Nuestras redes

ECONOMÍA

Fernández congelaría por 6 meses las cuotas y el capital de los créditos UVA

Sería una de las primeras medidas de gobierno mientras se busca una solución para este tipo de deudores hipotecarios. Las cuotas aumentaron más de 150 por ciento

Alberto Fernández está terminando de definir quién ocupará los cargos más sensibles en el próximo gabinete. Pero, en paralelo, los equipos técnicos ya trabajan en los que serán las primeras medidas de la próxima administración y con la que se busca marcar una bisagra con lo llevado adelante por Mauricio Macri.

En ese contexto es que aparecen los créditos hipotecarios medidos en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) que lanzó la gestión de Federico Sturzenegger al frente del Banco Central y que Mauricio Macri señalaba como la salvación para la “inexistencia” del crédito tradicional para acceder a la vivienda y emulaba como ejemplo el proceso chileno.

Cuatro años más tarde de su nacimiento, un proceso inflacionario imparable y 100.000 deudores bajo este modelo, los tenedores de estos créditos están pidiendo una solución frente a que a finales de diciembre se disparará la cuota no menos de un 25 por ciento.

Esto será la consecuencia de la medida electoral que tomó Cambiemos para los tenedores de créditos UVA en donde, a través de un tuit publicado el pasado 15 de agosto, el presidente Macri anunciaba que se congelaba hasta finales de diciembre el ajuste por inflación.

“A fines de 2019, los cerca de 80.000 hipotecados que fueron alcanzados durante cuatro meses por el congelamiento temporario, deberán afrontar el pago de las cuotas con un incremento del 25% frente a este panorama que describimos, resulta necesario salir de la indexación en los créditos hipotecarios”, solicitó el Colectivo Hipotecados mediante un comunicado.

Esta tarde, el hashtag #SalirDelUVA se convirtió en trending topic en Twitter con detalles de los reclamos y pedidos al próximo gobierno.

En este contexto es que desde el Colectivo reclaman “el inmediato congelamiento tanto de la cuota como del capital adeudado que alcance a todo el universo de hipotecados e impulsamos una salida definitiva del sistema, que transforme a los créditos hipotecarios en instrumentos viables para materializar el derecho constitucional de acceso a la vivienda”. Y podría ser realidad.

En el equipo económico del presidente electo está la carpeta “créditos UVA” y la intención que hasta ahora gana vuelo es la de congelar por seis meses los créditos, tanto cuota como capital.

“Los tomadores son alrededor de 100.000 personas y buena parte se encuentra en entidades financieras públicas, lo que facilita tomar una decisión de este tipo”, explicó una fuente del entorno del presidente electo.

“Con la banca privada tampoco deberíamos tener inconveniente en tomar esta medida porque en principio tiene muy pocos casos de créditos UVA en sus carteras y, además, casi no hay morosidad en los pagos que en un contexto como este no es menor”, agregó.

La baja morosidad de los pagos de las cuotas es porque el propio sistema obliga al tomador del crédito tener su cuenta sueldo en la misma entidad financiera donde tiene la deuda para que se le descuente directamente.

Inflación

Cuando se lanzaron los créditos UVA se ponía como ejemplo cómo habían funcionado en Chile, un país casi sin inflación, condición necesaria para que este modelo funcione.

Así, en abril de 2016 los bancos públicos ofrecían créditos a treinta años de plazo y ajustables por inflación, a tasas entre 3% y 7% que se agregarían a los aumentos de precios.

En agosto, el presidente del Banco Central e impulsor del plan, explicaba que con los valores de la inflación de ese momento una persona con un salario de 23.000 pesos accediendo a un crédito a 30 años sólo tendría una diferencia de 1.000 pesos entre la cuota y un alquiler.

Tres años más tarde, en marzo de 2019, la Unidad de Valor (UVA) acumuló un incremento del 141,78%, al pasar del valor inicial de $14,05 a 33,97 pesos. En el caso de un crédito de USD 70.000 tomado en 2016 tomaba una cuota inicial en mayo de 2016 de $6.153 y pasó a $15.212 en igual mes de 2019, lo que muestra un 147 por ciento.

ECONOMÍA

Plan “Argentina Hace”: como inscribirte para cobrar en este programa

Para inscribirse, los interesados deben tener todos sus datos actualizados en la base de ANSES.

El Plan Argentina Hace tiene como objetivo reactivar la economía, garantizar el acceso a derechos y mejorar el bienestar general. La idea es que cree 20.000 empleos.

La iniciativa Argentina Hace en la que está involucrada ANSES propone crear 20.000 nuevos empleos locales (50% para varones y 50% para mujeres) a lo largo de todo el país, con infraestructura social básica de ejecución rápida y con un presupuesto extraordinario de $8.500 millones.

Requisitos para conseguir trabajo en Argentina Hace

Ser mayor de 18 años.
El grupo familiar no puede tener ingresos.
No pueden estar trabajando.
Compatible con Programa Alimentario y Asignación Universal por Hijo.

Cómo anotarse

Para poder anotarse al nuevo programa social del gobierno de Argentina Hace, tendrán que tener todos los datos actualizados en la base de datos de ANSES del beneficiario y del grupo familiar.

La principal herramienta que va a facilitar Argentina Hace es lograr nuevos cursos de capacitación y oficios para poder lograr nuevas oportunidades laborales en obras de construcción.

La inscripción al plan Argentina Hace resuelve los pequeños problemas de obras públicas realizadas por vecinos del mismo barrio, cooperativas y pequeñas empresas de construcción.

Cómo se cobra

Una vez que se completó el proceso de inscripción por medio del Ministerio de Desarrollo Social y ANSES se comenzará a recibir el sueldo mensual por los trabajos realizados. Si tomamos como referencia el plan Hacemos Futuro, el sueldo mensual ronda entre los $7.500 y los $8.500 pesos por titular.

El cobro se realiza siempre de manera mensual por medio de una cuenta bancaria del Banco Nación. Se va a entregar una tarjeta de débito MasterCard o VISA con saldo disponible para que cada beneficiario pueda retirar el dinero del cajero automático o realizar compras.

La ventaja que tiene este pago mensual es que si estás anotado en la Tarjeta Alimentaria será compatible con la inscripción.

Se recomienda ingresar en MI ANSES con la clave de seguridad social y el número de CUIL para poder verificar cada uno de los datos que tienen agendados y corroborar si están actualizados.

Al igual que Argentina Trabaja, Hacemos Futuro o Manos a la Obra, se deberán respetar los requerimientos establecidos por el gobierno nacional.

Inscripción

La inscripción se tiene que hacer en cada una de las oficinas de Desarrollo Social y sucursales de ANSES con turno previo según como estableció el gobierno. Cada postulante tendrá que presentar el DNI junto a la constancia de CUIL.

Si tenes hijos se deberá llevar la fotocopia del DNI de cada uno de tus hijos.

Seguir leyendo

ECONOMÍA

Argentina entre los 4 países con mayor inflación del mundo

Con el 53,8% que arrojó la inflación en el país, la Argentina se ubica en el cuarto puesto en el ranking de inflación mundial, según surge de comparar la cifra que hoy difundió el INDEC con las previsiones el Fondo Monetario Internacional. Sólo es superada por Venezuela, Zimbabue, 183% y Sudán con 57%.

De esta forma, el país sigue siendo “líder” en inflación, un flagelo que ha dejado de castigar a la mayor parte del mundo.

De los 189 países con que el FMI cuenta con estadísticas, sólo 17, es decir menos de uno de cada diez, registra inflación igual o superior al 10% anual.

La tasa de suba de los precios con la que se despidió la administración de Mauricio Macri también es elevada en términos de la historia argentina. Analizando los últimos cincuenta años, se ubica entre las 20 más altas.

El último medio siglo, presenta como antecedentes dos episodios de hiperinflación (1989 y 1990), 14 años en los que la tasa superó el 100% anual, 38 años en los que registraron dos dígitos, y sólo 12 períodos en los que fue menor al 10%.

Dicho de otra forma, sólo en uno de cada cuatro años el país registró una tasa relativamente “normal” de inflación.

Para hacer más colorido el inestable mapa de precios una Argentina “inflacionaria serial”, el lapso 1999-2001 presenta como fenómeno insólito años de deflación de precios, pero que sirvieron sólo como antesala a una nueva explosión inflacionaria de 2002.

La inflación de diciembre pasado alcanzó a 3,7%, es decir más de medio punto por debajo del registro del mes precedente.

En el último mes del año, la inflación estuvo impulsada por la suba en los alimentos, rubro en el que incidió particularmente la suba en los productos cárnicos.

Pero también impactaron otros aumentos como los registrados en esparcimiento, capítulo que sube por razones estacionales, y la atención médica.

La mayoría de los analistas considera que la tasa de inflación experimentaría en los próximos meses una baja gradual. Por caso, la proyección de Ecolatina es de una suba de 3,4% para el mes en curso, con un descenso a 3,4% y 3,1% para febrero y marzo venideros, en ese orden.

De todas formas, de cumplirse estos pronósticos, la suba de precios superaría el 10% en el primer trimestre del año.

A favor de la desaceleración de los precios juegan distintos factores. Por un lado, y más allá del aumento de suma fija para los sectores de menores ingresos, la moderación que vienen mostrando los gremios de cara a las negociaciones salariales tiende a descomprimir este frente.

Por otra parte, el ajuste de tarifas -uno de los factores que más incidió en la inflación durante toda la gestión del anterior gobierno- ha quedado congelada (al menos para casi todos los rubros) por espacio de 180 días, según lo dispuesto por la administración del presidente Alberto Fernández.

El dólar oficial –la principal referencia que toman los operadores económicos a la hora de determinar precios– ha mostrado cierta estabilidad en los últimos meses.

De acuerdo con cálculos privados, el tipo de cambio real se encuentra en un nivel cercano al promedio histórico, pero los analistas consideran que difícilmente esta variable se pueda mantener quieta si es que el país quiere resolver los problemas derivados del frente externo. Así, algunos economistas entienden que “el Banco Central tendrá que dar en algún momento una señal de que el dólar no se va a quedar quieto, si es que no quiere acumular presiones”.

De ser así, el ajuste del tipo de cambio tendería a fijar un piso a la marcha de los precios. De todas formas, en medios oficiales son optimistas.

Entre otros factores, consideran que en momentos en que la utilización de la capacidad productiva instalada se ubica “en el subsuelo” -ronda el 60%-, la esperada suba de la demanda derivada de los planes de estímulo al consumo lanzados por el gobierno deberían dar una respuesta “por cantidad” y “no por precios” de las empresas.

En tanto se espera la conformación del Consejo que tendrá a su cargo el armado de un pacto de precios y salarios, la inflación en la Argentina sigue empujada, además, por la inercia que deriva de la generalizada indexación que afecta a la economía.

Seguir leyendo

ECONOMÍA

¿Por qué Misiones tiene la nafta más cara del país?

“Reducir la brecha del precio diferencial del combustible que tiene Misiones respecto de Buenos Aires”, fue uno de los puntos elevados por el gobernador Oscar Herrera Ahuad al ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas.

El pedido del mandatario provincial está fundamentado en que los precios de combustibles en la tierra colorada se ubican entre los más caros de todo el país. Y así lo reveló un informe de la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (FECRA), que fue publicado en el portal Infobae.

En el temario de 14 puntos presentados al Ministro nacional, Herrera Ahuad incluyó el tema de los valores del combustible. En el texto elevado por el mandatario misionero se menciona que “se verifica una diferencia mayor al 10% que no justifica el costo del flete en esa distancia”.

Justamente, el costo del transporte es uno de los argumentos esgrimidos por los empresarios para justificar los altos valores en la región del Noreste Argentino (NEA).

De acuerdo al informe, “en Misiones se encuentran los precios más caros de todo el país, sin importar la bandera petrolera. El litro de nafta súper en la gasolinera de YPF cuesta $59,62; Axion $59,98 y en Shell supera los $60. La diferencia con Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), por ejemplo, es enorme: YPF $53,45; Axion $53,49 y Shell $53,83”.

En el podio de los valores más altos se encuentran Santiago del Estero con $59,09 (YPF); $60,42 (Axion) y $63,72 (Shell). Aunque comparando con el Sur Argentino, la diferencia se estira todavía más: en Chubut la súper vale entre $47,28 y 47,70.

En la publicación Infobae menciona que “con diez aumentos a lo largo del último año, los precios de los combustibles, las naftas y el gasoil, se incrementaron en promedio un 41,8% durante 2019. Y aunque en algunos meses hubo incrementos diferenciados, que fueron más altos para las estaciones de servicios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y más bajos en el resto del país, la brecha de precios entre las distintas zonas del país se mantuvo elevada”.

Además, puso como ejemplo que “hoy, cargar nafta en las estaciones de servicio de la Ciudad de Buenos Aires puede costar hasta $6 menos que en otras localidades del país. Mientras que en Capital Federal, el litro de nafta súper ronda los $53,45, en la provincia de Entre Ríos, Chaco y Salta, está unos centavos por encima de $58. Y en el resto de las jurisdicciones se mueve en el rango de los $57 por litro”.

“La excepción son las provincias patagónicas, que por una ley nacional cuentan con una reducción aproximada del 22% en el precio de las naftas y 12% en el caso del gasoil. El precio más barato para la nafta súper se encuentra en la provincia de Neuquén, con $44,68 por litro”, aclara el informe elaborado según datos recopilados por la FECRA.

La incidencia de los fletes

Por su parte, según fuentes oficiales difundidas en el informe “las diferencias se deben a variaciones en función del costo de flete (según la cercanía con puertos y refinerías), impuestos provinciales, Ingresos Brutos, impuestos municipales y otros factores relacionados con el mercado.

Las empresas petroleras, además, suman como otro factor la relación entre oferta y demanda de cada zona: donde se vende más pueden ofrecer un mejor precio”.

“Más allá de las cuestiones impositivas y de provincias que están exentas, el diferencial de precios tiene que ver con cuestiones logísticas. Para llegar al Norte argentino, el combustible sale de Buenos Aires por ducto a Santa Fe, de ahí se embarca en barcazas hasta el Chaco y con camiones cisternas el resto de trayecto. Otro tema es la estrategia comercial de cada compañía.

Si tenés o no otra estación de servicio cerca, de la competencia, te podés permitir poner un precio más alto o más bajo”, aseguraron desde una de las empresas petroleras.

En los últimos diez años, en el Congreso nacional se presentaron varios proyectos para avanzar con un precio unificado de los combustibles para todo el país, pero ninguno prosperó.

En este sentido, en las estaciones de servicios ubicadas en Misiones hay diferencias de precios, encontrándose en la localidad de Iguazú los costos más altos.

Presión tributaria subnacional

En la publicación se indica que “en Córdoba hay en promedio un 11% de diferencia con los precios de la Ciudad de Buenos Aires”.

“En campaña electoral se había mencionado que se iban a tratar de equiparar todos los precios de la Argentina, que fueran los mismos en el interior y en todas las provincias.

Pero las petroleras nos explican que los precios dependen de la distancia y de la cercanía al puerto, pero hay muchas provincias que tienen tanques o tienen oleoductos donde tiene reservas”, dijo Gabriel Bornoroni, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos de la República Argentina (CECHA).

Seguir leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto

Director: Fernando Rumi // Contacto: [email protected] // Dirección: Bolívar 2291 2do 2 // Teléfono: +54 376 4 809060 // Posadas- Misiones.