Nuestras redes

MEDIO AMBIENTE

Preocupación por suba del nivel del mar que afecta a varias ciudades argentinas

El nivel aumentó unos 15 cm durante el siglo XX, y está subiendo dos o tres veces más rápido. Unas 300 millones de personas podrían verse afectadas para 2050 en todo el mundo.

BUENOS AIRES. La Bahía de Samborombón, el Delta, las costas de Quilmes y más al sur, Playa Unión, Río Gallegos y Río Grande son algunas de las zonas con mayor cantidad de tierras en riesgo.

La suba del nivel del mar o las inundaciones extremas generadas por la crisis climática, según una nueva simulación publicada por Nature Communications da cuenta de que alrededor del mundo unas 300 millones de personas podrían verse afectadas por estos fenómenos para 2050.

Desde 1960, la región subtropical de Argentina ha estado experimentando un aumento en las lluvias. Aunque esto beneficia a las cosechas, el incremento se ha combinado con episodios de El Niño, lo que causó lluvias fuertes y frecuentes y la consecuente inundación de áreas rurales y urbanas.

El último reporte elaborado por los expertos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), indica que el nivel del mar aumentó unos 15 cm durante el siglo XX, y está subiendo dos o tres veces más rápido.

Para 2100, podría crecer entre 30 y 60 cm si las emisiones de gases se reducen drásticamente, y entre 60 y 110 cm, si éstas continúan aumentando.

Federico Isla, coautor de ese reporte y director del Instituto de Geología de Costas y del Cuaternario, de la Universidad Nacional de Mar del Plata, explica que la amenaza más grande para nuestro país no es tanto la suba del nivel oceánico, sino los cambios en las recurrencias de lluvias y sudestadas en las tierras bajas.

“Si aumentan las sudestadas va a haber problemas en el frente del Delta y en la planicie que se inunda habitualmente Berisso, Ensenada, Quilmes y Berazategui. Y si esto fuera más frecuente, como indican los modelos, va a pasar más seguido”, asegura.

Los impactos de las marejadas alrededor del Río de la Plata causadas por tormentas –lo que incluirá a Buenos Aires -, pueden ser graves tras la combinación de tormentas y mareas altas.

Con sólo un aumento de 50 cm del nivel del mar, 600.000 personas en Buenos Aires podrían verse afectadas por las marejadas y unos USD 23.000 millones en infraestructura correrían peligro.

Actualmente, cerca de 200.000 personas en el Gran Buenos Aires se ven afectadas por mareas tormentosas. Con un aumento del nivel del mar de 50 cm, este número podría triplicarse.

La costa sur de la Bahía de Samborombón también podría sufrir la pérdida de territorio debido a la pendiente poco profunda de algunas de sus áreas costeras y a las estructuras blandas de los sedimentos costeros.

“Estas simulaciones [como la del estudio] son preocupantes. Especialmente para los lugares en donde ya se sufre la erosión costera, por ejemplo, en la costa bonaerense.

Desde los 90 estamos midiendo y viendo retrocesos. Eso no quiere decir que siempre tenemos un metro por año sino que hay años en que no retrocede y en otros, por ejemplo, las tormentas provocan un retroceso de tres o cuatro metros”, agrega Isla.

Un poco más al sur, en las costas de Pehuen Có, la situación es urgente. Cada nueva tormenta genera una suerte de acantilados en el médano. Los intentos de frenar el fenómeno se hacen con bolsas de arena. “Esas bolsas de arena van a terminar hundidas en la playa”, sostiene Isla.

El experto indica que a estos problemas se suman los episodios de la Corriente El Niño, algunos muy fuertes. De hecho, los años en los que el fenómeno recrudece se denominan Niño Godzilla, como para dar una idea de la magnitud.

“Aunque el fenómeno en 2015 y 2016 no trajo consecuencias tan graves en esta latitud, en la temporada 1982/83 multiplicó el ancho de la superficie costera del Paraná”, detalla Isla.

La Patagonia argentina no queda fuera de estas amenazas climáticas: las costas de Chubut, alrededor de Rawson su capital; Río Gallegos, en Santa Cruz o Río Grande, en Tierra del Fuego.

“En Río Gallegos la amenaza se cierne sobre las marismas, especialmente porque se ha construido en zonas aledañas”, sostiene el experto argentino.

Los efectos y las consecuencias en las ciudades costeras dependen de las proyecciones de los modelos y de las acciones climáticas que se tomen en la próxima década.

Mientras muchas ciudades ya empiezan a trabajar en la adaptación para estos nuevos escenarios, otras, especialmente en los países en vías de desarrollo aún no se percibe la urgencia.

El modelo elaborado Nature Communications y Climate Central utiliza varios escenarios con la evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero y de la velocidad del deshielo.

En función de estos parámetros el nivel del mar aumenta más o menos y, por lo tanto, varía el número de personas que viven en las zonas afectadas.

Así, las proyecciones para 2050 no ofrecen grandes diferencias respecto a los afectados. La gran variación se daría a finales de este siglo.

Para 2100, en el escenario más optimista (una rápida reducción de los gases de efecto invernadero y un deshielo menos acentuado) en la zona roja de inundaciones habría 340 millones de personas.

En el peor de los escenarios (con un incremento de las emisiones y un nivel de deshielo alto) esa cantidad se elevaría hasta los 480 millones en 2100.

El reporte muestra que las peores consecuencias se ven en territorios insulares como las Maldivas y Bangladesh, y también en las Islas Salomon; hasta se plantea alquilar tierra en otros países.

“Irremediablemente, en la Antártida se empezarán a derretir las plataformas de hielo y eso contribuirá al aumento del nivel de los océanos. En la Argentina, las sudestadas van a ser más frecuentes y también las inundaciones en la cuenca del Paraná.

Algunas ciudades costeras deberían preocuparse de diseñar nuevos sistemas de drenaje para que las aguas sean evacuadas rápidamente. Hoy estamos en riesgo», aseguró Isla.

Un total de 135 países, principalmente China, Bangladesh, India, Vietnam, Indonesia y Tailandia serán los mayores afectados y con el mayor impacto si no se toman medidas de protección, ya que en sus zonas costeras viven aproximadamente 237 millones de personas.

El director de Climate Central, Benjamin Strauss, destacó a la prensa que el Acuerdo de París contra el cambio climático “debería ser suficiente” para evitar los peores escenarios. Sin embargo, explicó que no se puede corroborar este escenario por las emisiones contaminantes del planeta.

“Muchos de los efectos del cambio climático son ya irreversibles, pero nunca será demasiado tarde para que reduzcamos sus efectos reduciendo la contaminación “, indicó Strauss.

Según el estudio, China tendría el mayor número de afectados con 93 millones de personas expuestas a las inundaciones, seguido de Bangladesh, con 42 millones; India, con 36 millones; Vietnam, con 31 millones; Indonesia, con 23 millones y Tailandia, con 12 millones de personas.

INTERNACIONALES

Australia está cumpliendo y ya mató a 5000 camellos con francotiradores

El operativo duró cinco días. Las autoridades aprobaron la matanza para que los animales no avanzaran sobre las comunidades aborígenes.

Finalmente, Australia cumplió con lo que había anunciado y sacrificó a 5000 camellos, en principio matarían 10.000. En una operación que duró cinco días, hombres armados a bordo de helicópteros dispararon a los animales para evitar que, sedientos por la ola de incendios, llegaran a las comunidades aborígenes.

La matanza terminó el domingo en la región de Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (APY), una zona árida del sur de Australia donde viven unos 2300 aborígenes, según indicó el director general del área, Richard King.

Los aborígenes del Estado de Australia del Sur, donde está situada esta región, advirtieron de la existencia de grandes rebaños de camellos que se acercaban hacia las localidades rurales en busca de agua y comida, en medio de una ola de calor sin precedentes.

“Entendemos la preocupación de los defensores de los animales, pero existe una desinformación significativa sobre la realidad de la vida de los animales salvajes que no son nativos de esta zona, en uno de los lugares más áridos y remotos del planeta”, indicó King en un comunicado.

La medida quiere proteger “los valiosos suministros de agua para las comunidades” y aseguró que la prioridad “son las vidas de las personas, incluyendo niños y ancianos, así como la flora y la fauna autóctonas”. Según el responsable aborigen, los camellos suelen quedarse atrapados en los pozos, donde mueren, y terminan contaminando el agua.

La drástica decisión generó un fuerte impacto y muchas personas expresaron su repudio a través de sus redes sociales. Incluso crearon una petición pública para solicitarle a las autoridades australianas que detengan la matanza de camellos. “Por favor, ¡firmá esta petición para salvar vidas inocentes!”, reza la misma, que ya tiene más de 120 mil firmas.

“Esta no es una respuesta legítima a los millones de animales que ya murieron quemados en el incendio. En lugar de sacarle la vida inocente a estos pobres camellos, el gobierno debe asumir la responsabilidad”, manifestaron.

Seguir leyendo

MEDIO AMBIENTE

Kiri, el árbol que frena el cambio climático y que impulsa Argentina

Originario de China, es capaz de crecer en suelos infértiles y absorber hasta diez veces más dióxido de carbono que cualquier otra planta en el mundo.

El Kiri, también conocido como Paulownia tiene su origen en China. Este árbol se ha vuelto famoso por ser capaz de crecer en suelos infértiles y absorber hasta diez veces más dióxido de carbono que cualquier otra planta en el mundo.

Además de su gran absorción de dióxido de carbono, este árbol tiene propiedades que lo vuelven mucho más rentable que otro tipo de plantas.

Tiene un rápido crecimiento por lo que podría ofrecer madera en sólo 9 años, son resistentes a las agresiones climáticas extremas ya que pueden regenerar sus raíces y vasos de crecimiento rápidamente, incluso en zonas áridas.

Suele crecer hasta unos 27 metros de altura, con troncos de entre 7 y 20 metros de diámetro. Se caracteriza por sus grandes hojas, que llegan a los 40 centímetros de ancho.

“Consume mucho dióxido de carbono del aire y produce gran cantidad de oxígeno. Conocido como ‘el árbol de la vida’, crece un metro por año y puede alcanzar los 30 metros. Nosotros lo trajimos en semillas y las pruebas realizadas acá han sido satisfactorias”, señaló el jefe del Programa Forestal de la Secretaría de Medio Ambiente, Gastón Balcala.

“La planta es propicia para la producción de madera, beneficia además con sus flores a los productores de miel y sus hojas ricas en proteínas, al caer de la planta fertilizan con sus nutrientes los suelos áridos y sus raíces previenen la erosión”, explicaron especialistas.

En Argentina comenzaron algunas experiencias y una de las zonas pioneras es San Luis y ahora están comenzando con plantaciones en San Rafael, provincia de Mendoza.

El programa plantea la producción de 100 mil ejemplares de Kiri en la provincia puntana. En los terrenos poco fértiles, sus hojas (ricas en nitrógeno) aportan nutrientes a la tierra y sus raíces previenen la erosión.

Al absorber 10 veces más dióxido de carbono que otras especies, emite grandes cantidades de oxígeno, lo que lo convierte en un gran aliado en la lucha contra el cambio climático. El programa puntano plantea el cultivo de 100 mil ejemplares de Kiri en la provincia de San Luis.

Seguir leyendo

DESTACADAS

En Puerto Iguazú registraron a un nuevo yaguareté y lo apodaron Saguaa

El ejemplar tendría un año y pocos meses de vida y fue hallado en el predio de la Escuela Militar de Monte, del Ejército Argentino.

Hace una semanas el Ministerio de Ecología de Misiones dio a conocer estadísticas sobre la población de yaguaretes en la tierra colorada. Sus números fueron positivos, ya que se constató una leve, pero aun así importante, recuperación de la especie. Una noticia que alegró mucho a la comunidad.

Ahora, apareció un nuevo ejemplar en la selva misionera y, como era de esperarse, ello llamó la atención de todos.

Se trata de un macho y fue percibido en el predio de la Escuela Militar de Monte del Ejército Argentino, ubicada en la localidad de Puerto Iguazú.

El animal fue apodado por los miembros de dicha escuela como Sagua’a, que en lengua Guaraní significa arisco.

Se trata de un ejemplar que tendría un año y pocos meses de vida y su madre seria una hembra, que también transita por el predio. A la misma llamaron Ñasaindy.

Cabe destacar que en dicho escenario la Red Yaguareté ha registrado cerca de nueve ejemplares del gran felino americano en los últimos años, mediante la utilización de cámaras automáticas.

Su presencia en este predio es una confirmación más acerca de la importancia de conservar las selvas y en especial, una demostración de que humanos y yaguaretés pueden convivir.

Seguir leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto

Director: Fernando Rumi // Contacto: [email protected] // Dirección: Bolívar 2291 2do 2 // Teléfono: +54 376 4 809060 // Posadas- Misiones.