Nuestras Redes

Policiales

Buscan a Franco, el hijo de Pity Arrúa, por otra causa de narcotráfico

Publicado

el

Franco Arrúa, uno de los hijos de Pedro Amadeo “Pity” Arrúa (59), un misionero con múltiples condenas por narcotráfico, es intensamente buscado en Entre Ríos, en el marco de una investigación por comercializar estupefacientes dentro y fuera de las cárceles de esa provincia, mismo delito por cual su padre cumple en la actualidad una pena de 13 años de prisión.

La investigación fue llevada adelante por la División Robos y Hurtos de la Policía de Entre Ríos y tuvo tu punto de inflexión el martes, cuando la Justicia interviniente autorizó un total de catorce allanamientos que culminaron con una decena de detenciones, entre ellos dos agentes penitenciarios.

Entre los detenidos debería estar el hijo del capo narco misionero, aunque hasta el momento no fue localizado y permanece prófugo con un pedido de captura en su contra, según indicaron autoridades judiciales en diálogo con El Once de Entre Ríos.

“Ahora pedimos al Juzgado de Garantías la captura y detención de una persona que nos interesa tenerlo a disposición de la Fiscalía, que es Franco Agustín Arrúa; mientras personal policial de Investigaciones trabaja en su localización”, señaló el fiscal Santiago Alfieri, luego de confirmar la entrega de uno de los penitenciarios involucrados.

El expediente abierto investiga a una serie de presos de la Unidad Penal 1 de Paraná, encargados de dirigir una organización dedicada a la venta de estupefacientes tanto dentro como fuera del predio carcelaria. La venta intramuros contaban con la colaboración de los guardiacárceles y familiares de reos.

El fiscal Alfieri especificó que lo que se investiga es “la comercialización de estupefacientes, la contraprestación de pago con teléfonos, la comercialización ilegal de teléfonos entre internos dentro de la Unidad Penal Nº1 de Paraná, la tarea de filtración de los dos agentes penitenciarios y la colaboración externa de personas en libertad para generar las cuentas bancarias, ponerlas a titularidad y realizar la materialización del dinero electrónico que toque tierra por las extracciones por cajero, las bocas de expendio de billetes”.

Quién es Pity Arrúa

El mismo modus operandi llevó adelante Arrúa padre, más conocido como Pity, quien fue condenado en dos causas similares por dirigir empresas narcos desde distintas cárceles de Entre Ríos.

Las investigaciones trazadas permitieron reconstruir que desde la cárcel, primero desde la Unidad Penal II de Gualeguaychú y luego desde la Unidad Penal IV de Concepción del Uruguay, Arrúa dirigía y coordinaba la compra y el traslado de cocaína desde Misiones hasta Corrientes y Entre Ríos, donde las dosis eran distribuidas a vendedores locales. También las comercializaba dentro de las penitenciarias.

El nivel de atención que el misionero, a quien en las escuchas lo mencionaban como “el jefe” o “el viejo”, mantenía de las actividades era tal que él mismo se encargaba de llamar a las empresas de colectivos para conocer los horarios de salida y llegada de los micros para poder coordinar el viaje de las “mulas” que utilizaba para transportar la droga, como así se comunicaba con las casas de cambio para saber las cotizaciones vigentes.

El misionero Pedro Amadeo “Pity” Arrúa fue condenado a 13 años de prisión en 2021.

Las causas datan de 2017 y 2019 y en 2021 finalmente fue condenado en ambas. En total recibió 13 años de prisión.

En esos expediente también estuvo imputado su hijo Franco. En uno fue condenado a cuatro años de prisión y en otro fue absuelto.

Ahora, nuevamente tiene un pedido de captura en su contra y será pasible de otra imputación por narcotráfico que podrá llevarlo a la cárcel.

La vinculación de Pity Arrúa con el delito no es para nada nueva y en Misiones también tiene un gran historial.

El hombre nacido en Dos de Mayo apareció por primera vez en las crónicas policiales a mediados de los 90 por una acusación de fraude.

También lo relacionaron con un homicidio, aunque fue sobreseído, y en 2009 fue mencionado en el expediente que investigaba la ruta de la efedrina, lo cual incluso le valió un procedimiento en su chalet del barrio Alta Gracia de Posadas, donde lo hallaron escondido en un ropero y le incautaron un Mini Cooper.

Pero su especialización dentro del mundillo delictivo pareció haberla hecho en narcotráfico, delito por el cual recibió su primera condena en 2012 mediante un fallo dictado por la Justicia Federal cordobesa.

Desde allí apareció una y otra vez en distintas causas por narcotráfico. Y la historia parece repetirse periódicamente.


Pinturas Misioneras
Nosotras By Pamela Silva
Animal World Veterinaria
ElectroMisiones

Barrios Computación

Policiales

Niña de 6 años murió electrocutada con un cable en su casa de Alem

Publicado

el

Alem

Una niña de 6 años falleció anoche al electrocutarse con el cable de un ventilador en su casa de Leandro N. Alem.

De acuerdo a lo consignado por fuentes policiales, el trágico suceso se registró ayer, cerca de las 22, en el barrio 22 de Viviendas de Alem.

Los datos recolectados consignan que en ese lugar una niña de 6 años en determinado momento manipuló un cable alargue de ventilador y en esas circunstancias recibió una fuerte descarga eléctrica.

De inmediato, fue trasladada al hospital local, donde desafortunadamente minutos después se produce su deceso.

En el hecho intervino el personal de la Comisaría Primera de Alem, dependiente de la Unidad Regional VI.


Pinturas Misioneras
Nosotras By Pamela Silva
Animal World Veterinaria
ElectroMisiones

Barrios Computación
Seguir Leyendo

Judiciales

Involucran a familiares del diputado Kiczka en causa por pornografía infantil

Publicado

el

diputado

En el marco de una serie de operativos ejecutados en relación a una investigación internacional sobre distribución de pornografía infantil, efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) allanaron ayer en Apóstoles la vivienda de familiares directos del diputado provincial Germán Kiczka, del Partido Activar, donde secuestraron elementos de interés para la causa, los cuales serán analizados y peritados para esclarecer la situación.

Según la información recolectada, el allanamiento en Apóstoles se concretó en una vivienda ubicada en el barrio Illia, donde residen Leandro Antonio Kiczka (73) y su hijo Sebastián Kiczka (45), padre y hermano, respectivamente, del legislador provincial.

El procedimiento fue parte de una serie de operativos que abarcó cinco domicilios en la provincia de Buenos Aires, dos en Ciudad de Buenos Aires, y uno en Tucumán, y redadas similares en El Salvador, Colombia, Ecuador, Perú y Chile.

La investigación se originó hace dos años, a pedido de la Embajada de los Estados Unidos, y está encabezada por la fiscal especializada en delitos informáticos Daniela Dupuy, el Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Federal (MPF), de Caba, y la PFA.

En un principio, se mencionó que ambos involucrados quedaron detenidos tras el allanamiento del inmueble, pero esto fue desmentido por fuentes oficiales y por el propio diputado, que además aclaró la situación en La Voz de Misiones.

“En las últimas horas se hizo pública una información que involucra familiares míos, más precisamente a mi padre y a mi hermano”, señaló Kiczka y añadió: “Me parece importante aclarar una cosa para que no haya malos entendidos: ninguno de ellos estuvo, ni está detenido. Lo que sí ocurrió es que hubo un allanamiento por una investigación que está llevando adelante la Justicia”.

Además, el legislador que actualmente se encuentra fuera del país por razones personales, agregó que “como siempre sostuve públicamente soy una persona que confía en las instituciones y cree en la independencia de la Justicia. Por eso, tanto mi hermano como mi padre están a disposición de ella para aclarar lo antes posible esta situación”.


Pinturas Misioneras
Nosotras By Pamela Silva
Animal World Veterinaria
ElectroMisiones

Barrios Computación
Seguir Leyendo

Policiales

Policía prófugo por abuso apareció muerto de un disparo a orillas del Paraná

Publicado

el

policía prófugo acceso sur

El sargento de la Policía de Misiones que estaba prófugo desde hace dos semanas tras ser denunciado por hechos de abuso sexual perpetrados en perjuicio de una hijastra adolescente apareció muerto de un disparo en la cabeza y todo indica que se trató de un suicidio.

El cuerpo del uniformado sin vida fue hallado esta tarde, cerca de las 16, a orillas del río Paraná, a la altura del Acceso Sur, en Garupá, y a simple vista presentaba una lesión de arma de fuego a la altura de la sien, con orificio de entrada y salida. 

Al lugar acudió el personal de la comisaría jurisdiccional, los especialistas de la Dirección Criminalística y el magistrado Marcelo Cardozo, titular del Juzgado de Instrucción Uno de Posadas.

Fuentes consultadas por La Voz de Misiones señalaron que el fallecido fue identificado como J. C. B. (47), el suboficial de la Policía que prestaba servicio en la División Comando Santa Clara y que desde hace dos semanas registraba un pedido de captura en su contra dictado por el mismo juez Cardozo.

Las mismas fuentes describieron que junto al cuerpo los uniformados intervinientes en la escena dieron con la pistola reglamentaria 9 milímetros, además de una mochila con un uniforme policial y un teléfono celular.

Por orden judicial, el cadáver fue trasladado a la morgue para ser sometido a un examen de autopsia para esclarecer las circunstancias del deceso. Preliminarmente el hecho se investiga como supuesto suicidio.

La denuncia contra el uniformado fue radicada por el padre de la víctima el 16 de febrero en la Comisaría de la Mujer del barrio Fátima, dependiente de la Unidad Regional X.

En la presentación, el policía fue acusado de haber perpetrado reiterados hechos de abuso sexual en perjuicio de una hijastra de 17 años.

Tras la denuncia, la madre de la víctima dejó la vivienda que compartía con el suboficial acusado y desde el momento el implicado se mantenía prófugo de la Justicia.


Pinturas Misioneras
Nosotras By Pamela Silva
Animal World Veterinaria
ElectroMisiones

Barrios Computación
Seguir Leyendo
Publicidad

Lo más visto