Nuestras Redes

Policiales

Volvieron a incautar droga con sellos del PCF, la banda narco del Negro Rojas

Publicado

el

Efectivos de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) incautaron el último fin de semana más de 276 kilogramos de marihuana y al menos la mitad de esa carga llevaban sellos del Primer Comando de Frontera (PCF), una organización transnacional dedicaba al tráfico de estupefacientes creada por el narco-sicario Néstor Fabián “El Negro” Rojas (46), actualmente preso en el penal de Marcos Paz a la espera de que las múltiples causas en su contra lleguen a juicio oral.

De acuerdo a lo consignado por fuentes de dicha fuerza federal, el procedimiento que derivó en la incautación de los panes de marihuana con el sello del PCF se realizó el sábado, mientras personal del Escuadrón 11 San Ignacio ejecutaba un control sobre la ruta provincial 103.

En esa instancia, los uniformados advirtieron la llegada de una camioneta Chevrolet S-10 blanca que, al ver el retén de tránsito, giró en “U” y se dio a la fuga en sentido contrario, lo que disparó el inicio de un “seguimiento controlado”.

Después de allí, el vehículo en fuga retomó la ruta nacional 12 y avanzó con las luces apagadas en dirección hacia San Ignacio, aunque en medio de la huida impactó contra una de las barreras divisorias de la autovía.

Tras el siniestro, el conductor de la camioneta escapó a pie y se adentró en un monte lindante, por lo cual no pudo ser localizado.

El rodado, en tanto, fue requisado en el lugar, instancia en la que se constató que en su interior se transportaban varios bultos de marihuana, tanto en el asiento del acompañante como en la parte trasera.

En total, informó la GNA, en la camioneta se incautaron 274,665 kilogramos de marihuana distribuidos en 288 paquetes, de los cuales 130 estaban marcados con el logo de PCF (Primer Comando de Frontera), una organización narco transnacional creada por el temible Negro Rojas a fines de 2019 y atacada un año después tras una investigación conjunta entre la Fiscalía Federal de Posadas y la Procunar (Procuraduría de Narcocriminalidad).

Ahora, las autoridades intervinientes deberán establecer si la banda sigue operando con otros integrantes tras su desarticulación en 2020 o si los sellos fueron puestos por otra organización para desviar la atención. Ya en enero se habían secuestrado 25 kilogramos de marihuana con los mismos sellos en Eldorado.

El logo de PCF está representado por un dragón que se come la cola así mismo.

El Primer Comando de Frontera

La organización bautizada PCF, en semejanza al Primer Comando Capital (PCC) y otras facciones similares brasileñas y paraguayas, quedó bajo la lupa el 21 de octubre de 2019, cuando un informe de inteligencia de la GNA daba cuenta de la operatividad de una banda narco dedicada al tráfico de estupefacientes con asiento en Misiones, pero con conectividad con otros grupos internacionales.

Esa investigación estableció que la banda había sido formada y era liderada por el mismísimo Negro Rojas, que para ese entonces ya estaba preso en el penal de Ezeiza, con múltiples causas, entre ellas tres asesinatos y la planificación de un atentado contra uno de los jueces que lo investigaba.

La pesquisa reconstruyó que el grupo, integrado por más de un decena de personas, se dedicaba a la compra de estupefacientes (a veces marihuana, otras cocaína) en Paraguay, para luego traficarlas hasta Buenos Aires o Brasil.

Los golpes contra la organización comenzaron el 29 de septiembre de 2020, cuando personal de Prefectura Naval Argentina (PNA) interceptó una canoa que ingresaba al país desde Paraguay con un cargamento de 707 kilogramos de marihuana.

Luego se sucedieron otros cuatro operativos, lográndose incautar 11.204 kilogramos de marihuana y 32,564 kilogramos de cocaína.

El broche de oro de la operación se dio el 16 de noviembre de 2020, cuando efectivos de diversas fuerzas federales realizaron una imponente redada con allanamientos simultáneos en Posadas, Garupá, Candelaria y Buenos Aires, como así también requisas en distintas unidades penales del país, entre ellas Ezeiza, donde Rojas estaba detenido.

El operativo final contra la banda acabó con un total de 14 detenidos, entre los cuales se incluye a Rojas y otros miembros de la banda que también operaban desde la cárcel.

El expediente que investiga el accionar del PCF ya fue elevado a juicio y el expediente se encuentra en manos del Tribunal Oral Federal de Posadas, a la espera de una programación de fecha para el desarrollo del proceso.

El Negro Rojas durante su traslado a la cárcel federal de Ezeiza. Actualmente está preso en penal de Marcos Paz.

Rojas, sus escuchas y sus amenazas

En esa causa, Rojas aparece imputado como “organizador y financista del delito de tráfico ilícito de estupefacientes agravado por haberse cometido con violencia y por la intervención de más de tres personas”.

Mediante escuchas telefónicas y otras labores de investigación, los instructores de la causa pudieron establecer que Rojas aparecía detrás de cada uno de los cargamentos incautados, planificando sus cruces, distribuyendo tareas al resto de la banda y negociando con proveedores y compradores.

Incluso, en el expediente -al cual La Voz de Misiones tuvo acceso- consta una escucha telefónica en la cual el Rojas saca a relucir su chapa como jefe narco. Y es que, sabiendo o intuyendo que tenía la línea interdictada, lanzó: “…graben bien, y ustedes saben de lo que le estoy diciendo, la sigla PCF, graben bien, porque lo van marcar para toda la vida el resto de su corta vida… Se dieron cuenta, pero en cada celda le deje una señal, si son bastante vivos, ahora recién se van a dar cuenta, contra que se van a enfrentar esta vuelta, no tienen idea ustedes son los que me crearon, ustedes son lo que van a tener que aguantar su propia creación señores…”.

Y cierra, amenazante: “Vas a ver cuando comiencen a caer como mosca, porque como mosca van a caer y no van a saber ni qué pasó, ni un arma necesito, de esta vez le puedo asegurar que no necesito ni un arma”.

El PCF se identifica con un logo representado por un dragón que se devora así mismo la cola, conocido como dragón de uróboros. Se cree que fue diseñado por el propio Rojas, que además se encargó de dejar pistas de esa simbología en las distintas celdas donde estuvo detenido.

Actualmente, el misionero que durante muchos años supo ser el criminal más buscado de la provincia, se encuentra alojado en el penal de Marcos Paz, donde comparte presidio con varios pesos pesados del hampa y el crimen organizado, entre ellos, Guille Cantero, sindicado capo de la temible banda rosarina Los Monos.

Rojas, además, aparece imputado como uno de los sicarios que en diciembre de 2015 ultimó a balazos a Sebastián Vega y Rodrigo Ibarra en un ajuste de cuentas mafioso cometido en la zona de El Acuerdo en Posadas. También está acusado por el crimen de su socio, Aldo Canteros, perpetrado en agosto de 2018 en una chacra de Gobernador Roca donde guardaban dos toneladas de marihuana listas para ser enviadas a Buenos Aires.

En ese expediente consta otra escalofriante escucha telefónica donde Rojas admitiría el crimen de Canteros y también el doble homicidio de El Acuerdo: “Para que te quede claro, te voy a despellejar vivo, pero primero te voy a dar donde más te duele, acordate, soy el Negro Rojas, papá, para que sepas y vas a terminar como Vega, entendiste, vos y tu gente, te lo voy a demostrar en cuestión de días”.

La principal hipótesis en ese caso es que Rojas decretó la muerte de Canteros al pensar que su socio lo había traicionado.

Por último, está procesado con prisión preventiva en el marco de la investigación que lo ubica como el ideólogo de un plan que consistía en contratar mercenarios brasileños para atentar contra la vida del juez Fernando Verón, titular del Juzgado de Instrucción Tres de Posadas que lleva adelante la causa por el doble homicidio de 2015.

 


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria

Policiales

Cabo denunció a policía retirado por violación tras acampe frente al Comando

Publicado

el

acampe policial

La Justicia investiga desde temprano una grave denuncia por un hecho de violación que habría ocurrido en el marco del acampe policial que se lleva adelante frente al Comando Radioeléctrico de Posadas y que involucra a un suboficial mayor retirado de la fuerza, como así también a su esposa.

La alarmante noticia trascendió esta mañana y La Voz de Misiones pudo recolectar más información sobre lo sucedido.

Es así que, según consignaron las fuentes consultadas por este medio, el hecho habría ocurrido entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves. La víctima se trata de una cabo de 28 años.

La denuncia fue radicada ante la Comisaría de la Mujer zona Centro, dependiente de la Unidad Regional I de la misma fuerza provincial, y en su presentación la joven señaló que si bien todo comenzó en el acampe, el ultraje se concretó en un hotel transitorio.

La víctima apuntó con nombre y apellido hacia la pareja acusada y sospecha que mientras compartían la noche le colocaron alguna sustancia en la bebida que le hizo perder el conocimiento.

Lo que recuerda la joven es que, en determinado momento, despertó en el hotel transitorio e inició una fuerte discusión con la pareja, quienes la ayudaron a vestirse y la llevaron nuevamente al acampe que se realiza sobre la avenida Uruguay, frente al Comando Radioeléctrico.

Las fuentes de LVM detallaron que los exámenes médicos confirmaron lesiones compatibles con un abuso sexual e incluso la joven aportó fotografías previas que se ajustan a su relato.

En el caso interviene la Fiscalía de Instrucción Seis, a cargo de René Casals, y el Juzgado de Instrucción Seis, cuyo titular es el magistrado Ricardo Balor.


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria
Seguir Leyendo

Judiciales

Caso Martínez: preventiva para Alcoba y la tesis de otro vehículo en la escena

Publicado

el

Caso Martínez

El Juzgado de Instrucción Seis de Posadas, a cargo del magistrado Ricardo Balor, dictó en las últimas horas el procesamiento con prisión preventiva contra Martín Esteban Alcoba Sciortino (48), el conductor imputado por la colisión que le costó la vida al motociclista Sergio “Mante” o “Manteca” Martínez (34) el pasado 1° de mayo frente al Parque de la Ciudad.

De esta manera, mientras la investigación continúa su curso el hombre seguirá detenido en una celda policial e imputado por los delitos de “homicidio culposo no prestar asistencia a la víctima y haberse dado a la fuga”, figura contemplada por el artículo 84 bis del Código Penal, que prevé penas de entre 3 y 6 años de prisión.

El hecho se registró el 1° de mayo, cerca de las 6.15 de la mañana, sobre la avenida Quaranta, a la altura del acceso al Parque de la Ciudad. Según los primeros datos, Martínez circulaba en una motocicleta Corven 110 hasta que fue embestido a alta velocidad por un Renault Fluence al mano de Alcoba Sciortino, que tras el impacto continuó su marcha hasta abandonar el rodado en inmediaciones al acceso a Itaembé Miní.

El conductor implicado se entregó ante la Justicia tres días después y luego se abstuvo de declarar ante la Justicia, aunque ahora su defensa planea solicitar una ampliación de declaración indagatoria, según afirmó a La Voz de Misiones el letrado Arturo Irigoyen Cundom.

Las últimas imágenes de Martínez, ingresando a las 6.10 y saliendo a las 6.12 de una estación de servicios a pocos metros del lugar del accidente.

La versión defensiva

“Nos mantuvimos en silencio en principio por respeto a la familia y además porque faltaba incorporar evidencia a la causa, que todavía falta, pero ahora tenemos algún panorama más cercano a lo que cuenta mi defendido, entonces vamos a declarar pronto. Eso es lo que él quería desde un primer momento”, adelantó el abogado que defiende al automovilista detenido.

El letrado descartó que su defendido haya estado prófugo o evadiendo la justicia durante los días siguientes al siniestro, argumentando que 24 horas después del suceso se presentó un pedido de exención de prisión con el cual se demostró apego al proceso judicial.

“Somos respetuosos del proceso penal, por eso hasta el momento no presentamos ningún pedido de excarcelación. Estamos impulsando la causa para que todas las medidas preliminares se terminen y él pueda recuperar la libertad. Esta parte quiere que se sepa la verdad real de lo que sucedió ese día“, alegó Irigoyen Cundom a LVM.

En esa línea, la defensa de Alcoba Sciortino ahora afirma tener elementos sólidos que podrían modificar la mecánica del accidente e involucrar a un tercer vehículo, más precisamente un camión.

La tesis se basa en cámaras de seguridad que captaron a Martínez arribando a una estación de servicios ubicada a pocos metros de la escena del hecho a las 6.10 de la mañana y saliendo de allí a las 6.12, mientras que a las 6.11 se observa un camión cisterna egresar de la misma planta y dirigirse hacia la avenida Quaranta.

De esta forma, Irigoyen Cundom plantea que al momento del impacto la motocicleta de Martínez provenía desde la colectora y en el instante y en el lugar del hecho también había un camión cisterna.

“En principio todos los cañones apuntaron a mi cliente. Hoy tenemos elementos que nos permiten hacer dudar y hasta incluso tener otra versión de los hechos”, adelantó el abogado de Alcoba.

Y desarrolló: “Lo que hasta el momento pudimos determinar es que, si bien el accidente se produjo en el mismo carril, ambos rodados no venían en principio por el mismo carril. La moto de Martínez ingresó desde la colectora, tenemos pruebas. Esto cambia radicalmente el hecho de que una persona haya podido avistar en el mismo carril a cualquier cosa, ya sea una moto o cualquier objeto que esté sobre la ruta, a algo que salga de golpe, desde un costado y sin luces”.

El camión cisterna que la defensa de Alcoba ubica en la escena del siniestro.

“Tenemos imágenes que se darán a conocer. Le pedimos al juzgado que arbitre los medios para ubicar todas las cámaras posibles que puedan dar con el motovehículo antes. Entendemos que la vida no se recupera más pero queremos aclarar la cuestión de cómo se produjo el accidente y los motivos, las impericias, las negligencias que hubieron al momento del hecho. Además, hay otro dato que sí está en la causa y es que de la pericia surge que en la cinta asfáltica hay un elemento que podría pertenecer a otro vehículo que pudo tener relación con el accidente. Eso lo dicen los peritos”, añadió.

Partiendo de esa base, Irigoyen Cundom hace especial referencia al camión cisterna captado por las mismas cámaras de seguridad.

La presencia de este camión cambiaría la mecánica del hecho. El camión estuvo en el momento del accidente en el lugar del hecho. La versión de mi cliente era descabellada, no le entendía, pero hoy él puede ir a decir todo lo que me contó desde el primer día. Por eso requerimos al juzgado que oficie y consiga esa cámara y que se vea realmente las dos cosas, que el camión estuvo y que la moto salió de esa colectora. A juicio de esta defensa, al margen del accidente, esto cambia radicalmente el sentido de la negligencia o la culpabilidad de los intervinientes en el siniestro”, sostuvo el letrado.

Por último, Irigoyen Cundom aclaró también que su defendido es misionero que solo vivió en Corrientes debido a una relación sentimental y sobre el Fluence explicó que él contaba con la cédula habilitante para el conducir el rodado.

“Le pedimos a la familia, dentro del dolor, al colega que representa en la familia (en una posible querella), que busquen lo mismo que nosotros, que es la justicia, no la venganza. Él se va a someter a lo que se tenga que someter y la venganza no sirve. Esa vida no se recupera más, mi cliente está muy sentido, muy dolido. Es una carga que lo tendrá de por vida”, culminó.

Así quedó el Renault Fluence de Alcoba tras el hecho.


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria
Seguir Leyendo

Policiales

Detienen a sospechoso de acribillar a un hombre en Irigoyen 

Publicado

el

Detienen a sospechoso de acribillar a un hombre en Irigoyen 

Agentes de la Policía de Misiones capturaron a un presunto implicado en el homicidio de Ángel Chaves (27), quien murió al recibir tres disparos en su casa ubicada en el barrio Santa Rita de la localidad de Bernardo de Irigoyen.

Por el hecho que se registró ayer por la madrugada, esta mañana la fuerza provincial detuvo a Antonio G. (37) un vecino que vive en cercanías de la vivienda de la víctima.

De acuerdo a los testimonios recabados por los uniformados, durante la noche se escucharon disparos provenientes del hogar de Chaves y, luego, vieron a un sujeto huir del inmueble. Fue entonces que un pariente que residía a escasos metros de la casa acudió al lugar y encontró a Ángel tendido sobre la cama sin signos vitales.

Una vez que la denuncia fue realizada, efectivos de la Unidad Regional XII ejecutaron un operativo cerrojo en el barrio Santa Rita y por orden del Juzgado interviniente ingresaron al inmueble de Antonio G. y lo detuvieron como principal sospechoso del crimen.

El sospechoso fue trasladado a la dependencia policial local a disposición de la Justicia. En tanto, en el inmueble del detenido, los agentes secuestraron cartuchos calibre 22 y prendas de vestir que fueron depositadas como elementos probatorias en la causa.


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria
Seguir Leyendo
Publicidad

Lo más visto