El insólito hecho comenzó cuando médicos del hospital Eva Perón de Benito Juárez, una  localidad de 14.000 habitantes situada a 75 kilómetros al sudoeste de Tandil, le avisaron a los familiares de la mujer, de 84 años y padece Alzheimer, que había fallecido.

Cuando la trasladaron a una casa funeraria mientras un empleado preparaba el cajón notó que la anciana todavía respiraba y se desmayó del susto que le provocó. Otro empleado dio aviso al hospital y la mujer fue reingresada.

“Yo estaba ahí, me dijeron ‘espere un ratito que la vamos a preparar’, fui a una florería que hay a dos cuadras y cuando llego me dice el chico de la casa velatoria: ‘Tu mamá está viva’; llamé a una ambulancia y se la llevaron”, relató Roberto Maques, hijo de la paciente, al diario La Capital de Mar del Plata.

Publicidad
CMB Barrios Computación Viaje a Salta y Jujuy