Nuestras Redes

Nacionales

En septiembre una familia necesitó $47.216 para no ser pobre

Publicado

el

En septiembre pasado, una familia tipo necesitó contar con ingresos de $47.216 para no caer en la pobreza, con un aumento del 35,7% respecto del mismo mes del año pasado, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La diferencia de la Canasta Básica Total (CBT, usada para medir la pobreza) con respecto a agosto mostró una suba de 3,8 por ciento, la más alta de este año (la anterior fue en enero, con 3,6 por ciento).

Durante el mes pasado, el aumento mensual de la Canasta Básica Alimentaria (CBA, utilizada para medir la indigencia) fue de 3,4%, con una variación interanual de 39,6 por ciento.

Así, una familia tipo, compuesta por un varón de 35 años, una mujer de 31 años, un hijo de 6 años y una hija de 8 años necesitó tener ingresos de más de $47.216 para no caer en la pobreza.

Tomando el mismo grupo familiar, la indigencia quedó marcada en $19.430 pesos. Este fue el piso de los ingresos que necesitaron para no dejar el segmento de la pobreza y caer y en la indigencia.

“En relación con la evolución de los precios, la CBA se ubicó por encima de la inflación de Alimentos y Bebidas del IPC del GBA (2,8% mensual) debido al incremento en los precios de algunos productos que tienen una mayor ponderación en la canasta alimentaria, tales como Pan (8,9%) y algunos productos estacionales como Frutas (9,2%) y Verduras (13,7%).

En tanto, la CBT también se ubicó por encima del Nivel General, que registró para el mes una suba de 2,8 por ciento”, destacaron fuentes oficiales.

A fines del mes de septiembre, la pobreza llegó al 40,9% en el primer semestre del año, también según datos del Indec. Esa cifra implicó que unos 18,5 millones de personas en todo el país no logran cubrir sus necesidades básicas. A su vez, la indigencia trepó al 10,5%, equivalente a 4,8 millones de personas que a junio padecían hambre.

Con estos números, quedó confirmado el fuerte impacto que la parálisis económica por la pandemia generó en el empleo y los ingresos de la población. En comparación con el último semestre de 2019, cuando aún gobernaba Mauricio Macri, el incremento fue de poco más de cinco puntos porcentuales.

Entre junio y diciembre del año pasado, la pobreza llegó al 35,5 por ciento. Concretamente, hoy hay 2,5 millones de personas más que cayeron bajo la línea de pobreza y 1,2 millones más de indigentes respecto del último semestre del año pasado.

Compartí la nota:
Animal World Veterinaria

Comentarios

Nacionales

Deberán indemnizar a playera por obligarla a trabajar en calza

Publicado

el

La Corte de la provincia de Mendoza ordenó que una estación de servicio de Guaymallén debe indemnizar por daño moral y pagar la suma de 150 mil pesos a una empleada a la que obligó a usar, a modo de uniforme, una calza de un talle menor al suyo. Los magistrados consideraron que sufrió un contexto de violencia y discriminación en su trabajo por su condición de mujer.

Una estación de servicio de YPF deberá indemnizar a una empleada por obligarla a usar calzas. Así lo determinó la Justicia en Mendoza argumentando “discriminación y daño moral”. Ahora los propietarios de la expendedor de combustibles, deberán pagar la suma de 150 mil pesos a la mujer.

En su fallo, determinron que la denunciante sufrió un contexto de violencia y discriminación en su trabajo por su condición de mujer, y que al ser obligada a usar calzas se afectó su pudor y dignidad. Además, señalaron que: “Se vulneraron las leyes de protección de la mujer y los tratados internacionales referidos a la violencia de género”.

Según la decisión del máximo tribunal, la empresa impuso “un estereotipo patriarcal tendiente a visualizar a la mujer destacando su cuerpo como instrumento”, ya que “la imposición de vestimenta claramente sexista importa una cosificación y degradación del cuerpo”.

“Existió un conflicto entre la actora y su empleadora en torno al uso del uniforme reglamentario de la empresa. El motivo de disputa pasa por el hecho de que a la accionante se la obligaba a usar unas calzas en contra de su sentido del pudor y debía soportar frases inapropiadas de los transeúntes varones”, destacó uno de los jueces.

El lugar de trabajo. Calle Bandera de los Andes al 2700 en Guaymallén

Los hechos ocurrieron en septiembre 2012, cuando F.V. comenzó a trabajar en una estación de servicio de la calle Bandera de los Andes al 2700 en la localidad de Guaymallén, donde era la única mujer que cargaba nafta y GNC, además de limpiar vidrios y promocionar un sistema de puntos y premios.

Como parte del uniforme de trabajo, se le entregó a la mujer una calza, una medida más chica de la que le correspondía, una remera y una gorra. Si bien la mujer solicitó usar pantalón para sentirse cómoda, sus empleadores jamás atendieron sus pedidos.

En 2013 usó pantalónes, pero desde la estación de servicio se la apercibió “por haber sido advertida en reiteradas oportunidades del uso del uniforme completo obligatorio”, situación que se repitió en reiteradas oportunidades. Ese mismo año los empleadores le dieron una calza nueva y al negarse a utilizarla fue suspendida nuevamente por no ir a trabajar con el uniforme reglamentario.

F.V. explicó que el lugar era “transitado por muchos hombres que iban a la feria y habitualmente debía enfrentarse a situaciones en que le dirigían frases de tenor inapropiado relativas a su contextura física”. Asimismo, indicó que la calza dificultaba su trabajo, dado que realizaba distintas transacciones en las que requería bolsillos.

Después de muchas cartas documentos de por medio, en las que la empleada explicaba los motivos por los cuales no estaba dispuesta a utilizar las calzas otorgadas por sus empleadores, la mujer llevó el caso hasta la Corte provincial.

Compartí la nota:
Animal World Veterinaria

Comentarios

Seguir Leyendo

Nacionales

Cambios en ganancias: se benefició a más de un 1.200.000 trabajadores

Publicado

el

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) reglamentó la ley 27.617, que eleva el piso del pago del impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría a un mínimo de $ 150.000, a través de la resolución general 5008/2021 publicada este martes en el Boletín Oficial.

Además, determinó que más de 1.200.000 trabajadores y trabajadoras en relación de dependencia cobrarán a partir de julio, en cinco cuotas consecutivas, la devolución retroactiva de lo descontado desde enero por el pago de Ganancias.

Los cambios en Ganancias también alcanzan al aguinaldo que cobran trabajadoras y trabajadores con un salario bruto de $ 150.000.

La normativa de la AFIP también instrumentó las modificaciones introducidas por la ley 27.617, en relación con la eliminación del tope de edad para la deducción de Ganancias correspondiente a los hijos y las hijas con discapacidad.

Del mismo modo incorporó la deducción por pareja conviviente, antes reconocida sólo para cónyuges, y eximió al personal de salud de pagar el impuesto por horas extras o guardias hasta setiembre próximo.

En el caso de las jubilaciones, no tributarán el gravamen quienes ganen por hasta ocho haberes mínimos, aunque tengan ingresos extras hasta los $ 164.000 anuales.

Además, se mantiene el beneficio del «22% adicional» en la región patagónica, pero con una carga tributaria menor que el resto de los contribuyentes, lo que «beneficiará a alrededor de 83.500 empleados y jubilados».

Asimismo, se excluyó del pago de Ganancias al reintegro de gastos de guardería para los hijos e hijas de hasta tres años, con un monto de hasta $ 67.000 por año.

Por otra parte, la normativa incrementó el umbral de ingresos y rentas a partir del cual los contribuyentes deben presentar la declaración jurada informativa para Ganancias y Bienes Personales a $ 2,5 millones.

Compartí la nota:
Animal World Veterinaria

Comentarios

Seguir Leyendo

Nacionales

Cómo inscribirse en el registro de usuarios de cannabis medicinal

Publicado

el

cannabis medicinal

Desde que a finales del año pasado el Gobierno nacional firmó el decreto de la nueva reglamentación de la Ley de Cannabis Medicinal, en el país se habilitó el autocultivo, cultivo solidario y el cultivo en red de la planta para fines medicinales, terapéuticos o paliativos del dolor.

Luego, a los meses, el Ministerio de Salud creó la plataforma donde los usuarios deben hacer el tramite correspondiente para cultivar dentro de la actual regulación. Se trata del Registro del Programa de Cannabis (REPROCANN).

Aunque la inscripción sea relativamente sencilla, las autoridades del Ministerio de Salud confirmaron a la revista THC que constantemente reciben solicitudes para reiniciar los perfiles o deben rechazar solicitudes por errores puntuales.

El trámite es totalmente gratuito y no requiere ningún tipo de gestoría paga.

En el actual contexto regulatorio del cannabis, hay cuatro tipo de usuarios que están habilitados para inscribirse en el REPROCANN: pacientes que cultivan para sí mismos (autocultivo); pacientes que no cultivan; cultivadores que realizan la tarea para un paciente (cultivador solidario) y los profesionales de la salud que recetan el cannabis.

La reglamentación también contempla el cultivo en red a cargo de las asociaciones civiles. Sin embargo, dado que el Anexo II del decreto reglamentario establece un límite de cultivo de 9 plantas, aún la plataforma no habilita la inscripción estos actores clave, algo que ocurriría a partir de una modificación en ese criterio.

Los médicos y médicas, quienes deben prescribir el cannabis, también tienen un perfil especial para inscribirse en el REPROCANN. Estos profesionales son claves en el registro porque son el último paso -sin contar la final aprobación del Ministerio de Salud- para concluir el trámite y cultivar cannabis en la legalidad posible.

El REPROCANN es un sistema de registro donde es clave elegir adecuadamente el tipo de perfil: paciente, cultivador solidario o profesional de la salud, además de chequear que todos los datos personal ingresados sean correctos.

El sistema le da a los y las pacientes, sean o no autocultivadores, un código de vinculación. Ese número debe entenderse como una identificación. Es el que las personas usuarias deberán dar al profesional de la salud que receta el cannabis y, en caso de que sea necesario, al cultivador solidario.

El registro lo inicia el o la paciente y lo cierra el profesional de la salud, siempre a partir de ese código de vinculación.

Paso a paso

  1. Crear un perfil en Mi Argentina: esta es la base de datos que utiliza el Estado para vincular los usuarios. Deben hacerlo pacientes, cultivadores solidarios y profesionales de la salud.
  2. Ingresar al REPROCANN: una vez ingresado el sitio, hay que clickear sobre la botón “Ingresa a Mi Argentina”.
  3. Elegir un tipo de perfil: en este paso es clave elegir la opción correcta. Hay, de momento, cuatro posibilidades: A. Pacientes que no cultivan y que sí cultivan; B. Cultivadores solidarios; C. Profesionales de la salud; D. ONG.
  4.  Soy usuario/a medicinal y cultivo mi propio cannabis: este perfil es el que deben elegir las personas que autocultivan. Se debe ingresar como persona en tratamiento, no como cultivador. En caso que haya errores, se deben corregir en la aplicación Mi Argentina antes de avanzar.

Hasta acá, el trámite para el paciente-cultivador concluyó. Solo debe enviar el código de verificación a su médico/a, quien lo cargará en su lista de pacientes con la correspondiente documentación que acredita la patología y la prescripción del cannabis. Por último, el Ministerio de Salud aprobará o rechazará el permiso.

Compartí la nota:
Animal World Veterinaria

Comentarios

Seguir Leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto