Nuestras redes

POLICIALES

San Ignacio: intentó matar su ex y se terminó suicidando

Dramáticas escenas se desataron en la madrugada de ayer en la calle Güemes de San Ignacio. Mario Luis Pinto fue a visitar a su ex y a su hijo que tienen en común, discutieron y la agredió a tiros. Huyó, llamó a su actual pareja y le dijo “me mandé una cagada”.

SAN IGNACIO. Una madrugada trágica fue la que se vivió ayer en la localidad de San Ignacio cuando un hombre intentó asesinar a su expareja, lesionó a la hija de esta y luego huyó del lugar para cometer un suicidio. Las víctimas fueron atendidas por heridas de arma de fuego, pero al no ser graves fueron dadas de alta.

El episodio ocurrió en una vivienda de alquiler ubicada sobre la calle Güemes y culminó en un campo ubicado a 23 kilómetros del ejido urbano de San Ignacio.

Mario Luis Pinto, de 39 años, hacía tiempo que estaba separado de su esposa, una mujer de 37 años. Fruto de esa relación, habían tenido un bebé, que actualmente tiene un año.

En la tarde del miércoles, el hombre se había dirigido a la vivienda que alquilaba su exmujer. La mala relación que tenían habría provocado que ella decidiera irse a vivir lejos de él. Sin embargo, había una criatura de por medio y por eso era habitual que continuaran viéndose.

Llegó con su Peugeot 505 para llevar a la chacra a su hijo y a una adolescente de 17 años, quien es hija de su expareja.

Según se pudo reconstruir en base al relato de los vecinos del lugar, al regreso, el hombre se quedó en la vivienda por varias horas. Se hizo muy tarde, prácticamente de madrugada y su exmujer le pidió que se retirara.

Se desató una fuerte discusión que en un momento pareció que había llegado a su fin. Pinto salió de la vivienda, encendió su auto pero no se fue de allí. Tras permanecer unos cinco minutos dentro de la unidad, elucubrando la tragedia que quería desatar, tomó un arma de fuego e intentó ingresar nuevamente a la casa.

Esto fue advertido por la mujer y se volvió a desatar una pelea en la cual ella habría querido quitarle el arma para evitar lo peor.

La adolescente de 17 años se sumó a defender a su madre y en ese momento el hombre no dudó en dispararle en la cabeza a su ex. Luego que se escuchara la detonación, el violento volvió a gatillar y también lesionó en un brazo a la joven. Luego de esto el arma se habría trabado.

Huyó presurosamente del lugar con rumbo desconocido, seguramente creyendo que la había matado.
A todo esto, la mujer fue auxiliada por un hombre que circunstancialmente se encontraba en la vivienda de la dueña del lugar. Ayudó a trasladar a la mujer y a su hija al hospital local.

Los vecinos llamaron a la Policía y en una entrevista con la dueña del lugar les permitió acceder para llevar adelante la investigación del caso. Allí tomaron muestras de manchas hemáticas y dos vainas servidas de un revólver calibre 22 largo.

En base a las averiguaciones, de forma inmediata lanzaron un operativo para dar con el autor de los disparos y secuestrar el arma utilizada en el hecho. Ya en el nosocomio, la mujer fue atendida por las lesiones que le provocó el disparo.

Tenía escoriaciones en la oreja izquierda, quemaduras por la deflagración del arma y una herida de bala que entró y salió del hombro, sin que esto revistiera peligro para su vida.

En tanto, la adolescente fue atendida con una lesión cortante en el brazo izquierdo. Las dos fueron dada de alta.
El violento no llegó a concretar sus planes de asesinar a su exesposa, pero para resguardar a las víctimas efectivos montaron guardia frente al inmueble.

Horas después, precisamente a las 6.20, una joven se presentó en la comisaría de San Ignacio a relatar que era la actual pareja de Pinto y estaba preocupada porque este la había llamado telefónicamente para decirle “me mandé una cagada”.

Con el dato del domicilio del sospechoso, recibieron además el llamado del hermano de Pinto, quien les dijo que su hermano se había colgado.

Los efectivos se dirigieron hacia una estancia de Colonia Pastoreo, donde el hombre trabajaba como cuidador. Allí encontraron el automóvil de Pinto y lo hallaron muerto colgado de un árbol con una soga en el cuello.

El hecho fue comunicado de forma inmediata al Juzgado de Instrucción 2, a cargo del magistrado Juan Manuel Monte, quien ordenó que se le tomara testimonio a las víctimas, y se resguardaran las pruebas para esclarecer el caso.

El Peugeot 505 fue precintado y trasladado a la sede policial para que se realizaran las pericias correspondientes. El arma no había sido encontrada al cierre de esta edición, pero se presume que esta podría estar dentro del vehículo, hecho que se comprobará cuando culminen las pericias.

Si bien el hombre había formado una nueva pareja, en base a testimonios recogidos, él habría insistido para que su exmujer regresara a vivir con él. La seguidilla de negativas, la pelea y el arma en su poder, lo llevaron a tomar la funesta decisión de acabar con la vida de su ex.

Los primeros datos del caso revelaron que el hombre tenía una orden de restricción de acercamiento por el lapso de un año. Pinto estaba notificado de la misma desde el 14 de febrero de 2019. Faltaba poco más de un mes para que se cumpliera el plazo. Aún así violó la orden e intentó matarla.

Primera Edición

POLICIALES

Víctimas de la Policía en La Aventura hicieron denuncia en la Fiscalía

La estudiante de 23 años ratificó la acusación contra un guardia de seguridad que la manoseó. El jefe de Policía dijo que no existió abuso y que la chica quiso quitarle el arma a un uniformado.

POSADAS. Jerónimo Alba Posse, Rodrigo Giménez y los hermanos Fiorella y Agustín Robledo denunciaron en la fiscalía N°3 a los policías que formaron parte del operativo en el que los cuatro resultaron detenidos, luego que los uniformados los sometieran a fuerza de golpes de todo tipo.

La fiscal Adriana Herbociani será la encargada de investigar el accionar de los policías de la seccional 12° por el salvaje tratamiento que denuncian las víctimas. Iniciadas las investigaciones de la Justicia, se espera que pronto se revele el nombre del guardia de seguridad que, según la denuncia de Fiorella, abusó de la situación de poder que ejercía sobre ella; la llevó a una zona donde no había nadie, le hizo una toma y la redujo con uno de sus brazos y luego la manoseó.

Los denunciantes todavía no pueden superar el trauma que vivieron: “tienen miedo de salir. Temen por represalias”, afirma uno de los familiares. El temor de los jóvenes que se animaron a denunciar los abusos de la policía también fue expresado ante la fiscal, a quien le pidieron protección policial “por extraños movimientos de personas en torno a sus casas y lugares de trabajo”.

Las presentaciones legales también llegarán a la recientemente creada Comisión Provincial de Prevención de la Tortura, encargada del control del cumplimiento de las normas de detención por parte de funcionarios de seguridad.

Versiones encontradas

El caso ocurrido hace una semana en el complejo La Aventura -avenida Zapiola y Urquiza- tomó rápidamente notoriedad en los medios y, frente de las acusaciones de abuso policial salió a escena el jefe de la fuerza provincial, el comisario Zenón Víctor Cabrera.

Basado en los informes de sus subordinados, Zenón desmintió de raíz la denuncia de Fiorella y acusó: “trataré de desmentir estas cuestiones de lo que se viene diciendo, hasta de algún tipo de acoso o manoseo, cosa que no sucedió. Tenemos la versión de que la chica en un momento quiso sacar el arma de la cintura al policía“, declaró a Noticias del 6.

La gravísima acusación del jefe Cabrera contra la estudiante de 23 años también será parte de la investigación. La joven que denunció a su abusador en los medios, ahora quiere justicia y que se conozca el nombre del que se oculta detrás de un chaleco de seguridad y tiene la tarea de custodiar a los jóvenes en eventos de nocturnidad.

En las declaraciones a los medios, Cabrera celebró la participación del juez penal en turno, Fernando Verón, quien se hizo presente en el lugar de detención de los únicos cuatro apresados, sobre quienes pesa una denuncia que inmediatamente realizaron los policías que participaron en el operativo, alguno de los cuales certificaron lesiones.

Seguir leyendo

POLICIALES

Israelíes fumaban un porro en Cataratas y fueron detenidos

Los cuatro turistas se maravillaban en la Garganta del Diablo cuando fueron sorprendidos por Guardaparques y la Policía Federal.

PUERTO IGUAZÚ. Un grupo de cuatro turistas -tres hombres y una mujer- fueron detenidos por la Policía Federal Argentina (PFA) cuando los encontraron fumando y compartiendo un cigarrillo de marihuana en una de las pasarelas paseo turístico más convocante del país.

Según trascendió, el hecho se registró el jueves en horas de la tarde cuando los visitantes, todos menores de 30 años, hacían el recorrido por las pasarelas del Parque Nacional Iguazú maravillados con el paisaje.

La actitud desprevenida de los turistas que se tomaban selfies con los porros apagados en la boca habría llamado la atención de otros visitantes, quienes avisaron a los Guardaparques, que convocaron a la PFA.

Al llegar al balcón principal de observación de la Garganta del Diablo, los jóvenes amigos decidieron encender uno de los cinco cigarrillos de marihuana que tenían armados y que finalmente les fueron secuestrados. En ese lugar fueron interceptados y detenidos por los agentes de la Ley.

Luego de pasar unas horas privados de la libertad en la delegación de la PFA en Puerto Iguazú, mientras chequeaban que no tuvieran antecedentes penales o pedidos de captura, los turistas fueron liberados por orden del juez federal de Eldorado, Miguel Ángel Guerrero.

Además de los cuatro cigarrillos armados, la Justicia logró secuestrar otro porro a medio fumar y una pequeña cantidad de la misma sustancia compactada en una pequeña caja de lata que llevaban los amigos.

Seguir leyendo

POLICIALES

Policías no podrán usar sus celulares mientras estén en servicio

Los policías cordobeses no podrán usar sus celulares particulares ni acceder a redes sociales mientras estén en servicio. La prohibición prevé sanciones administrativas para quienes incumplan la medida.

CÓRDOBA. “El policía es una persona que forma parte de la sociedad y por lo cual, como todos, se ve inmerso en esto del uso de las redes sociales.

Ante esta situación, y siempre velando por el resguardo de la integridad física del personal que está en la calle, necesitamos que el personal esté totalmente atento”, explicó Claudia Salgado, directora general de tecnología de la información de la policía de Córdoba.

Según contó Salgado, los efectivos podrán tener sus celulares encima, pero no podrán utilizarlos, salvo en situaciones de emergencia. “Vamos a estar controlando el uso de las redes sociales, o si se los ve hablando por teléfono tendrán que justificar por qué lo hicieron”.

También informó que los agentes cordobeses cuentan con un teléfono especial denominado “CAT”. “A todos los que están operativos el Gobierno les dio teléfonos especiales, robustos, preparados para la lluvia, para las caídas.

Estos teléfonos tendrán una lista blanca de números donde ellos van a poder llamar, como la dependencia, e incluso se puede agregar algún familiar. Pero no van a tener acceso a las redes sociales”, detalló.

Una normativa similar implementó la policía de la Ciudad de Buenos Aires en 2017. A ellos también se les prohibió el uso de sus celulares particulares y el acceso a las redes en su horario laboral.

Seguir leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto

Director: Fernando Rumi // Contacto: [email protected] // Dirección: Bolívar 2291 2do 2 // Teléfono: +54 376 4 809060 // Posadas- Misiones.