Nuestras redes

INFORMACIÓN GENERAL

De vender chipa y juntar basura a recibirse de abogado en la UNNE

De familia de muy humilde, José tuvo que dejar la escuela a los 14 años. Prometió a su madre que sería un profesional y a los 53 lo cumplió. “Es mi orgullo escucharla decir: ‘Mi negrito el chiperito es un letrado’”.

POSADAS Y CORRIENTES. Con 53 años, José López cumplió la promesa que, a los 14, le hizo a su madre: “Seré un profesional”. Y así fue. El viernes 6 de diciembre, logró el título de abogado otorgado por la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE).

Sin duda, su mayor orgullo es escuchar a su mamá “cuando me dice: ‘Mi negrito el chiperito ahora es un letrado’”.

Su camino no fue sencillo: nació en el seno de una familia de campesinos “muy pobres y había que rebuscarse”. Por circunstancias de la vida, a los 14 años debió dejar la escuela para vender chipa.

Con el tiempo, fue vendedor ambulante, barrendero y recolector de residuos. Actualmente es delegado regional por Misiones de la Confederación Argentina de Obreros y Empleados Municipales.

Pese a las dificultades, siempre mantuvo intacta su promesa. Y aunque “ni yo me lo creí, sabía que lucharía para intentar llegar.

Porque siempre estuve convencido de que cuando te fijás una meta, tenés que darle para adelante y por cada paso que das, ya estás más cerca. No importa la edad, mientras exista vida hay tiempo”.

Camino a la meta

Oriundo de Ituzaingó (Corrientes), José debió abandonar la escuela a los 14 años. “Fue difícil, yo vendía chipa de almidón y mandarinas. La rectora del secundario me autorizó a llevar mi canasto de chipa para vender en el recreo.

Pero por circunstancias de la vida tuve que abandonar la escuela”.

Era diciembre de 1980. El adolescente pensó que ya no había alternativas: debía marcharse del pueblo en busca de un mejor futuro.

Entonces, “salí a la ruta para hacer dedo, sin un norte. No sabía dónde ir y tampoco importaba el destino, porque salí sin uno”.

Un automovilista paró y lo trajo a Posadas y “así llegué a Misiones por primera vez”.

Se bajó en avenida Rademacher y Comandante Rosales, cuando un camión se detuvo: el conductor lo conocía. “Fue la suerte o el destino, trasportaba insumos para una panadería y me llevó a su casa.

Al otro día fuimos a la panadería y me presentó a los dueños: ‘Él es el chipero de Ituzaingó’, me presentó. Y me dieron un trabajo”.

En esos primero años, José “cortaba leña para la cocina, cargaba y descargaba mercaderías, prendía el fuego para el horno”.

A los 16 comenzó a trabajar en la Estación de Trenes, como vendedor ambulante. Y fue en ese momento que se enamoró de su esposa.

“Ella tenía 15 años y también era vendedora ambulante, decidimos vivir juntos. Siempre digo que prácticamente nos criamos juntos. Armamos nuestra casita a orillas del río. Y bueno, tuvimos mala suerte porque un temporal arrastró la casa. Pero salimos al frente, los dos somos unos luchadores de la vida”.

En 1988 consiguió un puesto en la Municipalidad de Posadas. Por dos años fue barrendero, después recolector de residuos “por nueve años, como peón recolector. Pero siempre quise superarme”.

En 1999 surgió una enorme posibilidad: “Tuvimos una capacitación de manejo y mantenimiento. Yo aprobé el curso y comencé a manejar el camión, entonces supe que podía crecer más”.

A medida que avanzaba, “me daba cuenta de que no estaba preparado para muchas cosas, que necesitaba estudiar.

No quería conformarme con lo que tenía y pensé que en el Derecho podemos protegernos mejor. Porque considero que la ignorancia es el peor mal que nos lleva a la sumisión. Pero hay otro mal mayor y es el no querer aprender”, reflexionó José.

Por eso en 2011 retomó sus estudios secundarios. “Para mí era todo nuevo, no fue sencillo”, reconoció.

Para 2013 pudo inscribirse a la carrera de Abogacía en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y Políticas de la UNNE. “Al comenzar me sentía un poco extraño, fuera de foco y pensé que los jóvenes no me incluirían.

Pero no fue así, al poco tiempo me rodeé de compañeros con los que forjamos una amistad. Con ellos agarré fuerzas para seguir adelante. Siempre digo que a los chicos hay que escucharlos, hay mucho por aprender de ellos”.

Ahora, seis años después, José obtuvo su título de abogado. Entonces, se lo llevó a su madre: “Ella está internada, muy débil y me dijo: ‘Mi hijo es un profesional’ y eso me llenó de orgullo”.

 

Primera Edición

Comentarios

comentarios

INFORMACIÓN GENERAL

Este viernes los bancos abren para jubilaciones y asignaciones

Hoy abrirán los bancos, pero con atención limitada a quienes deban cobrar jubilaciones y pensiones y no dispongan de una tarjeta de débito.

(más…)

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

INFORMACIÓN GENERAL

Clima otoñal con sensación térmica de 8 grados en Misiones

El ingreso de aire más frío y seco, de sur a norte, mantiene un ambiente bien otoñal. El viento sur sobre el noreste de nuestra provincia (San Pedro, Bernardo de Irigoyen) podría provocar una sensación térmica de 8°.

(más…)

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

INFORMACIÓN GENERAL

Vecinos amenazan y escrachan a médicos y enfermeros por miedo a contagio

En dos barrios de la ciudad de Buenos Aires profesionales de la salud fueron víctimas de escraches por parte de sus vecinosEn dos barrios de la ciudad de Buenos Aires profesionales de la salud fueron víctimas de escraches por parte de sus vecinos.

BUENOS AIRES. “Si sos médico, enfermero, farmacéutica o te dedicás a la salud, andate del edificio que nos vas a contagiar a todos hdp . Tus vecinos”, leyó Fernando Gaitán cuando se subió al ascensor del edificio donde vive, en Villa Crespo. Automáticamente la bronca inundó su estado de ánimo.

No se trata de un hecho aislado: en las redes sociales siguen apareciendo mensajes con escraches y amenazas al personal de salud que se hallaron en algunos edificios.

En el medio de la pandemia por coronavirus y a pesar de las medidas de prevención , el aislamiento social preventivo y obligatorio , personal sanitario continúa realizando sus tareas profesionales. Los vecinos de los médicos, comienzan a mostrar que tienen miedo al contagio y se los hacen saber mediante notas amenazantes.

En el centro de la nota está el mensaje intimidatorio que recibió Fernando Gaitán en su edificio. A la izquierda, la reflexión que el jóven compartió a sus familiaresEn el centro de la nota está el mensaje intimidatorio que recibió Fernando Gaitán en su edificio. A la izquierda, la reflexión que el jóven compartió a sus familiares.

“Lo primero que hice fue llorar. Fue como un puñal en la espalda”, contó Fernando Gaitán, de 31 años, que todas la mañanas va a trabajar a una farmacia.

Tras compartir la indignación y el mensaje a sus familiares y amigos, Fernando subió la imagen en sus cuentas de Instagram y Facebook, donde recibió mensajes de apoyo y solidaridad, en concordancia con los aplausos de cada noche, en reconocimiento a las miles de personas que arriesgan su salud para abastecer las necesidades sanitarias de un país en cuarentena

Pero su accionar no quedó solo en las redes sociales, también hizo la denuncia ante el Ministerio Público Fiscal . “No puede quedar así. Este maltrato no se lo merece nadie”, expresó.

Gaitán radicó una denuncia en el Ministerio Público FiscalGaitán radicó una denuncia en el Ministerio Público Fiscal Crédito: Captura
Fernando, quien además estudia para ser enfermero, entiende el miedo que pueden sentir sus vecinos pero bajo ninguna circunstancia justifica que le hagan algo así. “Si tiene miedo que me venga a ver y me consulte qué recaudos hay que tomar”, concluyó.

Al caso de Fernando se le suma el de un consorcio porteño que intimó a una médica inquilina a que no utilizara los espacios comunes del edificio. Lo hizo mediante una carta, en donde además se le advierte que en caso de violar la intimación, se le iniciará una causa penal .

El edificio está ubicado en Amenábar 1569, en el barrio de Belgrano, tiene tres pisos y solo tiene de espacio común la puerta de entrada, la escalera y las barandas. Además, no tiene ascensor.

La médica recibió una nota por debajo de su puerta en la que se la intima a “evitar el tránsito y permanencia en zonas comunes”, debido a que consideran que la actividad de la mujer es de alto riesgo y que genera riesgo en el edificio.

Además, la carta la intima a evitar “tocar elementos tales como picaportes, barandas de escaleras, acceder a la terraza”, según informó el canal TN, que mostró el mensaje.

El comunicado termina advirtiendo: “Caso omiso se le imputarán los delitos y/u omisiones en que usted recayera en virtud de lo normado, reservando acciones que de naturaleza civil y/o penal pudieran ser motivo de reclamo por su proceder, omisión, negligencia y/o impericia”.

Desde la Liga de Consorcistas , David Loisi afirmó que si la persona que está exceptuada de la cuarentena vive ahí, “no se puede hacer nada”. Y explicó que sí se podría hacer algo en caso de que un profesional de la salud que no viva en el edificio mantenga abierto un consultorio.

A modo de sugerencia, desde la organización plantearon que se deben tomar recaudos en los espacios comunes del edificio como puede ser no tocar con la mano la botonera del ascensor, los picaportes o pasamanos, además de mantener la distancia entre las personas y la posibilida de usar barbijos y guantes.

La Nación

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto

Director: Fernando Rumi // Contacto: [email protected] // Dirección: Bolívar 2291 2do 2 // Teléfono: +54 376 4 809060 // Posadas- Misiones.