Nuestras Redes

Historias

Guardaparque misionero en viaje a misión en la Antártida: “Cumplo un sueño”

Publicado

el

Antártida
ElectroMisiones.com.ar De La Finca Animal World Veterinaria

La Base Antártica Orcadas está ubicada en la isla Laurie, en el archipiélago de las islas Orcadas del Sur, en la Antártida, a unos 1.500 kilómetros de Ushuaia.

Es una estación científica y el primer asentamiento permanente de Argentina en el continente blanco, que en pocos días, además, está cumpliendo 118 años.

Hacia allí está viajando Facundo Alcalde, guardaparque del Parque Nacional Iguazú, donde vive con su esposa y sus dos hijas de 10 y 7 años.

Publicidad
CMB Barrios Computación

Facundo es uno de los dos guardaparques seleccionados por la Administración de Parques Nacionales (APN) para integrar el equipo que trabajará durante todo 2022 en esa base del territorio antártico argentino.

El otro seleccionado es Fernando Morosini, de la seccional Tronador, del Parque Nacional Nahuel Huapi, en la provincia de Neuquén.

Argentina es el único país que envía guardaparques a la Antártida desde hace más de 30 años, por iniciativa de la Dirección Nacional del Antártico (DNA) y la APN, para aprovechar sus conocimientos y experiencias de trabajo en ambientes de difícil acceso, en los hostiles confines antárticos.

La convocatoria a los guardaparques es anual, por lo general en los meses de junio y julio. Facundo se había presentado en dos ocasiones anteriores, en 2015, cuando estaba destacado en el Parque Lanin, en la Patagonia; y en 2019, prestando servicio en el Parque Nacional Iguazú.

El sueño del pibe

Para Facundo Alcalde, esta misión es cumplir el sueño de su vida.

“Era algo que tenía pendiente, un sueño de chico. Creo que a los 15 años vi un documental y quería ir a la Antártida, y a los 16 decidí ser guardaparques”, dijo a La Voz de Misiones, en una charla telefónica desde la base de la Armada Argentina en Ushuaia, donde espera retomar el viaje hacia la Base Orcadas el lunes.

Facundo viaja a bordo del rompehielos Almirante Irízar, el buque de su tipo más grande del continente, que desde 1978 participa de la campaña antártica transportando personal militar, científico, técnico, y suministros a las 13 bases argentinas en el Polo Sur.

De Ushuaia le espera todavía una travesía de cuatro días hacia el extremo del mundo por aguas que esconden misterios insondables, y guardan legendarias historias de intrépidos exploradores venidos de otros confines.

Se embarcó en Puerto Madero el 28 de diciembre, pero en razón de la pandemia todos a bordo hicieron una cuarentena de 14 días, antes de zarpar hacia el Atlántico Sur.

“Hicimos Buenos Aires – Ushuaia por alta mar, a unos 100 kms de la costa”, indicó. Dijo que volvieron a ver tierra cuando el Irizar alcanzó el Estrecho de Lemer, entre la Isla de los Estados y la Isla de Tierra del Fuego. “Navegamos seis horas por el Canal de Beagle hasta Ushuaia”, relató.

Alcalde nació en Mendoza, pero a los cinco años se mudó con su familia a Esperanza, donde hizo la primaria y secundaria, y donde junto a su padre aprendió sobre la naturaleza y su magia.

“Siempre me gustó el campo, es un trabajo que se disfruta, pero es muy individual; yo quería algo vinculado con la conservación; y en esa búsqueda, estaba en 4to año del colegio, decidí estudiar para guardaparque”, contó.

Se estrenó en el Parque Nacional Lanin, en Neuquén, donde estuvo siete años. Fue su experiencia más cercana al aislamiento y el clima extremo.

“A diferencia de Iguazú, que es como Disneylandia y tenés asfalto, mega servicios, en el sur, todo sigue siendo como hace 40 años; estas solo en medio de la montaña, no tenés luz eléctrica, a menos que tengas paneles solares o grupos electrógenos; el agua se toma de vertientes, se sube un caño por la pendiente y se represa; estás aislado, si te cae un metro de nieve te quedas solo por 15 días, un mes; no podés salir ni en 4 x 4”, relató.

“Estuve viviendo en ese clima, fue una escuela verdaderamente. Si bien la Antártida es lo más extremo que existe. Me formé en la montaña, el hielo, la nieve”, completó.

El Parque Nacional Iguazú fue su segundo destino. Lleva más de seis años como guardaparque en las Cataratas.

El último confín

En la Base Orcadas, Facundo y su colega Fernando Morosini, realizarán tareas relacionadas con el censo anual de la población de pingüinos de las islas, que se hace al comienzo y al final de la temporada de reproducción; y de las poblaciones de krill, un pequeño crustáceo que habita las heladas aguas antárticas.

También, se seguirán de cerca a las conocidas como focas de Weddell, y otros mamíferos marinos que habitan el archipiélago.

Facundo contó que será también la primera vez que se encuentre con la fauna que habita esta recóndita parte del mundo, entre pingüinos, focas, cormoranes, petreles, albatros, y palomas antárticas.

“Pingüinos he visto antes de entrar a la escuela de guardas, en Ushuaia, pero en viaje como turista”, comentó.

Las labores se extienden además al gabinete de geofísica, que registra los datos del sismógrafo del Instituto de Oceanografía y Geofísica Experimental (OGS) de Trieste, Italia, y del receptor del sistema de GPS de la Universidad de Memphis, Estados Unidos, organismos que tienen convenios con el IAA y realizan estudios similares en otras bases argentinas.

La estación sismológica de Orcadas integra una red mundial, junto con instalaciones ubicadas en las bases Carlini y Esperanza, en el Parque Nacional Tierra del Fuego, y en Río Grande, que recopilan datos sobre la dinámica de las placas tectónicas, que originan los movimientos sísmicos.

Alcalde y Morosini se capacitaron desde septiembre en las tareas específicas que les tocará desarrollar en las islas, y al arribar recibirán instrucción en el terreno por parte de sus colegas que completaron la misión y vuelven al continente.

Históricamente, las Islas Orcadas fueron visitadas por cazadores de focas y balleneros. La expedición del Scotia, comandada por el escocés William Speirs Bruce, en 1903, fue la primera con fines científicos.

La expedición pasó el invierno allí. Bruce cartografió las islas, y estableció una estación meteorológica, la Omond House, Casa Omond, cuyos vestigios todavía se conservan en el paisaje helado.

El explorador escocés deseaba la continuidad de sus estudios, por lo que vendió las instalaciones al Estado argentino, que ocupó el observatorio el 22 de febrero de 1904.

 

-¿Cómo te imaginás la Antártida?

“Me la imagino como el último lugar de la Tierra; un territorio hostil, desértico, increíble”.

 

Compartí la nota:

Comentarios

Historias

Acosta Ñu, la masacre que dio origen al “Día del Niño” en Paraguay

Publicado

el

Acosta Ñú

Hace 153 años, el 16 de agosto de 1869, tenía lugar en Paraguay la Batalla de Acosta Ñu, en cercanías de lo que hoy es la ciudad de Eusebio Ayala, una de las capitales paraguayas de la chipa, a unos 80 kilómetros de Asunción, sobre la ruta nacional 2 que va a Ciudad del Este.

Eran los últimos meses de la Guerra de la Triple Alianza, Guerra del Paraguay o Guerra Guasú, como también se conoce a esta contienda bélica, que pasó a la historia como genocidio.

El ejército paraguayo estaba en retirada, diezmado. Asunción ya había caído, pero el mariscal Francisco Solano López se rehusaba a rendirse, y estaba decidido a luchar hasta el final; su propio final, que llegaría siete meses después.

Publicidad
CMB Barrios Computación

El exterminio

Acosta Ñu se encuentra a unos 15 kilómetros del casco urbano de Eusebio Ayala, también conocida como Barrero Grande. El lugar de la batalla está, hoy, dentro de una propiedad privada. Hay que atravesar varias tranqueras para llegar. Es un inmenso claro, apenas poblado por palmeras, y atravesado por el arroyo Pirity, que corre dando saltos entre las piedras.

La acción se desarrolló en lo alto de esas serranías, en medio de un paisaje idílico, que hace difícil creer que allí pudiera haber acontecido una masacre.

Los primeros disparos se producen al alba, anunciando el comienzo de una lucha encarnizada que durará 10 horas.

En el campo de batalla, unos 3.500 niños, la mayoría adolescentes, comandados por el general Bernardino Caballero – que sobreviviría a la guerra y sería dos veces Presidente-, se enfrentan a 20.000 soldados brasileños. La desproporción es descomunal, y el balance resultará en la aniquilación total de las tropas paraguayas.

El historiador brasileño Julio José Chiavenato, relata en su libro “Genocidio Americano”, el primero de una bibliografía que revisó la historia oficial, que “los niños de 6 a 8 años, en el calor de la batalla, aterrados, se agarraban de las piernas de los soldados brasileños, llorando, pidiendo que no los matasen. Y eran degollados en el acto”.

Al cabo de los combates, con la tierra regada de niños muertos, el comandante brasileño, Luis Filipe Gastão de Orléans, Conde de Eu, ordenó quemar los campos.

Cuenta Chiavenato que las madres de los pequeños caídos luchaban contra el fuego para sacar los cuerpos de sus hijos de las llamas.

Los historiadores recogen testimonios, como el del general brasileño Dionísio Cerqueira, que participó de la batalla, y describió un escenario desgarrador.

“El campo quedó lleno de muertos y heridos del enemigo, entre los cuales nos causaban gran pena, por el abultado número, los soldaditos, cubiertos de sangre, con las piernecitas quebradas, algunos de los cuales ni siquiera habían llegado a la pubertad”, escribió el militar.

“¡Cuán valientes eran para el fuego los pobres niños!”, manifestó Cerqueira.

Mártires

No fue la primera de las batallas de esa guerra en que pelearon niños. Con la mayoría de los hombres muertos, la resistencia paraguaya se extendió también a las mujeres y los ancianos. Cualquiera que pudiera empuñar un mosquete o blandir un machete.

Semanas antes de Acosta Ñú, tuvieron lugar los combates de Lomas Valentinas y Piribebuy, donde los niños, con sus rostros embadurnados con hollín, fueron protagonistas, y vendieron cara la derrota de los paraguayos.

En Piribebuy, el Conde de Eu llevó el sadismo al extremo y ordenó incendiar el Hospital de Sangre, lleno de heridos, y adonde encerró a muchos de los sobrevivientes de la batalla. Los testimonios describen una escena dantesca.

Fue el presidente Juan Manuel Frutos, quien instauró, por decreto del 19 de julio de 1948, el 16 de agosto como “Día del Niño” en Paraguay, en homenaje a los miles de pequeños mártires de Acosta Ñu, y otros episodios de la guerra más cruenta que conoció el continente.

Compartí la nota:

Comentarios

Seguir Leyendo

Historias

La noticia de dólares hallados en un basural desata búsqueda del tesoro en Santa Fe

Publicado

el

basural

La noticia del hallazgo de miles de dólares por un grupo de empleados municipales en el basural de la localidad de Las Parejas, localidad ubicada unos 100 kilómetros de Rosario, desató una febril búsqueda del tesoro en esta apacible ciudad agrícola santafesina.

Decenas de personas escarban con palas y ganchos en el mar de deshechos en búsqueda del mueble destartalado en el que los trabajadores encontraron el lunes una suma que muchos estimaron en U$S50.000, en billetes de U$S100.

“Al principio creíamos que eran billetes de juguete. Yo nunca tuve hasta el lunes un dólar en la mano. Estaban como enterraditos, impecables. Ni manchados estaban”, relató Federico Báez, uno de los empleados municipales protagonista del increíble hallazgo.

Publicidad
CMB Barrios Computación

“El problema fue que uno me sacó una foto y ahí se pudrió todo. Se enteró todo el mundo. Eso fue lo peor y desde el lunes está lleno de gente buscando dólares, que podrían haber sido míos”, se lamentó el hombre.

“El domingo el basural estuvo cerrado y no pasó nada. Pero este lunes a la mañana, cuando llegaron los empleados vieron varios billetes desparramados y encontraron cerca del armario una bolsa, la primera de las que apareció. Fueron entre ocho y diez empleados en total que se llevaron algunos U$S8.000, otros U$S5.000, otros U$S3.000. Se calcula que entre todos se habrán llevado unos U$S20.000 o U$S25.000”, relató el periodista local Cristian Rosso.

Indicó que el hallazgo del lunes volvió a repetirse el martes, en que otro empleado municipal encontró un botín todavía más jugoso.

“Se estima que en esa segunda bolsa había entre U$S30.000 y U$S50.000 dólares. El hombre le dio algunos billetes a los amigos y se llevó todo el botín”, contó.

Según las crónicas periodísticas, entre quienes revuelven los desperdicios hay personas venidas de otros puntos de la provincia, y también curiosos que llegaron atraídos por el fenómeno, más que por el supuesto tesoro enterrado en la basura.

“Si encuentro un billete es más de lo que cobro en medio mes”, contó al diario porteño La Nación Carlos Martínez, un trabajador que viajó más de 20 kilómetros para sumarse a quienes sueñan con dejar el basural de Las Parejas convertidos en millonarios.

Entre las versiones sobre el origen del dinero, no podía faltar la conexión narco, aunque la más difundida habla de una enigmática anciana de Las Parejas, que falleció recientemente a los 97 años, dejando la fortuna oculta en el doble fondo de su ropero, que sus familiares tiraron a la basura.

Este miércoles, el hallazgo de una supuesta carta, que todos se apuraron en atribuir a la mujer, donde esta habla de una suma total de U$S1.000.000 ocultos en el mueble que todos buscan, renovó la febril búsqueda por encontrar el resto del dinero.

 

Federico Báez, uno de los trabajadores municipales del grupo que encontró unos U$S50.000. Sigue buscando. Foto: La Nación.

El basural de Las Parejas atrae por estos días a personas de varias localidades de la zona. Foto: La Nación.

 

Compartí la nota:

Comentarios

Seguir Leyendo

Historias

Anuncian hallazgo de nueva especie de dinosaurio gigante de la Patagonia

Publicado

el

dinosaurio

Y mientras la última película de la saga inaugurada por Steven Spielberg en 1993 sigue batiendo taquillas, protagonizada por un monstruo patagónico, científicos argentinos presentaron al mundo el más reciente y sorprendente hallazgo de otro dinosaurio gigante y feroz, de los descubiertos en el sur del país.

Se trata de Meraxes Gigas, una bestia prehistórica que vivió 20 millones de años antes que el Tiranosaurius Rex, la estrella del primer filme de la serie, y el depredador jurásico más temible de todos los tiempos.

Los científicos destacaron que se trata del esqueleto de dinosaurio más completo encontrado hasta el momento, lo que permitirá no solo caracterizar detalladamente a estos habitantes de América de hace millones de años sino también “discutir el proceso evolutivo”.

Publicidad
CMB Barrios Computación

La investigación comenzó en 2012, con el hallazgo de los primeros restos óseos, e implicó diez años de trabajo, entre excavaciones, limpieza de los huesos, estudios microscópicos y clasificación, y fue publicada este jueves en la prestigiosa revista científica Current Biology.

“La importancia de Meraxes radica en que es el primero de los carcarodontosáuridos (dinosaurios carnívoros gigantes) de América que aparece bastante completo. Hasta ahora habíamos tenido problemas con los otros que encontramos porque estaban muy incompletos; por ejemplo no teníamos un sólo cráneo para medir”, contó el paleontólogo e investigador del Conicet en la Fundación Azara, Sebastián Apesteguía, uno de los excavadores.

Detalló que el equipo encontró “un cráneo completo y también los brazos y las piernas, por lo que podemos tener un montón de detalles de proporciones de medidas y discutir el proceso evolutivo”.

Una de las cuestiones que pueden analizarse a partir de los restos hallados es “por qué los dinosaurios de cráneo más grandes entre los carnívoros tienen los brazos tan pequeños”, explicó.

“También pudimos comprobar que la garra interna de los tres dedos del pie está crecida al punto de que es el doble que cualquier otra. Eso nos demuestra que usaba sus pies como armas, además de la cabeza”, describió Apesteguía, autor de numerosos libros de divulgación como “Nuestros Dinosaurios” y “Vida en Evolución”.

Señaló que gracias a estudios de paleohistología, el análisis microscópico de los huesos, pudieron establecer que el ejemplar de Meraxes encontrado había vivido unos 45 años, lo que lo convierte en uno de los dinosaurios más viejos que se conocen en el mundo, incluso más que los Tiranosaurius Rex hallados, que vivieron entre 30 y 33 años.

Brazos cortos y garras filosas

Este dinosaurio patagónico alcanzaba unos 11 metros de largo y pesaba más de cuatro toneladas, unos 4.200 kilogramos.

Su cabeza era enorme, con huesos muy ornamentados con protuberancias, crestas y surcos, y sus dientes del tamaño de cuchillos, mientras que sus brazos eran como los de una persona.

“Sobre la espalda tiene una especie de hendidura que seguramente se correspondía con una subida de la línea de vértebras dándole una pequeña joroba. Su sacro tiene una forma curiosa como de silla de montar y sus patas eran poderosas”, describió Apesteguía.

Los restos del dinosaurio fueron hallados en la Barda Atravesada de las Campanas, un sitio árido a unos 20 kilómetros de Villa El Chocón, en Neuquén, donde se encuentra una parte del conjunto rocoso conocido como la Formación Huincul, de principios del Cretácico Superior, de entre 96 a 93 millones de años de antigüedad.

El equipo de científicos se completa con los investigadores Juan Canale, Pablo Gallina, Alejandro Haluza, Andrés Moretti, Jonatan Aroca, Rogelio Zapata, Akiko Shinya, Mara Ripoll, Miguel Romero y Leandro Ripoll.

La excavación recibió apoyo de National Geographic Society y todo el trabajo fue financiado además por la Municipalidad de Villa El Chocón, la Fundación Azara, la Agencia I+D+i, The Field Museum y la National Science Foundation, de Estados Unidos.

El nombre Meraxes remite a uno de los dragones de Game of Thrones, del escritor George R.R. Martin.

El esqueleto se exhibe en el Museo Paleontológico “Ernesto Bachmann”, de Villa El Chocón, donde también se expone el Giganotosaurus Carolini, el último gigante hallado en Neuquén, que habitó el planeta hace 100 millones de años y encarna al monstruo de “Jurassic World: Dominion”.

Compartí la nota:

Comentarios

Seguir Leyendo

#LVMpublicidad


Diarios de Argentina

Publicidad

Lo más visto