Nuestras Redes

Información General

A qué edad los chicos deberían recibir su primer celular

Publicado

el

Los padres acceden cada vez más temprano a comprarles un teléfono. Los chicos lo ven como una necesidad más que un deseo. Consejos. En estos tiempos donde la cama grande se estira un poco más para recibir a los hijos, donde la cabecera de la mesa dejó de ser un lugar de privilegio, en este mundos de puertas sin picaportes, ojos de cerraduras con forma de redes sociales; en estos tiempos es imprescindible pensar cómo deben administrar los padres el ingreso de los hijos al mundo de la tecnología. Y en particular al de la telefonía celular, gran caja negra de los habitantes de este mundo siglo XXI.

En esta delgada línea entre intimidad y extimidad, mundo privado y mundo público, los adultos deben regular qué información reciben sus niños pequeños. Los padres no deberían prestar sus teléfonos a sus hijos, y mucho menos cuando deben cumplir su función esencial, la de comunicar.

“Ale cuando puedas llámame antes del mediodía por favor, necesito urgente hablar con vos”, el mensaje de una paciente de 35 años, a las 8 de la mañana de un lunes. La llamo en el primer intervalo que tengo. No obtengo respuesta. Repito la operación tres o cuatro veces en los huecos que tuve. A la noche, y ya algo preocupado, logro comunicarme: “Perdoná, estuvo mi gordo con el celu”, responde.

El “gordo” es su hijo de ocho años, y la pregunta que siguió fue “¿Qué hacía tu hijo con tu celular, cuando estabas esperando un llamado ‘urgente’ de tu terapeuta? No digo nada nuevo si hablo de la relación pasional, tóxica y simbiótica entre máquinas y personas, entre celulares y sus dueños. La relación de los niños con la tecnología es compleja, la de los adultos también lo es. O mejor dicho, el vínculo entre los niños y la tecnología es el resultante del espejo en el que se miran, y de los permisos que los adultos, sin quererlo o sin saberlo, habilitamos.

Digo en primer lugar: un niño debería tener acceso a un teléfono móvil a partir de sus primeros pasos en forma independiente de la mirada de un adulto. Esto es, cuando comienza a manejarse solo por las calles. Entre los 10 y los 11 años, o cuando sea que comience a incursionar de su casa a la escuela, por ejemplo, sin la presencia de un mayor. Ese primer celular debe ser de bajísima gama, no el último modelo con triple cámara, señuelo para los amantes de lo ajeno incorporado.

Los teléfonos han mutado en los últimos años a una gran caja multifunción donde la función original se ha diluido para pasar a un plano secundario. Las distintas aplicaciones, la navegación por Internet y las redes sociales a la cabeza han desplazado por muchos cuerpos a la sencilla necesidad de “llamar a alguien por teléfono”.

La pantalla del celular es un universo en donde niños y grandes nos sumergimos durante horas y horas. Para situar en contexto: es difícil negarle a un niño un teléfono celular cuando ven que sus padres son la prolongación de estos aparatos. Los chicos no nos oyen todo el tiempo pero no dejan de mirarnos y ven la relación que los adultos tenemos con nuestros teléfonos, lo que despierta su interés por tener uno.

Viendo el romance idílico, pasional y fogoso que tenemos los adultos con nuestros teléfonos, el aparatito en cuestión se convierte en objeto de deseo, y lo que es peor: sienten que lo necesitan. En estos tiempos líquidos en los que vivimos, necesidad y deseo se confunden , se superponen, se fusionan una en otra.

Siendo mi hijo mayor muy pequeño -y de esto hace 20 años ya- estaba yo en mi casa leyendo cuando me sorprende un grito agónico : “¡¡¡Papá!!!!”. Corro a su habitación, asustado, imaginando algún golpe, o bicho raro atacando, y lo veo muy cómodo mirando el televisor, me estira la manito, me lleva hacia él y me dice, con sus 5 añitos: “Papá, necesito un frutator”.

Miro la pantalla tratando de entender. Estaba viendo mi hijo un canal de venta directa, y el frutator no era otra cosa que un sofisticado accesorio para pelar frutas y verduras que el niño creía “necesitar”: no quería, no deseaba, necesitaba ese aparato.

