar y poner una canción de ellos, la letra y la melodía de una canción popular. Pero en tiempo de polca. Ahí quedaron re locos y fue cuando mucha gente viviendo en Italia, argentinos, se acercaron, nos preguntaron de dónde éramos”.

“Cuando estuvimos en República Checa -contó por su parte Susana-compartimos con gente de Indonesia y de Ucrania, de todo el mundo. No todos manejaban el inglés. Pero sí esa impronta picaresca que tenemos. Porque ese fue siempre el fuerte de Lira Verá: nos reímos de nuestra región y del Mercosur. Con ellos sí pudimos comunicarnos y llevar esa impronta de la alegría o de la nostalgia”.

Las cantantes también recorrieron con los demás artistas misioneros los festivales folclóricos de Poznan, Bonheiden, Liptál y Karlovy Vary. “Conocimos mucha gente y, con esas personas, el idioma no fue una barrera”, reconoció Anahí. “A mí, de repente, se me despertó un inglés que no sé de dónde era. Con el italiano, a no ser de que hablaban de modo turbo, nos logramos entender ambas partes”.

Además de los paisajes y la arquitectura antigua, los aromas y los sabores con los que se encontraron también resultaron toda una revolución para las artistas posadeñas. “Misiones tiene su aroma a tierra particular. Después te vas a Chaco, Corrientes, o Buenos Aires, ese aroma cambia. Sé ahora que atravesar el mar el aroma cambia”, reflexionó Susana.

“En Bélgica fuimos al supermercado. Teníamos que compartir la cultura gastronómica con las personas con las que paramos. Entonces Anahí dice ‘voy hacer un pan de carne’. Porque era lo más fácil que teníamos a mano. Pero en realidad queríamos comer empanadas”.

“Queríamos comer cualquier cosa con carne de vaca-agregó por su parte Anahí-. No importaba. Fuimos al súper y no es como acá, que encontrás un vacío, un peceto. Había pulpa en trocitos y molida. Y nosotras dijimos que teníamos que hacer algo que tire. Fueron demasiados días de chancho. Y ahí hicimos el pan de carne, y creo que durante tres días comimos eso porque compramos un montonazo”.

Luego de esa primera gira por Europa, Lira Verá apunta a emprender una aventura similar en febrero próximo por Costa Rica y además, no en mucho tiempo, regresar por los lugares que conocieron del Viejo Continente.

“Hay que ser autogestivos, más en los momentos que estamos pasando”, sugirió Anahí. “Venimos transitando nuestros 19 años de dúo que es un montón, y tratar de sostenerlos tiene que ver con ese trabajo. No quedarse a esperar a que venga alguien y te genere algo. Sino no quedarte solo con lo que tenés sino con lo qué más podes aportar y darle trabajo. Para que deje de ser trabajo y lo puedas disfrutar, para que también el mensaje de lo que quieras sea con claridad”.

Mientras tanto, Lira Verá hace las valijas para iniciar el domingo una visita por Buenos Aires, en el club social Cambalache, de San Telmo. También estarán en el programa que conduce Sandra Mihanovich en Radio Nacional y serán parte de la peña Casi Viernes, del barrio porteño de Almagro.

En tanto que, el primero de junio, el dueto presentará su propuesta musical como Referentes de la provincia de Misiones en el Museo Histórico del Cabildo y la Revolución de Mayo, dentro del marco del Ciclo Federal de Mujeres Creadoras de Música propuesto por el Instituto de Mujeres Trabajadoras en la Actividad Musical Argentina (IMTAMA).


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria
Seguir Leyendo

Cultura

El apostoleño Andrés Paredes colgó una obra a 25 metros de altura en Corrientes

Publicado

el

El artista apostoleño Andrés Paredes instaló una mariposa calada gigante en la Feria de Arte Contemporáneo de Corrientes (ArteCo) que se realizará desde este jueves al domingo en el puerto de la ciudad capital.

Es una obra que desarrolló en su taller de Apóstoles, que mide 8×4 metros y ya está colgada de una grúa. El artista plástico misionero fue invitado por la curadora Lucía Arias para colgar su obra a 25 metros de altura en una feria en la que participan decenas de artistas nacionales e internacionales.

Paredes partía hoy desde el aeropuerto de Santiago de Chile, luego de pasar varios días en el desierto de San Pedro de Atacama, adonde pintó un conjunto de cuadros con sedimentos del lugar, como parte de una residencia de Awasi Artist Immersion, tal como adelantó hace unos días a La Voz de Misiones.

“Estuve pintando en las terrazas del Géiser Blanco. Dentro del campo geotérmico más alto del mundo, con agua y vapor que brotan de la profundidad de la tierra de origen volcánico”, contó a través de las redes sociales.

Se trata de la manipulación de “materia orgánica naranja y verde, que es el resultado la interacción de organismos autótrofos que utilizan el CO2 del ambiente para generar tapetes microbianos”, detalló sobre “la experimentación artística” que registró con videos y fotografías.

El “Río marrón” como lema

La sexta edición de la Feria de Arte Contemporáneo de Corrientes (ArteCo) tiene como lema “Río Marrón: experiencias de barro y agua”, con la idea de inspirarse en el ecosistema cultural de la región guaranítica, integrando por el sur de Bolivia, Brasil y Paraguay, además de los sectores del norte argentino.

En el ArteCo 2024 estarán presentes 24 galerías de distintas partes del país que quedaron seleccionadas por el jurado integrado por el gestor y coleccionista Joaquín Rodríguez, la artista y docente correntina Fernanda Toccalino y la gestora santafesina Yuyo Gardiol, según publicó Clarín sobre la presentación que hizo semanas atrás el Instituto de Cultura de Corrientes en el Centro Cultural Recoleta, de Buenos Aires.

Mariposa calada. La obra de ocho metros de largo, antes de ser colgado en el puerto

En el ArteCo se entregarán dos premios/residencias para artistas de Corrientes y la región.  Una de ellas es la Ñande Mac que se desarrollará en Maldonado (Uruguay) y la otra residencia será en el Espacio de Arte La Nave (Buenos Aires).

La Universidad Nacional del Nordeste, por su parte, otorgará en el ArteCo el Premio UNNE Adquisición, con la idea de comprar una pieza distinguida para integrar el Patrimonio del Centro Cultural Universitario (CCU).

Para el ArteCo hay galerías del Paraguay invitadas. Se destaca el espacio editorial bajo la curaduría de Lucas Mercado, el Festival de Arte Sonoro curado por Julia Rossetti y Martín Sandoval, el programa de Becas para Artistas Visuales de Corrientes coordinado por Fernanda Tocallino, el espacio de video y Festival Play videoarte y cine experimental con curaduría de Maia Navas; el proyecto de intervenciones site-specific en los exteriores de la Feria curado por Lucía del Milagro Arias y la muestra de artesanía contemporánea Ñande Yvy con curaduría de Hada Irastorza.

El apostoleño Andrés Paredes instalará una obra en el desierto de Atacama

 


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria
Seguir Leyendo
Publicidad

Lo más visto