Nuestras redes

JUDICIALES

Fiscal archivó una causa por abuso contra un sacerdote de Río Cuarto

Published

on

La medida se efectivizó a pesar de los contundentes resultados de un estudio psiquiátrico realizado al religioso, que revela su peligrosidad.


CÓRDOBA. Se trata de la denuncia presentada por “el chico del campanario”, un empleado de mantenimiento que en el 2012 expresó haber sido drogado y violado por un sacerdote. Los resultados de la pericia psicológica fueron desfavorables al religioso, pero el fiscal opinó que hay una “duda”.

El fiscal de esa jurisdicción, Pedro Matías Guerra, acaba de mandar a archivo el expediente contra C.G.A., el sacerdote que actualmente está asignado por el Obispado a la Parroquia San Pantaleón de Río Cuarto (Córdoba) y que, en el año 2012 se desempeñaba en la Parroquia San Roque de Corral de Bustos.

Este Ministerio Público no pone en tela de juicio la versión suministrada por la supuesta víctima – sostuvo el fiscal Guerra- pero a los fines de analizar su eficacia o valor convictivo de los relatos debe tenerse presente la necesidad de que la prueba testimonial sea rigurosamente analizada en su coherencia interna y sobre todos que sea corroborada por otros medios de prueba”.

“Luego de examinar todos los elementos probatorios incorporados y valorados, el suscripto entiende que la investigación se encuentra completa y agotada, no resultando probable la incorporación de nuevas evidencias que modifiquen sustancialmente la presente resolución y que del mérito de la prueba colectada imposibilita alcanzar el grado de probabilidad necesario para avanzar hacia una imputación”, continúa el escrito.

Y agrega, en sentido contrario: “Sin embargo tampoco se logra arribar al grado de certeza necesario para concluir que el hecho no se cometió”.

Lo insólito de la medida es que el archivo fue decidido a pesar del contundente dictamen de una profesional que integra el Servicio de Psicología Forense del Poder Judicial y que concluyó que el sacerdote sospechado “presenta claros y abundantes indicadores de perversión en el área de la sexualidad”.

El caso

Mauricio R. trabajaba en el 2012 con el cura denunciado en la parroquia San Roque de Corral de Bustos. El sacerdote lo empleó para el mantenimiento de la iglesia limpiando excrementos de paloma del campanario. Sin embargo, un día -según la denuncia- le suministró una pastilla para hacer “una cura de sueño”, y cuando se despertó, el religioso estaba desnudo a su lado y sintió evidencias de haber sido abusado.

Los abusos fueron denunciados también en el ámbito de la Iglesia, pero a pesar de sus intentos de obtener justicia, no se tomó medida alguna. Por su parte, el Servicio de Psicología Forense del Poder Judicial informó que el párroco “presenta claros y abundantes indicadores de perversión en el área de la sexualidad“. Sin embargo, el fiscal Pedro Matías Guerra, mandó a archivo la causa, alegando que existe una “duda insuperable”.

Ante la decisión del fiscal, la víctima de abuso eclesiástico indicó a TN: “Siento que se cometió una injusticia. Nunca esperé que el señor fiscal defendiera a tal punto al cura. Su decisión me mató en vida. Hace siete años que vivo un calvario, llevando esta cruz. Me sometí a la cámara Gesell y puedo mirar a cada una de las personas con las que hablé a la cara, porque fui siempre con la verdad, que tiene que prevalecer. Fueron siete años sintiendo en el cuerpo esa asquerosidad “, lamenta.

Comentarios

comentarios

JUDICIALES

Pidieron 21 años de prisión para el represor Carlos Carvallo

Published

on

La querella solicitó la pena más alta para el locutor de radio acusado de haber sido torturador durante la dictadura. La fiscalía pidió 11 años.

 

 

Este miércoles se realizó, en Paraná, de manera remota la audiencia de alegatos en la causa por delitos de lesa humanidad que tiene como imputado al expolicía Carlos Carvallo, quien fuera locutor de la radio FM >Show de Posadas.

Carvallo está acusado de los delitos de privación ilegítima de la libertad y aplicación de tormentos contra un militante político durante la última dictadura cívico militar

Las partes querellantes pidieron que los delitos cometidos por Carvallo sean tenidos como crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco del genocidio, en el juicio que presidió el juez federal Pablo Seró.

Además dieron por probado que el imputado, que se desempeñaba en la división Investigaciones de la Policía de Entre Ríos, formó parte del grupo de tareas que privó ilegalmente de la libertad dos veces al denunciante Manuel  Ramat.

La víctima fue sometido a torturas y amenazas, además de ser mantenido en condiciones inhumanas de detención en el centro clandestino de detención conocido como El Brete.

Por esas razones, pidieron que se condene a Carlos Carvallo a la pena de 21 años de prisión efectiva y la inhabilitación absoluta y perpetua para el ejercicio de cualquier función pública, por ser coautor penalmente responsable de los delitos de lesa humanidad cometidos.

A su turno, el fiscal García Escalada pidió una pena de 11 años de prisión, luego también de dar por probados los hechos. La defensora particular pidió la absolución del represor. Ahora el expediente pasó a la instancia del dictado de sentencia.

La decisión el magistrado se conocerá en fecha a confirmar, según quedó establecido al finalizar la audiencia que se realizó de modo remoto, a través de una plataforma gratuita de videoconferencia, y se extendió durante dos horas.

El juez Seró explicó que esta instancia, que en principio se iba a realizar en marzo, se debió postergar por la gran cantidad de causas que tiene su juzgado, además de las restricciones de la pandemia.

Participación remota

El diario UNO de Entre Ríos consignó que estuvieron conectados el fiscal Carlos García Escalada; Marcelo Boeykens y Sofía Uranga por la querella de H.I.J.O.S.; Lucía Tejera por querella de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y la defensora Corina Beisel.

También estuvo presente Manuel Ramat, la única víctima de este proceso, quien pudo identificar al expolicía Carvallo como el autor de su secuestro y de las torturas que sufrió en la vieja Comisaría de El Brete, en las afueras de Paraná.

La causa es un desprendimiento de la megacausa Área Paraná y por lo tanto su proceso se desarrolló por escrito –por aplicación del antiguo Código de Procedimientos en Materia Penal–.

Sin embargo a pedido de la querella los alegatos fueron orales y en forma pública, aunque de modo remoto por la vigencia de las restricciones sanitarias. La audiencia fue retransmitida por la página de Facebook de la asociación H.I.J.O.S.

El acusado

Carvallo estuvo prófugo de la Justicia durante cuatro años, luego de que la Justicia Federal de Paraná pidiera su captura. Fue buscado por las fuerzas de seguridad nacionales y por Interpol, hasta que finalmente lo encontraron en 2018, recluido en la vivienda de su hermana en Posadas.

En los años de la dictadura, el represor era un policía joven, perteneciente a la Dirección de Investigaciones. Posteriormente comenzó a trabajar como locutor de radio en Misiones y llegó a ser muy conocido en esa provincia. En 1998, la Liga de Madres de Familia le entregó el premio Santa Clara de Asís.

En noviembre de 2014 el juez Leandro Ríos ordenó su captura, luego de que Manuel Ramat, dirigente de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y exdetenido político que estuvo secuestrado en la Comisaría de El Brete, lo identificara como la persona que lo secuestró.

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

JUDICIALES

Comienzan los alegatos del juicio al represor Carlos Carvallo, en Paraná

Published

on

El expolicía, agente del batallón 601 del Ejército y locutor de FM Show de Posadas, está acusado de privación ilegítima de la libertad y torturas durante la última dictadura.

 

 

El juicio que se sigue en Paraná, Entre Ríos, al expolicía, agente del batallón 601 del Ejército y locutor de FM Show de Posadas, Carlos Carvallo, por el secuestro de un militante, entrará este miércoles en etapa de alegatos.
Carvallo está acusado de los delitos de privación ilegítima de la libertad y aplicación de tormentos contra el militante Manuel Ramat, quien fue secuestrado en 1976 (primero estuvo en la Jefatura de Policía en Paraná y luego en el centro clandestino de detención “El Brete”) y reconoció al expolicía como su captor.
Este proceso se trata de un desprendimiento de la megacausa Área Paraná y por lo tanto su proceso se desarrolló por escrito -por aplicación del antiguo Código de Procedimientos en Materia Penal-.
Sin embargo, a pedido de la querella, los alegatos serán orales y en forma pública, aunque de modo remoto por la vigencia de las restricciones sanitarias por la pandemia de coronavirus.
Carvallo estuvo prófugo de la Justicia durante cuatro años, luego de que la Justicia Federal de Paraná pidiera su captura nacional e internacional, y en 2018 fue capturado en Posadas, donde vivía recluido en la casa de una hermana.

Postergación

Los alegatos en la causa contra Carvallo estaban previstos para el pasado 25 de septiembre, pero fueron postergados a último momento para este miércoles por disposición del juez federal encargado de dictar sentencia, Pablo Seró.
La decisión se adoptó en línea con las partes que se manifestaron disconformes porque solamente tenían 10 minutos para exponer cada una, en una audiencia que se iba a realizar de modo remoto como consecuencia de la pandemia.
Según trascendió, el magistrado había otorgado tan escaso tiempo para alegar porque la audiencia se iba a realizar mediante la versión gratuita de la plataforma zoom, que apenas acepta reuniones de 40 minutos.
Ante esto se presentaron las partes acusatorias, quejándose por la imposibilidad de explayarse en una causa por delitos tan graves como son los de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura.

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

JUDICIALES

La mamá que apuñaló y abandonó su beba declaró, pero no recuerda nada

Published

on

El 7 de septiembre en la Costanera Oeste de Posadas, un profesor de gimnasia en medio de sus ejercicios de rutina encontró a una bebé recien nacida, llorando y gravemente lesionada. Ocurrió entre puentes de la avenida Chacabuco y Blas Parera, a metros del arroyo Mártires.

A las pocas horas la mamá de la beba fue apresada, estuvo internada por complicaciones médicas y ahora finalmente pudo declarar ante el juez de instrucción, Marcelo Cardozo.

La progenitora fue fue notificada e imputada formalmente por el delito tentativa de homicidio. La joven aceptó declarar, pero dijo que no recuerda nada, relató cuestiones de su vida antes del episodio y expresó incoherencias, sin relevancia para el caso.

Ante dicha declaración el juez, ante el reclamo por su familia y su defensa, ordenó una pericia psicológica para determinar si la mujer es consciente de su actos,  Según su abogado Manuel Rondón sufrió una “psicosis posparto” por ende no fueron voluntarios sus actos.

 

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto