Nuestras Redes

Cultura

Reabren la sala de lectura y el auditorio de la Biblioteca Popular Posadas

Publicado

el

biblioteca

“Para venir a estudiar”, así anunció la Biblioteca Popular Posadas la reapertura de sus puertas al público, después de un año y medio clausurada por la pandemia, tiempo en el que además debió afrontar una disputa con la empresa Ribeiro por una deuda de alquiler que puso en riesgo el sueldo de los trabajadores.

Según informaron a través de sus redes sociales, la reapertura incluirá la sala de lectura, para estudio y consulta de material bibliográfico, así como del salón de reuniones y el auditorio, para la realización de reuniones “para charlas, talleres y actividades que no superen los cupos habilitados”, especificaron.

La modalidad será a través de turnos, los cuales serán de lunes a viernes, de 10 a 12 y de 16 a 18.

La cita debe pedirse  a través del WhatsApp de la entidad cultural: 376-5007193; o bien personalmente, de lunes a viernes, de 9 a 19, en el edificio de la calle Córdoba, entre Ayacucho y San Lorenzo.

“Si por algún motivo no podés venir, te pedimos que nos avises. Del mismo modo, si tenés algún síntoma compatible con Covid-19, te pedimos que te quedes en tu casa”, advirtieron y agregaron: “Sigamos cuidándonos para poder habilitar cada día más actividades”.

En este sentido, explicaron que, desde el mes de octubre, está prevista la vuelta del Cineclub y otras actividades artísticas, “para comenzar así el retorno a una normalidad tan deseada y extrañada”, consideraron en el comunicado.

Asimismo, informaron que todas las actividades se realizarán cumpliendo los protocolos sanitarios elaborados por el personal de la institución centenaria, que se apresta para recibir desde mañana a los estudiantes, socios y amantes de la lectura en general.

Compartí la nota:
Animal World Veterinaria

Comentarios

Cultura

San Martín: el viaje de una reliquia de España a Misiones

Publicado

el

reliquia

La Asociación Sanmartiniana de Posadas conserva la lápida que cubría la tumba del padre del general José de San Martín en la cripta de la parroquia de Santiago, en Málaga, España. “Aquí yace el Señor Don Juan de San Martín que falleció el día 4 de diciembre año 1796”, reza la placa que se exhibe en la sede de la calle Junín.

Se trata de una reliquia que viajó, en febrero de 1998, junto con los restos de Juan de San Martín y Gregoria Matorras, desde el cementerio porteño de la Recoleta a Yapeyú, Corrientes, al Templete que protege las ruinas de la casa natal del Libertador.

El traslado no fue sencillo. De hecho, que el mármol funerario del padre de San Martín haya terminado en Posadas ayuda a ilustrar lo accidentado del periplo del conjunto de reliquias históricas, de Buenos Aires a Corrientes.

La Voz de Misiones viajó a Yapeyú, donde entrevistó a historiadores sanmartinianos que fueron testigos de aquellos acontecimientos hace 23 años. Además, el mayor retirado Enrique Gentiluomo dio su testimonio como uno de los ideólogos del proyecto de traslado desde el cementerio de La Recoleta a la localidad correntina.

Funcionario colonial

La familia San Martín se estableció en Yapeyú en 1774, cuando Juan de San Martín fue nombrado administrador de ese enclave sobre la costa del río Uruguay.

El sitio fue parte de los dominios jesuitas hasta 1767, en que la Compañía de Jesús es expulsada del continente, y las misiones se integran administrativa y políticamente al mundo colonial español.

“El gobernador de Buenos Aires, don José Berti, designa a don Juan de San Martín teniente gobernador de Yapeyú a fines de 1774, y llegan a principios de 1775, la familia San Martín, que ocuparon esta casa”, relata Liliana Suarez, encargada del Templete, ubicado a espaldas del río Uruguay, frente a la plaza principal del pueblo.

“Aquí nacieron dos hijos más: Justo Rufino, en 1776, y José Francisco, en 1778”, agrega.

Cuando José de San Martín tenía 3 años y 8 meses, sus padres abandonaron Yapeyú y volvieron a la capital del Virreinato del Río de La Plata y, desde allí, regresaron a España, donde murieron y fueron sepultados.

En 1947, el gobierno de Juan Domingo Perón logró traer los restos de los padres del Libertador al cementerio de la Recoleta, donde arranca el accidentado viaje que concluye en Yapeyú.

Comienza la polémica

La controversia se instaló a partir del Decreto N° 1381, del 17 de diciembre de 1997, en el que el entonces presidente Carlos Menem dispone el traslado a Corrientes de las urnas de madera con los restos de los padres del Libertador.

La decisión provocó la reacción de entidades patrióticas porteñas que promovieron un amparo judicial. El juez en lo contencioso y administrativo de Buenos Aires, Martín Silva Garretón, ordenó la inmediata restitución de las cenizas al panteón de Recoleta.

La orden judicial fue, sin embargo, desconocida por las autoridades nacionales y provinciales. El ministro del Interior Carlos Corach y el gobernador correntino Pedro Braillard Poccard se excusaron con el argumento de no haber recibido la notificación. El traslado se efectúo el 16 de febrero. La prensa de la época destaca que “las urnas viajaron hasta su destino final casi en secreto”.

La historia oficial las ubica reposando en medio de la batalla judicial en la Catedral correntina. Pero historiadores como el doctor Jorge Enrique Deniri, director del Archivo General de Corrientes, quien además fue testigo de primera mano de los acontecimientos, sostiene que las urnas estuvieron extraviadas cinco días en un depósito de equipaje no reclamado, en el aeropuerto Cambá Punta, y que después deambularon por varias comisarías hasta que fueron embarcadas hacia Yapeyú, donde arribaron el 25 de febrero.

“Las vinieron escondiendo en las comisarías, porque un juez había largado una orden para que no pudieran mover los restos de Buenos Aires, porque los de La Recoleta, los que cuidan las tumbas y eso, hicieron toda una presentación judicial”, afirma Deniri, autor de 17 libros y cientos de artículos.

“Eso lo sé yo porque estaba en el trasfondo de eso viendo lo que pasaba y los fueron trayendo en las comisarías”, afirma el historiador. “Los restos de los padres de San Martín merecían algo más digno que andarlos escondiendo en las comisarías”, se lamenta.

Testamentos fantasmas

Entre los argumentos que hasta hoy alimentan la controversia, se señala el supuesto quebrantamiento de la última voluntad de Juan de San Martín y Gregoria Matorras, de descansar en su España natal.

“Los padres de San Martín eran españoles, se fueron de acá. ¿Por qué no se quedaron? ¿Por qué no se quedaron en Yapeyú? Se fueron a España, murieron allá”, dice Deniri.

“Pongámonos en el lugar de ellos”, propone el historiador correntino. “Yo, Juan de San Martín, ¿quiero que me entierren en donde nací, en la España para la que trabajé tanto tiempo, o que me lleven a un lugar en el que estuve incidentalmente como un funcionario colonial?”, pregunta.

Para Enrique Gentiluomo, en cambio, la cuestión es si realmente existen o existieron tales testamentos: “Yo honestamente nunca vi el testamento del padre de San Martín… honestamente no lo vi, a lo mejor lo inventó alguien pero no tengo idea”, señala.

Un proyecto ambicioso

El traslado del padre y la madre a la ciudad natal del Libertador fue el primer acto del denominado Proyecto Yapeyú, cuyo autor es el fundador de la Asociación Sanmartiniana de Posadas, el mayor retirado del Ejército Argentino, Enrique Gentiluomo, e impulsado por los gobernadores de Corrientes y Misiones, Braillard Poccard y Ramón Puerta; el intendente de la capital correntina, Raúl Rolando Romero Feris, y el empresario yerbatero y presidente de la Asociación Sanmartiniana de Virasoro, Adolfo Navajas Artaza.

La idea pretendía constituir una especie de ruta sanmartiniana a través de ambas provincias, con el argumento del pasado jesuítico de Yapeyú, e incluso hay quienes sostienen que el objetivo principal era el traslado de los restos del mismo San Martín, de la Catedral Metropolitana de Buenos Aires al templete de Yapeyú.

“Esto no es así”, dice Gentiluomo a La Voz de Misiones, mientras ojea el único ejemplar que existe del “Proyecto Yapeyú”, abandonado luego de la accidentada travesía de los padres del Libertador a Yapeyú.

El misterio de la cruz

En el periplo a la ciudad natal de San Marín, desapareció una cruz de mármol que habría pertenecido al padre del Libertador, y formaba parte del conjunto de reliquias trasladadas a Corrientes.

“Registros no quedaron, acá lo único que quedó registrado, y debe estar en la Escribanía de Gobierno y en el Archivo de la Provincia es la recepción de esta urna y el basamento”, recuerda la historiadora, escritora, titular de la Asociación Sanmartiniana de Yapeyú y miembro de la Junta de Historia de Corrientes, Martha Neumann.

“Yo le tengo terror a los traslados de muertos, porque siempre, reitero, en este desapareció la cruz de mármol que había dentro de la urna, está la foto en la corona fúnebre”, señala Deniri.

