Nuestras Redes

Policiales

Lucía Maidana, 9 años: un caso sin resolver y un ADN femicida sin identificar

Publicado

el

ElectroMisiones.com.ar De La Finca Animal World Veterinaria

Hoy se cumplen nueve años del asesinato de Lucía Maidana y hasta el momento la única certeza del caso es que su femicida nunca fue identificado. Las hipótesis respecto al sospechoso son diversas, desde que pueda estar en cualquier esquina de Posadas, mimetizado entre la sociedad, o muerto sin que nadie se enterara y sin pagar por sus crímenes.

El caso Lucía es complejo. Sobre el asesino se tiene una prueba incontrastable y trascendental: su ADN. Un elemento que prácticamente resolvería cualquier investigación, pero el problema radica en que no existe ninguna otra pista que permita vincular esa información genética a una información física, a un DNI, a un nombre, una persona, a un sospechoso.

El otro dato clave que se tiene es que ese mismo ADN -fantasma hasta el momento- aparece en las escenas de otros tres ataques sexuales perpetrados en perjuicio de jóvenes estudiantes de similares perfiles al de Lucía. Es decir, además de femicida, se trata de un violador serial, con un patrón definido y con la pericia necesaria para no dejar rastros y asegurar su impunidad.

Publicidad
CMB Barrios Computación

El crimen de Lucía

El crimen de Lucía Maidana, una joven estudiante de Comunicación Social y Gastronomía de 23 años, se registró el 6 de abril de 2013, en el departamento 2 del inquilinato en el que vivía sobre la calle Estado de Israel, en el barrio El Palomar de Posadas.

Era un sábado de Semana Santa. Lucía había vuelto antes de su casa en Capioví porque tenía cuestiones de estudio por resolver. A la tarde estuvo junto a unas amigas y el grupo quedó en volver a encontrarse a la noche, pero la joven nunca más respondió los mensajes.

Se cree que el crimen fue perpetrado entre las 21.30 y las 22.30, lapso en el cual existe un vacío temporal entre su último mensaje y la intervención de sus vecinos cuando notaron el humo que salía de su habitación.

En primera instancia, se pensó que el caso pudo haberse tratado de un hecho accidental, consecuencia de un cortocircuito o alguna otra desafortunada y trágica acción doméstica.

Sin embargo, todo cambió en la morgue. Los forenses concluyeron que se trató de una muerte violenta y que la joven además presentaba signos de haber sido abusada sexualmente, en tanto que los peritos establecieron que el incendio fue generado intencionalmente, con el claro objetivo de borrar huellas.

La muchacha presentaba al menos tres golpes en el cráneo, efectuados con un objeto contundente que se presume pudo haber sido un martillo o algo similar, pero que nunca fue hallado. En la escena tampoco fue encontrada la notebook que Lucía utilizaba y fue lo único que el femicida robó del lugar.

Sotelo, de sospechoso a la falta de mérito

La investigación comenzó y las primeras sospechas apuntaron a Nicolás Sotelo, un ex inquilino del mismo predio, pero que 50 días antes del crimen se había mudado.

El joven, estudiante de Antropología en aquél entonces, quedó en la mira como consecuencia de unos encontronazos mantenidos con Lucía -y principalmente con su hermana, Felicita- originados por conflictos de convivencia en el inquilinato del barrio El Palomar.

Felicita, incluso, fue testigo de situaciones de violencia de género entre Sotelo y su novia, lo cual profundizó las rispideces entre ambos.

Como ni el portón ni la puerta del departamento de Lucía fueron forzados, se creyó que el asesino tenía conocimientos o llaves de acceso al lugar, por lo cual la vinculación de Sotelo en el caso parecía encuadrar cada vez más con la hipótesis de -en aquella instancia- incipiente investigación.

El joven fue detenido pocas horas después y permaneció un mes tras las rejas, pero en su contra no se halló nada. La geolocalización de su celular marcó que durante la noche del hecho él se encontraba en la zona céntrica de Posadas y se recolectaron varios testimonios que acreditaban lo mismo.

Pero lo que resultó clave fue el cotejo científico realizado entre su perfil genético y las muestras de ADN halladas en el cuerpo de Lucía, lo cual arrojó resultado negativo. Esa prueba terminó quitando a Sotelo de la escena del crimen, aunque luego apareció  otro elemento que volvió a colocar un manto de dudas respecto a su posible relación con el asesinato.

