Nuestras Redes

Cultura

A 25 años de la gira eterna, su hijo Lolo y un amigo recuerdan a Fermín Fierro

Publicado

el

Fermín

Hace 25 años partió a la gira eterna Fermín Fierro, uno de los músicos populares más importantes de Misiones. Compuso más de 300 canciones, muchas de ellas dedicadas a las provincias del Litoral e incluso producciones conceptuales, como la que dedicó al Libertador General San Martín y que lo llevó a ser la Revelación de Cosquín en 1966.

Aunque para entonces su más famosa canción, “Mi serenata”, había sido popularizada por María Helena, obra que en las últimas décadas fue interpretada por múltiples artistas del país, como Soledad Pastorutti, Los Alonsitos o Los Ojeda en Paraguay. Fermín Fierro descansa en el cementerio posadeño de La Piedad, desde que murió en 1999. Es por eso que hoy, 13 de abril -según declaró la Legislatura provincial un año después- se celebra el Día del Cantautor Misionero.

Fermín Fierro era su apodo. Había sido rebautizado por su manager con ese nombre en la década del 60, cuando ya estaba viviendo en Buenos Aires. Se había ido a los 17 años para estudiar Derecho en la ciudad de la Plata pero también para probarse en la música y en eso último le fue muy bien. Fue parte de Los Nocheros de Anta -que tuvo varias formaciones-y de Los 3 Chispitas, un grupo con el que salió de gira por el exterior. A su regreso comienza su historia solista para dar rienda a sus distinguidas creaciones, entre ellas Rosario Gaucho, junto a Los Arribeños y con voz de Alfredo Alcón.

En su documento decía que se llamaba Raúl Obdulio Posse Benítez, era hijo del español Jesús María Posse y Magariños y la paraguaya María Eugenia Benítez y Aragón. “Nació en el barrio Patotí, por Tambor de Tacuarí, que antes se llamaba Florida”, contó su amigo Ramón Delgado Cano a La Voz de Misiones. “Lo conocí de grande. Hicimos muy buena amistad con él, participamos en muchos festivales, lo acompañamos en muchas fiestas. Estábamos en la semana tres o cuatro veces juntos”.

A Fermín sus allegados lo conocían como Luli y según reconstruyó su amigo Ramón tenía una personalidad fuerte pero se hacía querer por todos. “Era gracioso y cascarrabia. Quería pelear con quien no estuviera de acuerdo con él. Un ser extraordinario que se daba con los amigos. Se brindaba con todo el corazón, muy generoso”.

En la década del 70, la obra de Fermín se populariza en España. Uno de ellos es “Yo soy argentino“, en la voz de Gauchos 4. De esa manera, es contratado para cantar por el Viejo Continente junto a Los Chalchaleros. Luego vuelve a realizar otra gira más en España, esta vez acompañado de su pareja embarazada y allí en España nace su hijo, un niño que recibió el apodo de Lolo y que, más adelante, en el 2001, saltaría a la fama como el guitarrista de Miranda durante trece años. “Para mí Fermín no era un músico conocido de Misiones. Era mi papá músico que había abandonado a mi mamá”, reconoció Lolo a La Voz de Misiones.

“Yo nací en el 74. Ellos se fueron a España con mi mamá embarazada y, bueno, allá Fermín hizo la suya y ella se volvió para acá”, contó Lolo. “Porque la verdad era un excelente músico pero como padre, yo que sé, calculo que por su historia familiar también que es complicada, era medio raro como padre. No sé si estaba para ser un padre y formar una familia. Me parece que era como un músico chapado a la antigua, se iba de gira. Tenía una historia bastante complicada con su mamá y su papá que se murieron. Lo criaron sus dos hermanas que eran bastante complicadas también. Te puedo contar que lo habían metido en un colegio y se iba a tocar con la primera banda que tuvo. Y cuando estaba en la casa se terminaba escapándose. Al final, cuando fue mayor, de tanto que se escapó, ya era un músico de ley”.

Fermín

El cantautor misionero solo tenía 55 años cuando murió complicado por una cirugía que tenía programada en una clínica de Posadas. Debían colocarle un bypass y si bien parecía estable, horas después de la intervención médica, dejó de respirar. “Fue una gran tristeza para nosotros. Teníamos un grupo de amigos muy allegado y Fermín era el que unía todo. Por su simpatía, por su amiguismo, por su compañerismo. Eso no lo digo solo yo. Lo puede decir cualquiera que lo conoció”, lamentó Ramón.

En ese entonces, Lolo no había podido establecer una relación estrecha con su papá y se habían encontrado tan solo tres veces en la vida. Él vivía en Buenos Aires, “trabajaba en un locutorio y no tenía dinero para viajar a Misiones”, admitió. A los cinco días se enteró que su papá Fermín había muerto. Le había contado su hermanastra, la folclorista María Eugenia Díaz. “No pude ir a su funeral, a su casa. No pude entrar a su departamento ni tomar contacto con las cosas de mi padre”, reconoció el artista.

Es la guitarra de Lolo

De esa manera, Lolo no pudo quedarse con ningún recuerdo de Fermín, ni si quiera con uno de los mil discos de “Los Misioneros somos así” que el cantautor grabó en Posadas y pretendía presentarlo con invitados como Horacio Guarany y La Sole. Con un escribano de por medio, una exesposa se llevó todas las pertenencias que quedaban de él en el departamento que habitaba por Colón casi Mitre. Pero no se llevó absolutamente todo: quedó una guitarra.

“No sé porqué razón quedó en la casa del Negro Dedieu y en todas las fiestas que hacíamos los músicos querían tocarla porque era muy linda, de concierto. Fermín era un ejecutor de guitarra máximo, tocaba muy bien en cualquier ritmo. Se acompañaba en blues, jazz, polca, guarania. Era un virtuoso de la guitarra. Y con el Negro decíamos que en cualquier momento esa guitarra se va a romper, nos van a robar”.

En el año 2012, los amigos de Luli se enteran que Miranda tenía agendado un recital en el anfiteatro Manuel Antonio Ramírez y con la banda venía el guitarrista Lolo Fuentes. “Fuimos al hotel con la guitarra. El conserje nos hizo esperar. ‘Ya baja el señor Lolo. ¿Quién lo busca?’”, le preguntaron a los hombres adultos que estaban metidos entre adolescentes que querían fotos con Ale Sergi o con Juliana Gattas “porque Miranda estaba en su apogeo en ese momento”, recordó Ramón. Después de explicar las intenciones al recepcionista del hotel y al manager de la banda lograron convencerlos para que finalmente llamaran a Lolo, quien bajó y se encontró con Ramón y Dedieu. “Fue tanta la emoción de este chico que se les caían lágrimas. ‘No puede ser. Mi papá está acá’, decía”.

A 22 años de aquel encuentro con los amigos de Fermín, con su carrera solista a pleno, alejado hace más de una década de Miranda, Lolo aún conserva entre sus pertenencias el tan preciado instrumento de cuerdas. “La tengo. Es una guitarra marca Alhambra, de la Alahmbra. Española. Es una guitarra de flamenco, la tengo conmigo y la aprecio mucho. Es más, no le cambié las cuerdas hasta que se rompieron un par de ellas porque tenían el ADN de mi papá. Pero no me quedó otra que cambiarlas. Esa guitarra está conmigo y estará conmigo hasta que me muera”.

Lolo

Lolo en Posadas y con la guitarra de su papá. En 2012, el por entonces músico de Miranda visitó la casa de Ramón, amigo de Fermín.

Aquel encuentro de Lolo con los amigos de su papá sirvió no solo para llevarse el instrumento musical sino para conocer mejor a Fermín. Eso fue posible a través de las anécdotas que fueron reconstruyendo para él, incluso las más románticas en las palabras de una novia que había tenido el cantautor posadeño que, sin lugar a dudas, inspiró a Lolo para convertirse en el artista que hoy es. Por eso considera, a pesar de la distancia que tuvieron en casi toda la vida, que han hecho las paces.

“De alguna manera hice mis rituales para despedirlo y tuve mis conversaciones con él. Yo siento su espíritu bastante cerca. Y siento que me acompaña mucho. Y sobre todo en la música. Yo no estudié música. Es una herencia genética, más que nada. La música está adentro mío desde que yo nací. Bueno, obviamente que tuve mis estudios porque fue incorporar conocimientos. Pero siento que él me dio eso”.

La intensa vida de Fermín se apagó temprano y dejó detrás la letra y la música de una época, a la que ya le rendía tributos nostálgicos, como la descripción poética de su ciudad natal, “perfumadas tus noches de jazmines y azahar”, (…) “con tus altas barrancas, luna en el Paraná” y “la Estudiantina que no va a morir”, según canta en su bellísimo “Recuerdo a Posadas” que hoy lo recuerda a él.


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria

Cultura

Murió a los 78 años Graciela Cambas, la “Filósofa del Paraná”

Publicado

el

La Doctora, profesora e historiadora Graciela Cambas falleció hoy a los 78 años y sus restos serán cremados. Era la madre de Gervasio Malagrida, músico y Secretario de Estado de Cambio Climático de la Provincia. También era una de las dos hijas de Aníbal Cambas, escribano, historiador, músico, poeta y fundador de la Junta de Estudios Históricos de Misiones y el Museo Regional que lleva su nombre.

Además de docente e investigadora, Cambas era una gremialista que acompañó los reclamos de sus pares trabajadores en la Asociación de Docentes Universitarios de Misiones (Adunam). “Participó en innumerables ocasiones en la defensa de las condiciones laborales”, indica un texto que lleva la firma del secretario general de Adunam, Pablo Rubén Stasuck, quien le dedica un “agradecimiento póstumo a las actividades y posturas que siempre con convicción y pasión desarrolló”.

Según el Departamento de Historia de la Facultad de Humanidades, quien era jubilada de su institución y “en su carácter de docente formadora, tuvo una extensa trayectoria en la cual brindo clases del campo de Filosofía en las carreras de Licenciatura en Historia, Licenciatura en Letras, Licenciatura en Antropología Social, Profesorado en Historia, Profesorado en Historia con Orientación en Ciencias Sociales, Profesorado en Letras. Sus inquietudes académicas estuvieron en torno a la revalorización del patrimonio tangible e intangible de la Provincia de Misiones”.

La historiadora Natalia Vrubel destacó la dedicación que tuvo Cambas en su “proyecto de Investigación Guaraní Jesuítico y Patrimonio” y recordó lo que sufrió “cuando se cerró en los tiempos de la dictadura las carreras de Educación y Filosofía”. Por eso, Vrubel consideró que es una “deuda pendiente. Esa carrera debe reabrirse y llevar tu nombre: ‘Dra. Graciela Cambas’, nuestra filósofa del Paraná”.

Por otra parte, un texto firmado por los escritores Alberto Szretter y Carlos Piegari, en honor a Cambas, indica que ella “representaba el trabajo incansable en tratar de esclarecer y difundir la historia, en plasmar en textos, clases y charlas la hondura que necesitamos, que necesitan estos años. Ese espesor que falta en este tiempo tan extraño, tan cruel, y oscuro. Y más ahora, sin ella, andan diciendo”.

Foto: gentileza Natalia Vrubel


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria
Seguir Leyendo

Cultura

Después de Europa, Lira Verá gira por Buenos Aires y piensa en Costa Rica

Publicado

el

Lira Verá, el dúo posadeño que integran Anahí Giménez y Susana Villalba, saldrá de gira por Buenos Aires este fin de semana para concluir, el 1 de junio, en el Ciclo Federal de Mujeres Creadoras de Música.

El tour se inicia al cumplirse casi un año de su primera experiencia por Europa, cuando salieron a tocar junto al ballet Raíces Nuevas. Luego de esa experiencia, Lira Verá planea conciertos en Costa Rica y volver al Viejo Continente. “Que no se dejen comer la cabeza como que es algo que no cualquiera puede llegar”, aconsejó Anahí, quien junto a Susana conversaron con La Voz de Misiones.

“Yo siempre soñé. Siempre quise conocer Francia. Si bien conocí de paso, tengo la sensación de haber vivido un cuento”, admitió por su parte Susana sobre la gira que hicieron entre julio y agosto pasado junto al Ballet Folklórico Raíces Nuevas (de El Alcázar) por Bélgica, Italia, República Checa y Polonia, donde interpretaron música popular argentina.

De esa manera fueron parte del Festival Internacional de Folklore en Pontelandolfo, de Italia. “El calor italiano es una cosa maravillosa, son excelentes anfitriones”, aseguró Susana, quien se mostró sorprendida porque “consumen mucha música latina. Cuando llegamos pensamos que era un agrado hacia nosotros pero en realidad no. Ellos consumen cuarteto, cumbia, Los Palmeras”.

Si bien el rol era acompañar en la música a los bailarines, ambas tuvieron algunos momentos para mostrar el estilo humorístico que las caracteriza como dueto. “Lo que hicimos nosotras fue estudiar cuáles eran las canciones más populares de la zona”, contó Anahí. Entonces, “en medio de una polca paraguaya, fue cortar y poner una canción de ellos, la letra y la melodía de una canción popular. Pero en tiempo de polca. Ahí quedaron re locos y fue cuando mucha gente viviendo en Italia, argentinos, se acercaron, nos preguntaron de dónde éramos”.

“Cuando estuvimos en República Checa -contó por su parte Susana-compartimos con gente de Indonesia y de Ucrania, de todo el mundo. No todos manejaban el inglés. Pero sí esa impronta picaresca que tenemos. Porque ese fue siempre el fuerte de Lira Verá: nos reímos de nuestra región y del Mercosur. Con ellos sí pudimos comunicarnos y llevar esa impronta de la alegría o de la nostalgia”.

Las cantantes también recorrieron con los demás artistas misioneros los festivales folclóricos de Poznan, Bonheiden, Liptál y Karlovy Vary. “Conocimos mucha gente y, con esas personas, el idioma no fue una barrera”, reconoció Anahí. “A mí, de repente, se me despertó un inglés que no sé de dónde era. Con el italiano, a no ser de que hablaban de modo turbo, nos logramos entender ambas partes”.

Además de los paisajes y la arquitectura antigua, los aromas y los sabores con los que se encontraron también resultaron toda una revolución para las artistas posadeñas. “Misiones tiene su aroma a tierra particular. Después te vas a Chaco, Corrientes, o Buenos Aires, ese aroma cambia. Sé ahora que atravesar el mar el aroma cambia”, reflexionó Susana.

“En Bélgica fuimos al supermercado. Teníamos que compartir la cultura gastronómica con las personas con las que paramos. Entonces Anahí dice ‘voy hacer un pan de carne’. Porque era lo más fácil que teníamos a mano. Pero en realidad queríamos comer empanadas”.

“Queríamos comer cualquier cosa con carne de vaca-agregó por su parte Anahí-. No importaba. Fuimos al súper y no es como acá, que encontrás un vacío, un peceto. Había pulpa en trocitos y molida. Y nosotras dijimos que teníamos que hacer algo que tire. Fueron demasiados días de chancho. Y ahí hicimos el pan de carne, y creo que durante tres días comimos eso porque compramos un montonazo”.

Luego de esa primera gira por Europa, Lira Verá apunta a emprender una aventura similar en febrero próximo por Costa Rica y además, no en mucho tiempo, regresar por los lugares que conocieron del Viejo Continente.

“Hay que ser autogestivos, más en los momentos que estamos pasando”, sugirió Anahí. “Venimos transitando nuestros 19 años de dúo que es un montón, y tratar de sostenerlos tiene que ver con ese trabajo. No quedarse a esperar a que venga alguien y te genere algo. Sino no quedarte solo con lo que tenés sino con lo qué más podes aportar y darle trabajo. Para que deje de ser trabajo y lo puedas disfrutar, para que también el mensaje de lo que quieras sea con claridad”.

Mientras tanto, Lira Verá hace las valijas para iniciar el domingo una visita por Buenos Aires, en el club social Cambalache, de San Telmo. También estarán en el programa que conduce Sandra Mihanovich en Radio Nacional y serán parte de la peña Casi Viernes, del barrio porteño de Almagro.

En tanto que, el primero de junio, el dueto presentará su propuesta musical como Referentes de la provincia de Misiones en el Museo Histórico del Cabildo y la Revolución de Mayo, dentro del marco del Ciclo Federal de Mujeres Creadoras de Música propuesto por el Instituto de Mujeres Trabajadoras en la Actividad Musical Argentina (IMTAMA).


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria
Seguir Leyendo

Cultura

El apostoleño Andrés Paredes colgó una obra a 25 metros de altura en Corrientes

Publicado

el

El artista apostoleño Andrés Paredes instaló una mariposa calada gigante en la Feria de Arte Contemporáneo de Corrientes (ArteCo) que se realizará desde este jueves al domingo en el puerto de la ciudad capital.

Es una obra que desarrolló en su taller de Apóstoles, que mide 8×4 metros y ya está colgada de una grúa. El artista plástico misionero fue invitado por la curadora Lucía Arias para colgar su obra a 25 metros de altura en una feria en la que participan decenas de artistas nacionales e internacionales.

Paredes partía hoy desde el aeropuerto de Santiago de Chile, luego de pasar varios días en el desierto de San Pedro de Atacama, adonde pintó un conjunto de cuadros con sedimentos del lugar, como parte de una residencia de Awasi Artist Immersion, tal como adelantó hace unos días a La Voz de Misiones.

“Estuve pintando en las terrazas del Géiser Blanco. Dentro del campo geotérmico más alto del mundo, con agua y vapor que brotan de la profundidad de la tierra de origen volcánico”, contó a través de las redes sociales.

Se trata de la manipulación de “materia orgánica naranja y verde, que es el resultado la interacción de organismos autótrofos que utilizan el CO2 del ambiente para generar tapetes microbianos”, detalló sobre “la experimentación artística” que registró con videos y fotografías.

El “Río marrón” como lema

La sexta edición de la Feria de Arte Contemporáneo de Corrientes (ArteCo) tiene como lema “Río Marrón: experiencias de barro y agua”, con la idea de inspirarse en el ecosistema cultural de la región guaranítica, integrando por el sur de Bolivia, Brasil y Paraguay, además de los sectores del norte argentino.

En el ArteCo 2024 estarán presentes 24 galerías de distintas partes del país que quedaron seleccionadas por el jurado integrado por el gestor y coleccionista Joaquín Rodríguez, la artista y docente correntina Fernanda Toccalino y la gestora santafesina Yuyo Gardiol, según publicó Clarín sobre la presentación que hizo semanas atrás el Instituto de Cultura de Corrientes en el Centro Cultural Recoleta, de Buenos Aires.

Mariposa calada. La obra de ocho metros de largo, antes de ser colgado en el puerto

En el ArteCo se entregarán dos premios/residencias para artistas de Corrientes y la región.  Una de ellas es la Ñande Mac que se desarrollará en Maldonado (Uruguay) y la otra residencia será en el Espacio de Arte La Nave (Buenos Aires).

La Universidad Nacional del Nordeste, por su parte, otorgará en el ArteCo el Premio UNNE Adquisición, con la idea de comprar una pieza distinguida para integrar el Patrimonio del Centro Cultural Universitario (CCU).

Para el ArteCo hay galerías del Paraguay invitadas. Se destaca el espacio editorial bajo la curaduría de Lucas Mercado, el Festival de Arte Sonoro curado por Julia Rossetti y Martín Sandoval, el programa de Becas para Artistas Visuales de Corrientes coordinado por Fernanda Tocallino, el espacio de video y Festival Play videoarte y cine experimental con curaduría de Maia Navas; el proyecto de intervenciones site-specific en los exteriores de la Feria curado por Lucía del Milagro Arias y la muestra de artesanía contemporánea Ñande Yvy con curaduría de Hada Irastorza.

El apostoleño Andrés Paredes instalará una obra en el desierto de Atacama

 


Pinturas Misioneras
Barrios Computación
ElectroMisiones

Animal World Veterinaria
Seguir Leyendo
Publicidad

Lo más visto