Nuestras redes

POSADAS

La Muni reguló la feria de plaza Sarmiento: “Cobran sin dar nada a cambio”

Published

on

Las cientos de familias que recurren a la feria de la plaza Sarmiento, en la zona oeste de Posadas, para vender diferentes cosas se ven afectadas, ya que la Municipalidad, hace dos semanas, dispuso el cobro de un canon obligatorio para tener un lugar.

 

En el barrio posadeño de Villa Cabello, funciona hace unos nueve años una populosa feria en el parque Sarmiento, ubicado sobre la avenida Tambor de Tacuarí casi Eva Perón. Allí concurrían, antes de la pandemia, más de 270 familias para vender diversos productos, en su mayoría usados, los días sábados y domingos.

A casi tres meses de ser habilitados para trabajar formalmente -el 17 de junio pasado-, la Municipalidad de Posadas intervino y dispuso una serie de cambios, entre ellos, que los vendedores paguen una tasa mensual de 228 pesos. Además, sólo se permite la instalación de 150 puestos.

La Voz de Misiones estuvo el pasado sábado en la plaza y dialogó con diferentes feriantes, quienes sorprendidos, manifestaron que el municipio les comenzó a cobrar por el espacio, pero no les brinda ningún tipo de asistencia, sin embargo ejercen a través, de al menos 3 inspectores, un control sobre el lugar, no permitiendo el arribo de aquellos que no pagan el mencionado canon.

En este sentido, Pamela Giménez, feriante desde hace cuatro años, contó que, para poder tener un lugar, “hay que iniciar un expediente en la Municipalidad” y las personas que aún no fueron habilitadas “están en lista de espera”.

Asimismo, agregó que comenzaron a pagar 228 pesos por mes, pero no reciben contraprestación por parte de la comuna: “Ellos vienen sábados y domingos a constatar que estemos. Pero basureros no tenemos, baños químicos tampoco. Si queremos ir al baño, hay un señor que nos alquila por 10 pesos, y el lugar es insalubre”.

Por otra parte, Yoli, otra vendedora, quien se traslada todos los fines de semana desde su vivienda del Parque Adám, barrio ubicado en López Torres y Costanera sur, comentó: “Yo gasto a veces 500 pesos, con pasajes, el alquiler de la mesa, porque ahora nos obligan a tener mesa, y la comida y, si no se vende nada, tenés que rebuscarte como sea”.

Además, manifestó que, si algún vendedor llega después de las 10 de la mañana, “no te dejan usar el espacio. Ellos nos exigen todo y no tenemos ni baño”. En este sentido, la vendedora señaló: “A veces se vende y a veces no, y hay días que no se vende nada, y tenemos que pagar a la Municipalidad, traer para comer y alquilar la mesa, que un señor nos alquila 100 pesos por día”.

A la espera de un baño

En diálogo con LVM, el delegado del Sindicato de Vendedores Ambulantes de la República Argentina (Sivara) de Misiones, Alberto Fusté Padrós, señaló que: “Nosotros hemos cursado una nota hace dos meses o un poquito más solicitando baños químicos, solicitando cestos de basura y agua potable, pasó a jurídicos y jurídicos no se expidió.  Entonces que se hizo desde los mismos vendedores, hablaron con un vecino que ofrece su casa como baño”.

Con respecto a que, los feriantes ya no pueden arrojar mantas en el suelo para poder exhibir los productos, el sindicalista, señaló: “Es un proceso que se está haciendo, gradual y paulatino, porque quien vende acá por lo general es madre sola a cargo de muchos chicos y vive lejos, entonces hay que implementar una estrategia para que pueda tener su mesa o su simil-mesa, todo lo que signifique que no haya contacto, como lo prohíbe el protocolo, entre el suelo y la mercadería”.

Por otra parte, Padrós, afirmó que el Sivara no cobra a ningún trabajador ambulante una tasa mensual, “todo afiliado de feria en todo el país, que trabajan una o dos veces como mucho al mes, la cuota es cero”.

Sin embargo, la Municipalidad dispuso el cobro de un arancel por mes, a lo que el representante de los feriantes, agregó: “Hasta ahora lo único que la municipalidad está dando es el control para que no se instalen vendedores que no están autorizados”.

Este medio se comunicó con la Municipalidad de Posadas, Control Comunal, Inspección y Servicio y Hacienda para interiorizarse sobre la habilitación y la organización de la feria y no tuvo respuesta alguna.

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo
Advertisement

POSADAS

Tras una vida de violencia, la amistad lo rescató de la calle y pide asistencia

Published

on

César estaba en la calle luego de huir del maltrato. Un viejo amigo se enteró de su situación en Buenos Aires y, desde allá, le tendió una mano.

 

César Machado es un joven de 21 años oriundo de Garupá que vive en situación de calle. Hace unos días, una familia amiga se solidarizó con él y le da una mano para levantarse.

Cansado de los golpes y maltratos permanentes que sufría por parte de su padre, César huyó de su casa con una mochila y algo de ropa y, desde entonces, deambula por las calles en busca de un plato de comida y alguna changa. Ahora necesita ayuda para terminar sus estudios y poder trabajar.

Pero la historia de maltratos físicos y psicológicos en el seno familiar de César se remonta a su niñez, por lo cual el joven debió pasar gran parte de su vida alejado de sus padres.

Maltrato y rechazo

Desde muy chico, el ambiente familiar no fue el adecuado para César Machado. Su padre, adicto a las drogas, maltrataba psicológica y físicamente a su madre y esto repercutió de manera negativa en él.

En diálogo con La Voz de Misiones, Machado relató cómo fue su adolescencia y las situaciones por las que tuvo que pasar.

“Mi abuela me cuidó desde chiquito, pero no me pudo tener más porque también se hacía cargo de otros nietos que tenía, por eso volví a mis 15 años a la casa de mi papá, además él pedía para verme”, relató.

Al notar lo que estaba pasando en el hogar, su abuela paterna lo llevó a Brasil, y allí se hizo cargo de su nieto hasta donde sus esfuerzos y su economía se lo permitieron.

Por aquel entonces, el padre de César “seguía con mi mamá y le seguía pegando, por eso ella se fue a Buenos Aires, y yo me quedé con mi papá. Cuando ella se fue, él se acompañó con una mujer que también me maltrataba”, añadió el joven.

Fue así que decidió ir en búsqueda de su progenitora, ya que consideraba que era su última opción de tener un futuro seguro: “Me decidí en contactarme con mi mamá y me fui a vivir con ella, pero hace ocho meses falleció porque también era adicta a las drogas y tenía un tumor en el hígado que nunca se trató”.

Al morir su madre, César regresó a la casa de su progenitor, en el barrio Santa Inés de Garupá, pero allí nada había cambiado.

Al volver parecía estar todo tranquilo, “pero después comenzó otra vez a consumir y yo intentaba hacer de todo para que él no se enojara, pero de todas formas recibí su rechazo”, dijo el joven, y recordó ese duro momento: “Me echó de la casa muchas veces diciendo: ‘Nunca te quise tener’; después de todo eso me fui”.

Amistad naranja

Tras sufrir la muerte de su madre y el rechazo de su padre, a César no le quedó otra que largarse a las calles para intentar subsistir.

Ese tiempo lo pasó pidiendo ayuda en las calles y realizando changas hasta que un amigo, su único amigo, según dice, se enteró de su situación y le tendió una mano.

El amigo de César es el basquetbolista misionero Alejo Montes, que actualmente se desempeña en el club Platense de la Liga Nacional.

Ambos se conocieron jugando al deporte naranja, del que ambos son fanáticos. Hace unos años, César deambulaba por las calles escapando de la violencia y, en una de esas oportunidades, se acercó al club Tokio de Posadas, donde Alejo entrenaba y lo invitó a jugar.

Residiendo en la capital del país, Alejo se enteró del mal momento de su amigo y le pidió a su mamá Mónica que lo albergue momentáneamente en su casa.

Mónica no dudó un minuto en darle una mano con algunas changas y un lugar para que duerma por unos días, hasta que el joven encuentre una solución. “Porque la calle para un joven no es una opción”, dijo la mamá postiza a La Voz de Misiones.

Ahora, aunque está rodeado de personas que lo contienen, Machado necesita de asistencia social y económica para continuar estudiando y poder desenvolverse en el mundo laboral.

El joven, fanático de Michael Jordan, quiere darle continuidad a sus estudios, interrumpidos en el séptimo grado por la economía y la situación familiar: “Me gustaría poder ser profesor de educación física o poder jugar al básquet en un equipo misionero”, proyectó.

 

Para poder ayudar a César podes comunicarte con él a su número: 3764 83-6851

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

POSADAS

Merendero del barrio San Marcos busca crecer para sacar más sonrisas

Published

on

En julio, tres mujeres del barrio San Marcos vieron la necesidad de brindarle una taza de leche a los peques. Fue así que nació el merendero María, que hoy, con ayuda de donaciones, da la merienda a más de 200 chicos.

Para ello, María Acosta ofreció el patio de su casa, donde todos los lunes y jueves prepara junto a sus dos comadres la choco para los niños.

Sin embargo, estos “piden comida”, manifestaron las cocineras a La Voz de Misiones. Por esta razón, buscan poder dar el almuerzo y así también mejorar sus instalaciones, ya que hasta el momento cuentan solamente con cocina a leña.

Para seguir brindando su solidaridad a los vecinitos de San Marcos, el grupo de mujeres pide más ayuda a la comunidad.

Las necesidades más urgentes del merendero son materiales de construcción, alimentos, cocina y un freezer para poder refrigerar los alimentos.

Mirá el video en Facebook

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

POSADAS

Desalojo en Posadas: “Hace 33 años que pagamos impuestos”

Published

on

Diez familias de la chacra 188 de Posadas fueron desalojadas en la mañana de este viernes.

El operativo de la policía requirió la intervención de unos 50 efectivos, que desde temprano cortaron los accesos al barrio, sobre la avenida Urquiza en sus intersecciones con 115 y Zapiola.

Los vecinos no presentaron resistencia, aunque argumentaron que el desalojo sería ilegal, puesto que acusaron al supuesto dueño de fraguar papeles para denunciarlos por usurpación.

“Hizo un título trucho, acusándonos de intrusos”, dijo una damnificada en diálogo con La Voz de Misiones, y agregó: “Tiene una inmobiliaria por la calle Bolívar”.

Además, “no se pueden hacer desalojos en pandemia”, dijeron quienes hace más de 30 años viven en el lugar: “No somos usurpadores. Hace 33 años que pagamos impuestos”.

Desde el lugar, indicaron a LVM que en la tarde de hoy realizarán una manifestación cortando la avenida Urquiza para exigir que se escuchen sus reclamos.

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto