Nuestras Redes

Posadas

Desesperado pedido de mamá víctima de violencia ante la inacción de la Línea 137

Publicado

el

La mujer, que padece desnutrición crónica y problemas madurativos, huyó de los golpes de su padre y de su hermano. Se mudó con su hija de 3 años a la casa de su pareja, pero los abusos continuaron. Ella y sus vecinos llamaron a la Línea 137, pero los mecanismos no se activaron.

 

Una vecina de Garupá se comunicó con La Voz de Misiones para dar a conocer el caso de Marta, una víctima de violencia de 32 años que quiere salir de la casa de su abusador. Es madre de dos pequeños, una niña de 3 y un varón de 8 años.

Según contó la denunciante, la mujer vive junto a su pequeña en la casa de su pareja, identificada como José D., donde ambas sufren violencia por parte del hombre, de quien además dependen económicamente. Según pudo saber LVM, Marta padece violaciones y golpes, es por eso que teme por el bienestar de su hija.

Cansada del maltrato de su padre y de su hermano, Marta debió dejar a su hijo más grande con su abuelo y su tío y decidió marcharse con José, pero la violencia continuó; al punto que vecinos relataron a LVM que en ocasiones vieron a la mamá dormir en la calle luego de discusiones con su concubino.

Una mamá de Garupá y su pedido de auxilio

“Quiero salir de acá”, dijo desesperada la madre a La Voz de Misiones, que se comunicó con Marta para conocer de cerca el caso. Si bien la mujer tiene acceso a un teléfono celular, la comunicación es muy dificultosa ya que presuntamente padece problemas psicológicos que repercuten en su habla.

Sin embargo, entre las pocas frases que Marta -nombre ficticio para preservar su identidad- pudo articular, fue clara al afirmar que José “me da piñas en la cara, todos los días me judea“, a lo que agregó, como grito de auxilio: “No tengo adónde ir con mi nenita”.

Una fuente allegada a la víctima informó a este medio que se comunicaron con la Línea 137 en reiteradas ocasiones. Aunque allí no se pueda realizar una denuncia formal, se acude para que los trabajadores de la línea puedan acercarse con la Policía al lugar para dar pie a un seguimiento, aunque hasta ahora, en el caso de Marta esto no sucedió.

Ante la grave situación de vulnerabilidad que sufre, a Marta se le hace imposible denunciar a sus victimarios, lo cual deriva en que otra persona deba realizar la denuncia para que ella pueda acceder a un lugar en una casa refugio, gestionado por la Línea 137.

Según la página oficial del Ministerio de Gobierno de la provincia, la Línea 137 depende de la Subsecretaría de Relaciones con la Comunidad y tiene como objetivo “la atención y acompañamiento técnico a las víctimas de violencia familiar en un ámbito de contención, seguridad y garantía de sus derechos”.

Sin embargo, una de las personas que intentó comunicarse con la entidad para advertir del caso de la mamá de Garupá recibió como respuesta: “No podemos hacer nada si ella no denuncia“.

Casa refugio: ¿cerrada o abierta?

La Voz de Misiones se contactó con la Línea 137 para saber cómo funcionan las casas refugio, y si estaban al tanto del caso de la madre de Garupá, ya que ella acudió a esta entidad en varias ocasiones para informar su situación. No obstante, la operadora del call center aseguró a este medio que “está cerrada la casa refugio de Posadas“, y que “no sabía si en el resto de la provincia funcionaban”.

La ley de las casas refugio existe desde noviembre de 2016 y su función es la de albergar temporalmente a víctimas de violencia de género y sus hijos. Están ubicadas “estratégicamente en las ciudades cabeceras de los departamentos de la provincia”, según indica la ley II, nº 30.

Ante esta situación, La Voz de Misiones se comunicó con Myriam Duarte, responsable de la Línea 137, quien aseguró: “La casa refugio de Posadas funciona perfectamente”, dijo contraponiendo la versión de la telefonista, y redobló la apuesta: “Están por salir casas en Oberá e Iguazú para marzo o abril”.

“Hasta el momento no se presentó ningún reproche formal, ninguna queja”, comentó Myriam Duarte al ser consultada sobre el funcionamiento de las casas refugio en la provincia.

Asimismo, explicó que, en caso de que una víctima de violencia esté en algún punto de Misiones donde no haya una casa refugio, lo que hacen desde la Subsecretaría es articular con la policía del lugar y trasladar a la víctima a un lugar seguro.

“Les decimos a las víctimas que las casas refugio sean el último recurso porque cambia mucho el sistema de vida de las personas que ingresan. No pueden usar celulares, no se puede salir de la casa, a salvo que sea para continuar con la causa legal. Están adentro hasta que el agresor esté preso, o ellas puedan estar en un lugar completamente seguro”, concluyó.

Cómo funcionan

El objetivo principal de estos espacios es el de “brindar protección, resguardo, albergue y acompañamiento de forma integral”. Según dice la disposición legal, estas casas deberían aportar un “abordaje psicológico, social y jurídico y desarrollar acciones tendientes a la reinserción familiar, social, educativa y laboral para las víctimas”.

Existen tres maneras en las que la víctima puede ingresar a una casa refugio: primeramente la derivación de la Línea 137, en segundo lugar, la resolución judicial y, por último, una derivación directa de los hospitales y/o centros de salud, así lo indica el artículo 10 de la ley de casas refugio.

Mientras tanto, Marta y tantas otras mujeres que padecen violencia de género siguen a la espera.

Compartí la nota:
Animal World Veterinaria

Comentarios

Posadas

El GOE y el GIR se equivocaron de dirección y le rompieron toda la casa

Publicado

el

Lorenza es una vecina del barrio San Marcos de la ciudad de Posadas. Ayer por la tarde, el Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y el Grupo de Intervención Rápida (GIR) de la Policía de Misiones irrumpieron en su casa y, sin darle ninguna explicación, le rompieron todo su domicilio y le causaron un grave daño físico y psicológico.

La mujer, en diálogo con La Voz de Misiones, relató que “ayer estaba durmiendo la siesta, eran las 15.15 horas aproximadamente y de golpe me desperté escuchando unos golpes fuertes. Primero pensé que reventó una garrafa, pero las explosiones eran del portón, de las puertas de mi casa, abrí mi habitación y me encontré con uniformados”.

Continúo explicando: “Estaban vestidos con capuchas, sólo les veía los ojos, me di cuenta de que eran un grupo de la policía, no me dijeron nada y empezaron a actuar con mucha violencia, me pusieron boca abajo y con armas me apuntaban en la cabeza y en la espalda. Cuando quise levantar la cabeza, me apretaron contra la cama”.

Con respecto al procedimiento, manifestó: “Había mucha gente, yo estaba solita, no sé si había 20 o 30 personas y me empecé a descomponer, estaba por perder el conocimiento y justo llegó mi hija y me sacó afuera de mi hogar. Soy hipertensa y mi presión estaba muy alta, estaba toda dura”.

La mujer, de 62 años, expuso el procedimiento y contó que, “en un momento, entró uno de los efectivos y le dijo a los otros, ‘no es acá, no es esta casa, es una cuadra de acá, es una casa azul’, creo que era el secretario del juez de turno. Nunca nadie se presentó, nunca me pidieron disculpas, no me mostraron ninguna orden, ningún papel, absolutamente nada”.

“Ahí salieron todos corriendo, salvo el secretario, que estaba de jean y se quedó un poco más atrás. Después me enteré que buscaban a mi inquilino, que es remisero, pero él no estaba, entonces le llamé para que venga. Cuando él llegó, ya se habían ido y él mismo llamó al 911”, añadió la vecina.

Además, reveló a quién buscaban en realidad los efectivos policiales: “Tiempo después, cuando llegó un móvil policial, nos explicaron que en Parada Leis hubo un robo millonario y que había un remisero cómplice y que hicieron ese operativo porque yo tengo un trabajador del volante como inquilino. Encima me querían hacer firmar un papel en blanco, así que mi hija rayó esa parte y ahí firmé”.

“Por suerte una mujer policía, una psicóloga de la Comisaría de la Mujer de Itaembé Miní me está ayudando, me está hablando y haciéndome pasar el mal momento. Hoy vino gente de la Jefatura a decirme que ellos se van a hacer cargo de las siete puertas que rompieron, pero que no van poner nuevas que van a arreglar nomas. Yo pienso iniciar una acción legal contra el Estado porque me hicieron mucho daño”, planteó la víctima.

“Tengo reacciones de llanto, el daño psicológico que me originaron es muy fuerte, siento mucha impotencia, me maltrataron, fue un atropello a mi persona, a mi familia, a mi casa. Las autoridades están para cuidarnos y no para hacerme lo que me hicieron”, señaló la mujer para finalizar.

Compartí la nota:
Animal World Veterinaria

Comentarios

Seguir Leyendo

Posadas

La directora del CEP 1 le dio el pase por haber denunciado acoso y bullying

Publicado

el

cep 1

El último viernes, Mabel Gauna y Beatriz Marques, madre e hija, denunciaron que un compañero del cuarto año del turno tarde del Centro Educativo Polimodal (CEP) 1, de la ciudad de Posadas, acosaba sexualmente a la adolescente, mientras que otros dos alumnos le hacían bullying, la insultaban y amenazaban, aunque desde la escuela no actuaron.

En el día de hoy, la madre y su hija acudieron a una reunión, organizada por un supervisor del Consejo General de Educación (CGE) en la institución, ubicada en Luchessi 5003, en la intersección con la avenida Aguado. En el lugar se encontraron con la directora, María Estela Bertolini, el regente escolar y una psicóloga.

Sin mediar palabras y sin tocar el tema de fondo, razón por la cual la adolescente salió a hablar públicamente con La Voz de Misiones, desde la dirección decidieron darle el pase a otra escuela.

En ese sentido, en un audio que trascendió, la directora Bertolini dijo que “ella se manifestó a través de un medio digital que estaba disconforme con la institución, que la escuela no había obrado, que se sentía amenzada, muy mal y expresó que no estaba conforme, entonces, ya que dijo públicamente eso, la decisión que tomó el comité directivo es darle el pase a otra escuela”.

En diálodo con Beatriz, la mamá de Mabel, recordó: “Me convocaron para decirme que tenía que firmar el pase de ella, no estuvo nadie del CGE, en ningún momento le escucharon a mi hija, ellos estaban enojados porque hicimos la denuncia pública y del tema importante, de la violencia y el acoso, ni se habló”.

A su vez, la joven explicó: “Hoy no tuve la oportunidad de dar mi versión, la directora nunca me escuchó. En ningún momento se acercaron a mi para preguntarme qué me pasaba, pese a que el preceptor y el regente sabían lo que estaba ocurriendo. Sin embargo, me trataron mal, me tratan de mentirosa y no es así”.

“Estoy muy mal, la verdad tengo miedo de salir a la calle, ahora me tengo que cuidar más, porque no sé si van a tomar represalias. Estoy perdiendo semanas de clases, quiero estudiar, tener buenas notas, ser abanderada y entrar a la Policía. Lo único que pedía era que se solucione esto”, dijo la estudiante para finalizar.

Compartí la nota:
Animal World Veterinaria

Comentarios

Seguir Leyendo

Posadas

Alumna del CEP 1 denunció a compañero de 18 por acoso y bullying

Publicado

el

Una adolescente del barrio Yacyretá  de Posadas denunció que un joven de 18 años la acosa sexualmente y le hace bullying junto a otros dos compañeros.

Mabel, que cursa el cuarto año en el Centro Educativo Polimodal (CEP) 1, relató a La Voz de Misiones que la situación comenzó a mediados de marzo, cuando se cambió a la escuela de la avenida Aguado y calle Luchessi por un problema de salud de su mamá: “Estoy viviendo una situación no muy linda porque estoy sufriendo un acoso de parte de los compañeros”, dijo la muchacha.

En este sentido, la joven recordó que “el 18 de marzo, en los primeros días de clase, un compañero que se llama Nicolás Soto se me insinúa diciendo cosas cuando caminaba, me hacía ruidos con la boca; era la primer semana y ya circulaban fotos mías en redes sociales; me largué a llorar”, contó en una transmisión en vivo de LVM.

Pero Nicolás no actuaría solo, ya que, según narró Mabel, “la violencia iba avanzando; él nunca me dirigía la palabra sino que había dos compañeros, Cecilia y Jeremías, que se encargaban de manipularme y me decían que no le podía decir que no al chico, que me iba a regalar un celular y comprar cosas y que no me iba a faltar nada”.

Luego de reiterados hechos de acoso y bullying por parte de Nicolás y sus compañeros, la muchacha aseguró que puso en conocimiento de la situación a los directivos: “El chico me decía que yo tenía que tener algo con el preceptor para salir temprano, se lo conté y él habló con el chico pero después tomó represalias conmigo”.

“‘Negra de mierda, andá a bañarte, sos un asco’, me decía con los otros dos”, contó Mabel y sostuvo: “La chica me amenazó, me dijo que mi linda cara iba a quedar en el piso; después me atacaron los tres adentro del curso, el chico golpeó la silla en el piso y me dijo: ‘Me tenés podrida’; yo le dije varias veces que no y él no entendió”.

Inacción y denuncia

“Le dije al preceptor que le llame a mi mamá y hablé con el regente, pero me dijo: ‘Calmate y callate la boca, llorando no vas a solucionar nada’; además me dijo que si hacía una denuncia iba a quedar suspendida”, recreó la joven. En este sentido, la madre de Mabel aseguró que “todavía no recibí una llamada”.

Asimismo, la progenitora informó que se comunicaron desde el Consejo General de Educación (CGE) y les propusieron realizar una reunión el lunes a las 16.

Finalmente, y ante la inacción de los directivos de la escuela, la muchacha, mediante sus tutores, realizó la denuncia en sede policial hacia el joven Nicolás Soto y hacia el CEP 1, tras lo cual no pudo asistir más al establecimiento educativo.

Sumate a WhatsApp y Telegram

Compartí la nota:
Animal World Veterinaria

Comentarios

Seguir Leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto