Nuestras redes

POLICIALES

Entró a un edificio a robar pero acorralado por la policía se mató

Según denunciaron vecinos de la zona, un grupo de ladrones ingresaron a robar a una vivienda y uno de ellos, al verse arrinconado por efectivos policiales, se mató de un disparo en la cabeza.

BUENOS AIRES. Dos delincuentes armados ingresaron a robar a la vivienda de una pareja en el barrio porteño de San Telmo.

Luego del hecho, comenzó una persecución policial donde uno de los ladrones, acorralado por un efectivo, y al grito de “dejame ir o me mato”, se suicidó de un disparo en la cabeza, mientras que su compañero se dio a la fuga.

Los malvivientes sorprendieron a un hombre en el pasillo de su casa de Avenida Brasil al 300, y lo obligaron a subir junto a ellos a su departamento donde también se encontraba su esposa. Los inmovilizaron y ataron con precintos, y les robaron elementos de la casa.

Cuando los ladrones se dieron a la fuga, el hombre pudo liberarse y persiguió a uno de ellos. Inmediatamente dio aviso al 911 y comenzó una persecución donde un efectivo logró reducir a uno de ellos en Avenida Juan de Garay al 500.

El delincuente, con un revólver en la mano derecha, gatilló al policía dos veces pero no ejecutó ningún tiro. Por el ruido, el efectivo dedujo que era un arma de fuego letal, de esta manera efectuó un disparo que dio en el delincuente, quien al grito de “dejame ir o me mato… Me mato”, se terminó quitando la vida, indicaron testigos.

A los minutos, el SAME constató el fallecimiento del ladrón de un disparo a la altura de la cabeza. Según informaron, no resultaron personas heridas y los damnificados son asistidos por el Gabinete psicológico.

Uno de los testigos presenciales, relató todo el episodio desde el momento en que escuchó el pedido de auxilio de su vecino, uno de los damnificados.

“Vivo en el piso de arriba, escuchamos que alguien pide ayuda y que nos dicen que llamemos a la policía. No entendíamos por qué, nos avisan que le habían robado los celulares.

En ese momento vi salir a dos personas, uno con mochila gris y otro con una férula en la pierna. Inmediatamente los comienzo a perseguir y doy aviso al 911”, aseguró el testigo.

Sin saber que los delincuentes iban armados, Nicolás, que llevaba en su mano un martillo porque estaba haciendo arreglos en la casa, los comienza a perseguir junto a la víctima.

En un momento, se acercan a ladrones quienes sacan un arma al grito de “los voy a quemar” por lo que comienzan a correr.

“En ese momento los ladrones se dieron a la fuga. Uno de ellos creo que se mete en un hotel tomado, mientras que el otro se agacha cruzando la calle bolívar, cuando un móvil policial pasa por la cuadra. Inmediatamente les di aviso que el delincuente se encontraba allí.

Tres efectivos policiales se bajan y lo apuntan, mientras le piden que baje el arma. Él se la pone en la cabeza, y con la otra mano se prende un cigarrillo, empieza a fumar y finalmente se quita la vida con un disparo en la cabeza”, cierra Nicolás.

POLICIALES

Víctimas de la Policía en La Aventura hicieron denuncia en la Fiscalía

La estudiante de 23 años ratificó la acusación contra un guardia de seguridad que la manoseó. El jefe de Policía dijo que no existió abuso y que la chica quiso quitarle el arma a un uniformado.

POSADAS. Jerónimo Alba Posse, Rodrigo Giménez y los hermanos Fiorella y Agustín Robledo denunciaron en la fiscalía N°3 a los policías que formaron parte del operativo en el que los cuatro resultaron detenidos, luego que los uniformados los sometieran a fuerza de golpes de todo tipo.

La fiscal Adriana Herbociani será la encargada de investigar el accionar de los policías de la seccional 12° por el salvaje tratamiento que denuncian las víctimas. Iniciadas las investigaciones de la Justicia, se espera que pronto se revele el nombre del guardia de seguridad que, según la denuncia de Fiorella, abusó de la situación de poder que ejercía sobre ella; la llevó a una zona donde no había nadie, le hizo una toma y la redujo con uno de sus brazos y luego la manoseó.

Los denunciantes todavía no pueden superar el trauma que vivieron: “tienen miedo de salir. Temen por represalias”, afirma uno de los familiares. El temor de los jóvenes que se animaron a denunciar los abusos de la policía también fue expresado ante la fiscal, a quien le pidieron protección policial “por extraños movimientos de personas en torno a sus casas y lugares de trabajo”.

Las presentaciones legales también llegarán a la recientemente creada Comisión Provincial de Prevención de la Tortura, encargada del control del cumplimiento de las normas de detención por parte de funcionarios de seguridad.

Versiones encontradas

El caso ocurrido hace una semana en el complejo La Aventura -avenida Zapiola y Urquiza- tomó rápidamente notoriedad en los medios y, frente de las acusaciones de abuso policial salió a escena el jefe de la fuerza provincial, el comisario Zenón Víctor Cabrera.

Basado en los informes de sus subordinados, Zenón desmintió de raíz la denuncia de Fiorella y acusó: “trataré de desmentir estas cuestiones de lo que se viene diciendo, hasta de algún tipo de acoso o manoseo, cosa que no sucedió. Tenemos la versión de que la chica en un momento quiso sacar el arma de la cintura al policía“, declaró a Noticias del 6.

La gravísima acusación del jefe Cabrera contra la estudiante de 23 años también será parte de la investigación. La joven que denunció a su abusador en los medios, ahora quiere justicia y que se conozca el nombre del que se oculta detrás de un chaleco de seguridad y tiene la tarea de custodiar a los jóvenes en eventos de nocturnidad.

En las declaraciones a los medios, Cabrera celebró la participación del juez penal en turno, Fernando Verón, quien se hizo presente en el lugar de detención de los únicos cuatro apresados, sobre quienes pesa una denuncia que inmediatamente realizaron los policías que participaron en el operativo, alguno de los cuales certificaron lesiones.

Seguir leyendo

POLICIALES

Israelíes fumaban un porro en Cataratas y fueron detenidos

Los cuatro turistas se maravillaban en la Garganta del Diablo cuando fueron sorprendidos por Guardaparques y la Policía Federal.

PUERTO IGUAZÚ. Un grupo de cuatro turistas -tres hombres y una mujer- fueron detenidos por la Policía Federal Argentina (PFA) cuando los encontraron fumando y compartiendo un cigarrillo de marihuana en una de las pasarelas paseo turístico más convocante del país.

Según trascendió, el hecho se registró el jueves en horas de la tarde cuando los visitantes, todos menores de 30 años, hacían el recorrido por las pasarelas del Parque Nacional Iguazú maravillados con el paisaje.

La actitud desprevenida de los turistas que se tomaban selfies con los porros apagados en la boca habría llamado la atención de otros visitantes, quienes avisaron a los Guardaparques, que convocaron a la PFA.

Al llegar al balcón principal de observación de la Garganta del Diablo, los jóvenes amigos decidieron encender uno de los cinco cigarrillos de marihuana que tenían armados y que finalmente les fueron secuestrados. En ese lugar fueron interceptados y detenidos por los agentes de la Ley.

Luego de pasar unas horas privados de la libertad en la delegación de la PFA en Puerto Iguazú, mientras chequeaban que no tuvieran antecedentes penales o pedidos de captura, los turistas fueron liberados por orden del juez federal de Eldorado, Miguel Ángel Guerrero.

Además de los cuatro cigarrillos armados, la Justicia logró secuestrar otro porro a medio fumar y una pequeña cantidad de la misma sustancia compactada en una pequeña caja de lata que llevaban los amigos.

Seguir leyendo

POLICIALES

Policías no podrán usar sus celulares mientras estén en servicio

Los policías cordobeses no podrán usar sus celulares particulares ni acceder a redes sociales mientras estén en servicio. La prohibición prevé sanciones administrativas para quienes incumplan la medida.

CÓRDOBA. “El policía es una persona que forma parte de la sociedad y por lo cual, como todos, se ve inmerso en esto del uso de las redes sociales.

Ante esta situación, y siempre velando por el resguardo de la integridad física del personal que está en la calle, necesitamos que el personal esté totalmente atento”, explicó Claudia Salgado, directora general de tecnología de la información de la policía de Córdoba.

Según contó Salgado, los efectivos podrán tener sus celulares encima, pero no podrán utilizarlos, salvo en situaciones de emergencia. “Vamos a estar controlando el uso de las redes sociales, o si se los ve hablando por teléfono tendrán que justificar por qué lo hicieron”.

También informó que los agentes cordobeses cuentan con un teléfono especial denominado “CAT”. “A todos los que están operativos el Gobierno les dio teléfonos especiales, robustos, preparados para la lluvia, para las caídas.

Estos teléfonos tendrán una lista blanca de números donde ellos van a poder llamar, como la dependencia, e incluso se puede agregar algún familiar. Pero no van a tener acceso a las redes sociales”, detalló.

Una normativa similar implementó la policía de la Ciudad de Buenos Aires en 2017. A ellos también se les prohibió el uso de sus celulares particulares y el acceso a las redes en su horario laboral.

Seguir leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto

Director: Fernando Rumi // Contacto: [email protected] // Dirección: Bolívar 2291 2do 2 // Teléfono: +54 376 4 809060 // Posadas- Misiones.