“Se tuvo que haber desprendido originalmente desde que esta urna y su pie empezaron a trasladarse”, especula Neumann sobre la reliquia desaparecida.

Hasta hoy, nadie sabe qué fue de ella. Las versiones sugieren rastros difusos que se esfuman en un regimiento de granaderos, pero sobre el destino de la pieza se tejen múltiples e insólitas especulaciones. Todas tropiezan con el mismo muro de misterio de 23 años.

Destino final

El destino posadeño de la lápida corrió de la mano del mayor Gentiluomo. El militar sanmartiniano relató a LVM que la trajo a Posadas meses después del acto por los padres de San Martín en Yapeyú.

“Había pasado el tiempo y yo le propuse a (Adolfo) Navajas Artaza para ir a Yapeyú a ver cómo estaba lo que habíamos dejado allí”, contó.

La lápida había sido colocada al pie del atril que sostiene el cofre de bronce de más de 250 kilos, que contiene las urnas funerarias de Juan de San Martín y Gregoria Matorras. Fotos de la época la documentan.

Pero, según Gentiluomo, cuando llegaron al templete con Navajas Artaza ya no la encontraron, hasta que, finalmente, la hallaron en un depósito al cuidado de un empleado.

Aquí, la historia adquiere contornos bizarros. Cuenta Gentiluomo que, con Navajas Artaza, intercambiaron con el encargado del depósito, la lápida y una placa de bronce por productos que el empresario yerbatero llevaba en el baúl de su auto.

“Yo me la robé”, dice Gentiluomo, como castigándose por un hecho que más bien resultó en un rescate de la bicentenaria reliquia de un final incierto, que a la luz de los hechos, bien pudo haber sido el de la cruz que nunca apareció.

Compartí la nota:
Animal World Veterinaria

Comentarios

Seguir Leyendo

Cultura

La Biblioteca Popular Posadas recuperó su local y cobrará deuda de Ribeiro

Publicado

el

ribeiro

Tras un año de conflicto con la empresa Minicuotas Ribeiro, la Biblioteca Popular Posadas recuperó el local que se encuentra al lado de las instalaciones de la casa cultural, sobre la calle Córdoba, entre Ayacucho y San Lorenzo, en Posadas.

Desde la comisión directiva de la centenaria institución, informaron que “luego de largas negociaciones se llegó a un acuerdo de partes y la firma comercial entregó el local con equipamiento instalado para cancelar la deuda existente”.

Los compromisos de la firma nacional tenían que ver con una millonaria deuda a raíz del atraso del pago mensual del alquiler.

De esta forma, desde la biblioteca confirmaron que, tras la firma ante escribana, con la presencia del abogado de la institución, el gerente local de Ribeiro y la presidenta de la comisión directiva, “dieron fin a los largos meses de angustia que la situación había acarreado”, dijeron en un comunicado.

El conflicto generó un fuerte desfinanciamiento de la entidad pública, que tuvo que hacer malabares para poder pagar a sus trabajadores, quienes a su vez protagonizaron sucesivas manifestaciones frente a la sede del comercio dedicado a la vente de electrodomésticos.

“Desde la institución, sólo se tienen palabras de agradecimiento a socios, colaboradores y amigos, así como a las autoridades del gobierno provincial, municipal y la comunidad toda, que acercaron palabras de aliento y ayuda económica para atravesar los difíciles meses”, sostuvieron.

ribeiro

Firma. Las partes acordaron ante escribana.

Compartí la nota:
Animal World Veterinaria

Comentarios

Seguir Leyendo

Cultura

Recital poético, teatro y música, hoy a las 17 en el Paseo Cultural La Terminal

Publicado

el

la terminal

Este sábado, desde las 17, el Slam de Poesía volverá a los escenarios. Será en el Paseo Cultural La Terminal y habrá otros acompañantes del evento.

Desde la organización, informaron que la modalidad de participación es la misma que la seguida en este tipo de competencias lúdicas: cada participante tiene 3 minutos y 20 segundos para usar el escenario, “decir y hacer lo que quiera a través de un texto propio”, dijeron.

Asimismo, indicaron que el jurado para esta Copa Regreso, la cual se trata de la octava edición del evento, será el público presente y que la permanencia en el lugar será bajo los protocolos covid vigentes.

Pero la palabra no será la única protagonista, ya que la velada cultural tendrá la intervención de los “Micro de la b”, por el Grupo de Teatro De la B.

Además, el cierre musical a estará a cargo de cargo de Lin Sista.

Compartí la nota:
Animal World Veterinaria

Comentarios

Seguir Leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto