Nuestras redes

INTERNACIONALES

El premio Nobel que descubrió el VIH asegura que el covid fue creado en laboratorio

Published

on

Polémico, Luc Montagnier aseguró que la causa de la Covid-19 fue fruto del trabajo de investigadores que buscaban una vacuna contra el sida. El científico predijo además la inminente desaparición del brote. La reacción de sus colegas sobre su teoría.

 

El virólogo francés Luc Montagnier, ganador del Premio Nobel por su trabajo sobre el VIH y figura muy controvertida en la comunidad científica, aseguró que el virus SARS-CoV-2 que causa la COVID-19 fue creado en un laboratorio insertando en un coronavirus genes del VIH-1, el virus del sida.

“Hemos llegado a la conclusión de que este virus fue creado”, dijo el científico francés, galardonado en 2008 con el Premio Nobel de Medicina por su participación en la investigación que condujo al descubrimiento del virus del VIH, durante una entrevista con el canal francés CNews.

Según Montagnier, unos “biólogos moleculares” insertaron secuencias de ADN del VIH en un coronavirus como parte de su trabajo para encontrar una vacuna contra el sida.

“Ha habido una manipulación del virus: al menos una parte, no la totalidad. Hay un modelo, que es el virus clásico, que proviene principalmente de los murciélagos, pero al que se han agregado secuencias de VIH”, dijo.

“En cualquier caso, no es natural”, continuó. “Es el trabajo de profesionales, de biólogos moleculares. Un trabajo muy meticuloso. ¿Con qué objetivo? No lo sé. Una hipótesis es que querían crear una vacuna contra el sida”, dijo.

Para respaldar su teoría, Montagnier citó el estudio de un grupo de investigadores del Instituto Indio de Tecnología de Nueva Delhi, que halló “un parecido extraño” y que “tiene pocas posibilidades de ser fortuito” en las secuencias de aminoácidos de una proteína de SARS-CoV-2 y el de VIH-1.

El estudio, publicado en un sitio web donde los científicos comparten análisis en curso sin esperar la verificación de expertos, fue posteriormente retirado por sus autores.

Montagnier también predijo la inminente desaparición del virus, debido a que su supuesto origen artificial lo estaría debilitando.

“Uno puede hacer cualquier cosa con la naturaleza, pero si usted hace una construcción artificial, es poco probable que sobreviva. La naturaleza ama las cosas armoniosas; lo que es ajeno, como un virus que llega de otro virus, por ejemplo, no es bien tolerado”, aseguró. Para el científico, las partes del virus en las que se insertó VIH están mutando rápidamente, provocando su autodestrucción.

“Entonces lo que vemos es que en el oeste de los Estados Unidos, en Seattle, las secuencias están destruidas, prácticamente inexistentes. Entonces si el poder patógeno del coronavirus está ligado a la inserción de estas secuencias, podemos pensar que va a desaparecer”, dijo.

La comunidad científica cuestiona las teorías de Montagnier

No es la primera vez que Montagnier causa sensación en la comunidad científica. Ha sido prácticamente así desde 2010, después de que el célebre virólogo comenzara a difundir una serie de teorías cuestionadas por sus colegas, como el supuesto origen microbiano del autismo, y lanzara una cruzada contra las vacunas (que en 2017 le valió una petición firmada por un centenar de médicos, que calificaron sus declaraciones de “peligrosas”).

Tras la entrevista, expertos franceses volvieron a refutar la última teoría de Montagnier.

Jean-Francois Delfraissy, inmunólogo y jefe del consejo científico que asesora al gobierno francés sobre la pandemia de la COVID-19, sostuvo en una entrevista con la BFM TV de Francia que la hipótesis de que se creó un virus en un laboratorio sonaba a “una visión sobre una conspiración que no se relaciona con la ciencia real”.

“Todos en la comunidad científica están de acuerdo en que la COVID-19 es un coronavirus. De vez en cuando hay coronavirus diferentes de los demás, al igual que el SARS y el MERS con una patogenicidad que ha aparecido”, agregó.

Para Olivier Schwartz, jefe del departamento de virus e inmunidad del Instituto Pasteur de Francia, los estudios sobre los genes del virus muestran claramente que no fue un virus producido por seres humanos en un laboratorio.

“El profesor Montagnier difunde teorías caprichosas”, dijo al semanario francés L’Obs. Schwartz expuso que el “SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad COVID-19, no fue creado en el laboratorio. Esto lo vemos al estudiar el patrimonio genético del virus, que ha sido secuenciado por equipos chinos y luego verificado en muchos otros laboratorios, incluido el Instituto Pasteur, que fue el primero en Europa en hacerlo”.

“Este virus es claramente parte del árbol genealógico del coronavirus. Está cerca del Sars-CoV-1, con el que tiene un 80 por ciento de homología”, apuntó.

Los expertos también cuestionaron el estudio indio citado por Montagnier.

“El equipo indio terminó retirando su manuscrito. Mi opinión personal es que estos investigadores indios tuvieron buena fe desde el principio en su deseo de analizar el genoma del virus, y se dieron cuenta de su error más tarde. Pero el profesor Montagnier ha aceptado una teoría caprichosa”, concluyó Schwartz.

Por su parte, la comunidad científica de Massive Science ya ha identificado unos quince virus que incorporan la misma secuencia común a VIH-1 y SARS-CoV-2, incluido un virus de abeja y otro virus de batata.

Según el genetista de la Universidad Nacional de Australia, Gaetan Burgio, entrevistado por el periódico Le Monde, “la secuencia común es corta. Si hubiera habido inserciones deliberadas de secuencias VIH, habrían sido mucho más grandes. Es una coincidencia”.

Qué se sabe sobre el origen del virus

Las teorías sobre un posible origen humano del coronavirus, se alimentaron después de que trascendiera que las agencias de inteligencia de Estados Unidos investigan si el virus podría haber salido accidentalmente del Instituto de Virología de Wuhan, que alberga el Centro de Cultivo de Virus, el banco de virus más importante de Asia donde se preservan mas de 1.500 variedades.

De acuerdo con Fox News, que citó a fuentes del gobierno estadounidense, el “paciente cero” de la pandemia podría haber sido infectado por una variedad de virus de un murciélago que estaban estudiando en el laboratorio y que luego pasó a la población de Wuhan.

Cuando le preguntaron por esta hipótesis, el presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que “cada vez más estamos oyendo esta historia” y que Estados Unidos estaba llevando a cabo una “investigación en profundidad”.

No obstante, los científicos creen que el virus apareció en un murciélago y pasó al hombre a través de una especie intermediaria, probablemente el pangolín.

Pero lo cierto es que el origen del virus sigue envuelto en el misterio.

Un estudio de un grupo de científicos chinos, publicado en enero en la revista The Lancet, reveló que el primer paciente de COVID-19 no tenía ninguna conexión con el mercado de animales de Wuhan, así como tampoco la tenían 13 de los primeros 41 pacientes.

Shi Zhengli, una de las principales expertas chinas en coronavirus de murciélago y vicedirectora del laboratorio de Wuhan, formó parte del equipo que publicó el primer estudio sugiriendo que el SARS-CoV-2 (el nombre oficial del virus) venía de los murciélagos.

En una entrevista con la revista Scientific American, Shi dijo que el genoma del SARS-CoV-2 no concuerda con ninguno de los coronavirus de murciélago que su laboratorio estudió hasta ahora.

Según Filippa Lentzos, una investigadora en bioseguridad del King’s College de Londres, aunque no hay pruebas sobre la teoría del accidente en el laboratorio, tampoco hay “pruebas reales” de que el virus viniera del mercado.

“Para mí el origen de la pandemia todavía es una pregunta sin respuesta”, dijo a la AFP.

Comentarios

comentarios

INTERNACIONALES

Con 33 millones de casos, en el mundo ya murieron 1 millón de personas

Published

on

En total, se confirmaron oficialmente 1.000.009 víctimas fatales en el mundo, de un total de 33.018.877 casos detectados, mientras que 22.640.048 pacientes sanaron, según las autoridades.

 

Con eso, la pandemia de Covid-19, originada a finales de 2019 en China y que se expandió por todo el mundo, superó el umbral del millón de muertes, según un recuento establecido a partir de fuentes oficiales.

Las drásticas medidas adoptadas por muchos países no han logrado por el momento frenar la pandemia, que está provocando desastrosas consecuencias económicas y ha atizado las divisiones políticas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió el viernes que las muertes por Covid-19 podrían duplicarse y alcanzar los dos millones si no se mantienen medidas para evitar la propagación del virus.

Las regiones más afectadas en número de decesos son América Latina y el Caribe (341.032 muertes, de 9.190.683 casos), Europa (229.945; 5.273.943) y los Estados Unidos y Canadá (214.031; 7.258.663).

Más allá de la frialdad de las cifras, la consecuencia más devastadora es el vacío dejado por quienes murieron, ya que muchos duelos tuvieron que hacerse sin que los familiares pudiesen acompañar a la víctima en el tramo final de la enfermedad, o siquiera despedirse de ella una vez muerta, a raíz de las medidas sanitarias.

El 11 de enero China registró oficialmente el primer muerto por el Sars-CoV-2, virus responsable del coronavirus, que se propagó en un principio rápidamente en la provincia de Wuhan, donde fue detectado en diciembre.

En un mes, China registró más de 1000 muertos, un balance más grave que el que dejó el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), que circuló en Asia en 2002-2003 y fue fatal para 774 personas.

A partir de febrero, el virus comenzó a provocar muertes fuera de China y su aceleración fue exponencial, primero en Europa, que ve llegar ahora una segunda ola, y luego en el continente americano, donde las cifras de casos y decesos se mantienen altas desde junio.

La respuesta gubernamental fue drástica en la inmensa mayoría de los casos. A mediados de abril, cerca del 60 por ciento de la población mundial, unos 4500 millones de personas, llegó a verse afectada por algún tipo de confinamiento.

Las consecuencias económicas de este encierro, inédito en la historia, llegaron a todos los rincones del planeta. En junio, el Fondo Monetario Internacional calculaba que el PIB iba a contraerse un 4,9 por ciento en 2020. En un año, el sector aéreo perdió el 92 por ciento de su volumen de vuelos.

Los grandes eventos deportivos fueron interrumpidos, y los Juegos Olímpicos de Tokio aplazados hasta 2021, sin tener la certeza absoluta de que se puedan celebrar.

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

INTERNACIONALES

Alerta en Italia por casos autóctonos y un brote de dengue

Published

on

Italia registra un brote de dengue iniciado con una mujer que regresó desde Sumatra Occidental (Indonesia) tras permanecer 16 meses en este territorio. Regresó con una escala de cuatro días en Yakarta y, una vez en su país, se quedó 14 días para cumplir con la cuarentena.

El Laboratorio de Microbiología de la ciudad de Padua, capital de la provincia homónima ubicada al norte de Italia, informó oficialmente un caso de dengue en una persona de 54 años, al tiempo que confirmó que se trata de un caso nativo, ya que el enfermo en cuestión afirmó que no había viajado a ningún país en los últimos tiempos.

Según confirmó el Departamento de Prevención de la Región del Véneto, se cree que la enfermedad fue transmitida por un mosquito tigre que picó a una mujer de 30 años integrante de su familia quien, tras vivir 16 meses en la isla tropical de Pulau Weh, Indonesia, regresó a su ciudad natal en la provincia de Vicenza, en el Véneto italiano, sin saber que iba a terminar ocasionando el primer caso de dengue autóctono registrado en dicho país europeo.

Tres días después de su vuelta, la mujer empezó a tener fiebre, malestar, dolor de espalda y picor en los miembros superiores. Los médicos sospecharon de coronavirus, pero el test dio negativo.

Los síntomas desaparecieron en cuatro días, pero todo fue a peor entre el 16 y 18 de agosto. Cinco de sus siete contactos domésticos comenzaron a tener síntomas de fiebre, malestar, dolor de cabeza y picazón en las extremidades superiores. Los contactos incluyeron a una mujer y un hombre de cincuenta años, dos hombres de veinte años y un niño en edad preescolar.

Ante las sospechas de los médicos, se decidió hacer el test de dengue: todos dieron positivo. Esto ha generado el primer brote de dengue autóctono que existe en el país transalpino. Un dato importante: esta enfermedad no se transmite entre humanos, pero los mosquitos sí pueden llevar el patógeno de una persona a otra, según informó, Los Replicantes.com.

Su transmisión a través de mosquitos ha provocado que el dengue haya registrado pocos brotes a lo largo de la historia del Viejo Continente. El mosquito, del género Aedes (generalmente Aedes aegypti y secundariamente Aedes albopictus (mosquito tigre) sirve como vehículo de tansmisión, pero generalmente se propaga en áreas tropicales.

Entre 2010 y 2019, han sido notificados unos pocos casos autóctonos de dengue en Europa. En 2010 en Francia y Croacia, en 2012 en Madeira (Portugal), en Francia en 2013, 2014, 2015, 2018, 2019 y de España en 2018 y 2019.

En España, existe un caso detectado por la Agencia Catalana de Salud Pública en la comarca de Barcelona. Se trata de una residente y se tuvo constancia el 16 de septiembre de 2019.

La mujer no había viajado fuera de España en los dos últimos años, por lo que se dio por cierto que se había contagiado en nuestro país. Esto llevó a la activación del protocolo de vigilancia y control de los arbovirus transmitidos por mosquitos.

El mosquito tigre está calificado como especie invasora desde que llegó a Europa en 1979 procedente de las selvas tropicales del sudeste asiático. Albania fue el primer país que recibió el insecto procedente de China. Luego se extendió a Italia.

En España, no hay constancia de su presencia hasta el año 2004 en Cataluña y después, en la Comunidad Valenciana. En la actualidad se encuentra en toda la cuenca mediterránea, además de Aragón, País Vasco y las islas de Mallorca, Menorca e Ibiza.

La detección del brote en Italia preocupa por la cercanía geográfica y también climática, lo que representa que tenemos a un vecino que está reuniendo las condiciones para la generación de un brote de esta enfermedad.

Mientaras tanto, hay varias iniciativas para acabar con la presencia del mosquito tigre en España, un insecto que además puede transmitir otras enfermedades como la fiebre amarilla, Chikungunya o el Zika.

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

INTERNACIONALES

Castigan a los antibarbijo y anticuarentena y los obligan a cavar tumbas

Published

on

El insólito y duro castigo es para los anticuarentena que se niegan a usar mascarilla durante la pandemia de coronavirus en Indonesia, además de aquellas personas que violan la cuarentena. Las autoridades locales aplican un particular castigo en medio de azote del Covid-19 en la isla asiática.

Al menos ocho personas que se negaron a usar barbijos durante la pandemia de coronavirus fueron obligadas a cavar tumbas para las personas que murieron por la enfermedad en la provincia de Java Oriental, Indonesia. “Solo hay tres sepultureros disponibles en este momento, así que pensé que podría poner a estas personas a trabajar con ellos”, señaló Haryono Suyono, jefe de distrito al portal Tribun News.

Las ocho personas “anti cuarentena” no fueron obligadas a manipular los cadáveres pero sí a realizar el trabajo manual de cavar las tumbas y preparar las parcelas con tablas de madera. Además se les brindaron equipos de protección para todo el cuerpo.

Las autoridades locales buscan aplicar un “castigo ejemplar” a miembros del movimiento antienmascaradores, sin embargo el procedimiento no contempla el manipular los cadáveres “Sólo realizan el trabajo manual de cavar tumbas y preparar las parcelas con tablas de madera para sostener los ataúdes”, detallaron las autoridades asiáticas.

Indonesia puso en marcha una ley que exige el uso obligatorio de máscaras a principios de abril, política que se fortaleció en julio después de que Java Oriental experimentara un aumento en los casos, al mismo tiempo que una encuesta de la región evidenció que el 70% de las personas no usaban protección, informó Uno.

De acuerdo al recuento realizado por la Universidad Johns Hopkins, el país sumó este martes 523 nuevos casos de covid-19, lo que deja un total de 222.523 contagios, mientras que la cifra de fallecidos asciende a 8 841. El 10 de septiembre, la isla registró su cifra más alta de positivos diarios con 3.861

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

Lo más visto