Es que un testigo aseguró haber visto cuando el implicado arrojó, desde la Facultad de Humanidades -sobre calle San Lorenzo- hacia un edificio ubicado enfrente, las llaves que pertenecerían a la joven asesinada.

Efectivos policiales realizaron la búsqueda y encontraron un manojo de llaves que efectivamente abría la puerta del departamento de la estudiante de Comunicación Social.

A partir de ahí se volvieron a tejer diversas hipótesis que colocaban a Sotelo como posible autor intelectual, instigador o -al menos- facilitador del crimen, pero esa línea investigativa nunca prosperó y fue desvalorizada a raíz de la falta de otros elementos que sustenten la teoría.

Ante este panorama, el Juzgado de Instrucción Uno, a cargo del magistrado Marcelo Cardozo, dictó una falta de mérito en favor de Sotelo pero, aún nueve años después, el muchacho no fue sobreseído por completo del expediente, cuestión que su defensa, encabezada por el letrado Alejandro Jabornicky, insiste y recurre hasta a la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN).

Tras la liberación de quien hasta ese momento aparecía como el principal sospechoso, la investigación entró en una meseta en la cual no aparecían nuevas pistas sobre las cuales avanzar. Incluso, desde la Justicia también se comunicaron con la empresa tecnológica Acer para intentar rastrear el paradero de la notebook sustraída, pero no hubo respuestas. Fuentes consultadas por La Voz de Misiones señalaron que en 2020 se reiteró el pedido de esta pericia.

Más casos: búsqueda de violador serial

La situación cambió por completo cuando un entrecruzamiento de información entre distintos juzgados posadeños confirmó que el femicida de Lucía violó a otras dos jóvenes en 2016. Incluso, cuando esa noticia se conoció, atacó una vez más en 2018.

Los casos fueron concretados con un idéntico patrón. Las víctimas fueron sorprendidas sin posibilidad de defensa, inmovilizadas con un golpe seco que las dejaba inconsciente y luego abusadas. Al igual que Lucía, todas eran estudiantes. Ninguna de pudo describir a su atacante.

Del violador serial sólo quedó su ADN, presente en todas las escenas, pero aún hasta hoy no se sabe a quién pertenece.

Desde el 26 de febrero de 2019 existe una comisión policial especialmente creada para hallar a este peligroso sujeto. Los investigadores trabajan sobre los cuatro expedientes en los cuales aparece el mismo el ADN, repasando una y otra vez cada caso particular en busca de nuevas pistas que en algún momento pudieran haber sido pasadas por alto.

En esa búsqueda, las fuentes de LVM detallaron que se hizo una gran cantidad de cotejos de ADN, desde testigos de la causa Maidana que, en algunos casos, se sometieron voluntariamente a la toma de muestras genéticas para los estudios, hasta un listado de presos con causas de abuso sexual beneficiados con salidas transitorias o condicionales durante fechas cercanas a los sucesos investigados.

Además, desde hace un tiempo se realizan comparaciones genéticas en cada nueva causa de abuso sexual en el que se registren patrones similares a los hechos puestos bajo la lupa, pero hasta el momento no hubo coincidencia en ningún caso.

Entre las últimas medidas, el juzgado que instruye el expediente de Lucía Maidana recurrió a una perfiladora criminal para que analice las causas y trace las hipotéticas características que tendría el violador buscado. De allí surge que el implicado sería de contextura robusta, de personalidad “masculina fuerte”, de entre 30 y 40 años, y familiarizado con la Universidad Nacional de Misiones (UNaM).

A similares conjeturas arriban desde la familia de Maidana. “Lo cierto es que no hay idea de quién puede ser, lo que significa que es una persona cuya conducta pública probablemente no sea sospechosa, que sea una persona absolutamente ‘normal’ como dirían, un buen padre de familia, un buen vecino, a lo mejor un buen docente, un buen profesional, lo que sea y que tiene estas conductas”, analizó la abogada querellante Roxana Rivas, mientras que Felicita profundizó: “Para mí la persona que vuelve a replicar estas cosas tan atroces está en la Facultad. Para mí no es descabellado pensar que haya fijado su mirada en cada gurisa que haya salido de la Facultad. Todos tienen un mismo patrón, entonces no debería ser tan complicado la investigación”.

Ante la escasez de pistas certeras, la situación abre un abanico de hipótesis entre las cuales tampoco se descarta que el involucrado pueda haberse ido de la provincia o incluso fallecer en alguna circunstancia que no llamó la atención de nadie, siendo sepultado junto a la posibilidad de esclarecer la historia.

La última pista  

En el expediente Maidana la última señal sospechosa que se advirtió fue en 2020, cuando los investigadores involucrados en el caso repasaban las noticias sobre un nuevo aniversario del crimen y entre los innumerables pedidos de justicia y recuerdos hacia Lucía, detectaron un mensaje con la particularidad de que era el único con un contenido despectivo hacia la muchacha.

Los pesquisas profundizaron sobre ese perfil, pero constataron que era una cuenta falsa y el usuario nunca pudo ser individualizado. Para acrecentar las dudas, constataron que ese comentario fue la única actividad realizada por esa cuenta. Sin certezas, quedó otra inevitable pregunta imposible de responder: ¿Se trató de una broma de mal gusto o era el femicida regodeándose de su crimen detrás de una pantalla?

Entre las últimas medidas dispuestas, la Justicia ordenó que la Dirección de Cibercrimen (de la Policía de Misiones) realice un estudio de todas las líneas telefónicas que impactaron en antenas cercanas a las escenas de los hechos, en días y horarios próximos a los cuatro delitos cometidos. La labor, a decir de los mismos investigadores, se presenta como la búsqueda de una aguja en un pajar, pero el intento, sin dudas, vale la pena con tal de resolver uno de los casos más complejos de la historia policial misionera.

Mientras tanto, los años transcurren y aunque la causa Maidana, al tratarse de un femicidio, no corre riesgo de prescripción, su resolución se presenta como una de las grandes cuentas pendientes de la provincia, cuya  sociedad clama por saber la verdad y que hoy volverá a reclamar justicia como cada 6 de abril desde 2013, fecha que marcó un antes y un después, fecha en la que el dolor por un femicidio se transformó en el cimiento movilizaciones con un mensaje cada vez más fuerte en todo Misiones: ¡Ni una Menos!

Lucía Maidana era Capioví y tenía 23 años.

Compartí la nota:

Comentarios

Policiales

Niño de 11 años murió embestido por un auto sobre la ruta 14 en San Vicente

Publicado

el

Un niño de 11 años falleció este mediodía, luego de ser embestido por un automóvil sobre la ruta nacional 14 en la localidad de San Vicente.

De acuerdo a lo consignado por fuentes policiales, el trágico hecho se registró hoy, cerca de las 12.25, a la altura del kilómetro 985 de la mencionada arteria nacional y la víctima fue identificada como Enzo Fernández Braga, de 11 años.

Las mismas fuentes señalaron que el siniestro se produjo cuando el menor intentó trasponer la ruta y fue embestido por un automóvil Volkswagen Gol Power conducido por una mujer de 30 años.

Publicidad
CMB Barrios Computación

Como consecuencia del impacto, el niño sufrió severas lesiones en distintas partes del cuerpo y alcanzó a ser trasladado al hospital local, aunque en horas de la siesta se produjo su deceso.

En el caso interviene el Juzgado de Instrucción Tres de San Vicente, a cargo del magistrado Gerardo Casco, que dispuso el secuestro del rodado involucrado para pericias y la entrega del cuerpo del niño a sus familiares para su correspondiente último adiós.

Compartí la nota:

Comentarios

Seguir Leyendo

Policiales

Autopsia descartó muerte violenta en mujer de Garupá y feto hallado en su casa

Publicado

el

Los exámenes de autopsia practicados ayer a la mujer que falleció en el hospital de Fátima tras un sangrado ginecológico y al feto hallado en su casa de Garupá descartaron una muerte violenta en ambos, por lo que ahora se aguardará el resultados de informes toxicológicos complementarios para terminar de esclarecer la situación, aunque todo indica que la víctima desconocía de su embarazo y que se trató de un parto natural que terminó de manera trágica.

De acuerdo a lo consignado por fuentes consultadas por La Voz de Misiones, los forenses que analizaron ambos restos no detectaron lesiones ni marcas de ningún tipo tanto en la mujer como en el feto.

Lo que se espera ahora es el resultado de un estudio toxicológico complementario para descartar que la muchacha haya ingerido sustancias que pudieran haber inducido a un aborto, aunque la principal hipótesis consigna que se trató de un parto natural, a término, y que la mujer desconocía de su embarazo, ante lo cual pudo haberse asustado y no supo cómo proceder.

Publicidad
CMB Barrios Computación

Para terminar de definir esas cuestiones también se aguarda que la familia de la víctima puedan brindar declaración testimonial ante las autoridades del Juzgado de Instrucción Siete.

De confirmarse esta teoría, la causa quedaría archivada, ya que no habría delito de por medio. Lo único que podría derivar en una continuidad es que se hallen elementos de la participación de un tercero en el hecho, aunque hasta el momento no se avizora nada relacionado a ello.

El desafortunado suceso se registró el domingo. Todo comenzó a la madrugada, cuando un hombre llegó en auto al hospital de Fátima junto a su pareja con un profuso sangrado ginecológico.

En esas circunstancias, la mujer, de 43 años y nacionalidad paraguaya, se desvaneció y horas después falleció, a pesar de los constantes intentos de reanimación practicados por el personal médico. En el hospital indicaron que no tener registro del embarazo.

A partir de ahí, en el hecho tomó intervención la Comisaría Quinta de Garupá, que trasladó a la pareja de la fallecida hasta la seccional, quien allí narró que horas antes su hija adolescente le alertó el hallazgo en su casa de un feto dentro de una bolsa negra en un lavarropas.

Los uniformados fueron hasta el lugar y constataron la escena. El médico policial que llevó adelante la revisión dictaminó que el feto hallado tendría entre 37 y 42 semanas de gestación y fue producto de un parto natural.

Los restos fueron recolectados y enviados a la morgue judicial de Posadas, donde ayer los especialistas forenses llevaron adelante las autopsias que arrojaron luz al caso.

Compartí la nota:

Comentarios

Seguir Leyendo

Policiales

Dos niños murieron ahogados en diferentes cauces de San Pedro y Andresito

Publicado

el

Dos niños murieron ahogados en diferentes cauces de San Pedro y Andresito

Se trata de una niña de 1 año y cuatro meses y de un niño de 5. Los casos ocurrieron está tarde en distintas localidades de Misiones.

 

Esta tarde, alrededor de las 14 horas, Pamela Joselyn Barreiro, de 1 año y cuatro meses, se encontraba con su mamá y sus hermanos bañándose en un cauce de un pequeño arroyo conocido como El Doce, en la localidad de Comandante Andresito.

Publicidad
CMB Barrios Computación

En determinado momento, la madre perdió de vista a la niña y alertó a las autoridades en busca de ayuda, según denunció.
Al lugar llegaron policías y bomberos voluntarios de la localidad, quienes comenzaron una excautiva búsqueda para dar con la pequeña.

Finalmente, una hora después, hallaron el cuerpo de la menor sin signos vitales, le realizaron maniobras de reanimación, pero no pudieron salvarle la vida, informaron desde la Policía de Misiones.

El médico policial en turno examinó el cuerpo de la pequeña Pamela y determinó que la causa de muerte fue asfixia por inmersión.

En el hecho intervino el Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú y dispuso que el cuerpo de la niña sea entregado a sus familiares.

Otro caso de ahogamiento conmocionó a la localidad de San Pedro este lunes. Según pudo saber La Voz de Misiones, el pequeño Lucas Moisés, de 5 años, llegó al hospital local sin signos vitales.

De acuerdo a los primeros testimonios recabados por los efectivos de la policía, el menor jugaba con sus hermanos cuando se cayó a un tajamar, ubicado cerca de su vivienda.

Agentes de la Comisaría Segunda se presentaron en el nosocomio luego de que los trabajadores de salud por protocolo denunciaran el caso. Al llegar al lugar, el niño ya se encontraba sin signos vitales a causa de una asfixia por inmersión, según dictaminó el médico que lo atendió en el hospital.

Por orden judicial, el cuerpo del pequeño Lucas fue entregado sus familiares.

Compartí la nota:

Comentarios

Seguir Leyendo

#LVMpublicidad


Diarios de Argentina

Publicidad

Lo más visto