Y en estos días, y desde hace años, se crean necesidades que poco tienen que ver con lo saludable, y mucho con las falsas utopías tras las cuales corremos sin sentido. De más está decir que no compré ningún “frutator”.

El gran problema en la aplicación de criterios lógicos y sensatos en relación al uso de tecnología en los chicos es la confusión entre necesidad y deseo. Un niño puede desear aquello que ve desde la cuna o desde su carrito de paseo. Con ojos de niño, desde que sale a este mundo, verá a los adultos relacionarse con aparatos y sobretodo con teléfonos móviles. Verá miradas de la gente que apuntan a los celulares, imaginará en su ensueño de despertar a la vida amores idílicos entre hombres y máquinas. Dirá “selfie“ antes que autito.


Pinturas Misioneras
Nosotras By Pamela Silva
Animal World Veterinaria
ElectroMisiones

Barrios Computación

Información General

Friki Vintage: emprendedoras restauran y rediseñan prendas en Oberá

Publicado

el

Friki Vintage: emprendedoras restauran y rediseñan prendas en Oberá

De abrir una feria de ropa usada junto a un grupo de amigas en un garaje, a tener su propia tienda vintage en Oberá, la cual tiene como objetivo ser amigable con el planeta y a darles una segunda oportunidad a prendas olvidadas en el fondo del placard.

Friki Vintage se fue gestando hace poco más de cinco años de la mano de Katia y Natasha Huk, dos hermanas que hoy administran un local de ropa que brinda una alternativa en Misiones y el país a quienes buscan un consumo consciente a la hora de vestirse.

“En aquel entonces éramos un grupo de amigas que teníamos cosas para vender, ropa, accesorios y demás, así que decidimos abrir una feria en el garaje de la casa de una de las chicas”, relató Katia sobre los primeros pasos que dieron junto a su hermana en el mundo de la moda a La Voz de Misiones.

Así, las hermanas Huk abrieron junto a sus amigas Al Paso Feria, un proyecto que fue evolucionando con el tiempo: “Era ropa de segunda mano, vintage y esto de las ferias recién estaba surgiendo, saliendo en auge, y la gente lo re aceptó y se copó con la idea”, recordó la emprendedora.

En esa línea, comentó cómo surgió uno de los servicios que brindan a la comunidad que no sabe qué hacer con las prendas a las cuales ya no le dan utilidad: “Nos empezó a llegar una consulta que se fue haciendo cada vez más rutinaria, que era esto de ‘tengo ropa’, ‘cómo hago para venderla’ o ‘me vendes la ropa’”.

Frente a esa problemática, las emprendedoras comenzaron a ofrecer un servicio innovador, que hasta la actualidad lo siguen implementando en su local: “La gente traía la ropa y, una vez que se vendía, se llevaba un porcentaje”, explicó Katia a LVM.

Una de las industrias más contaminantes

Algo que inició por la curiosidad entre amigas de saber qué podían hacer con aquellas prendas y accesorios que no utilizaban, pero no querían desechar, fue tomando forma para las hermanas Huk, quienes sin darse cuenta se encontraron indagando sobre la moda y la industria textil. De esta manera, descubrieron que se trata de una de las principales industrias más contaminantes del planeta.

“Cuando nos empiezan a llegar estas consultas de qué hago con mi ropa, entendimos que había una problemática social, qué hacer con la ropa que ya no la ocupás. Empezamos a investigar, a entrar en el mundo de la moda circular, de la moda consciente y de la industria textil, una de las más contaminantes a nivel mundial”, sostuvo Katia

Y explicó: “La moda rápida, la convencional, está pensada, ideada, para que te la compres, la uses pocas veces y la deseches, por eso se llama fast fashión (moda rápida- moda desechable)”.

Es así que, después de aproximadamente un año y medio, las jóvenes decidieron dar un paso más allá y aportar su granito de arena al cuidado del medio ambiente, abriendo su primer local: Friki Vintage.

Las emprendedoras alquilaron su primer local.

La moda siempre vuelve

En Friki Vintage el servicio que brindan las jóvenes se rediseñó con el objetivo de rescatar aquellas prendas que estuvieron de moda en otra época y ponerlas “a punto” para volver a “circular”.

“Nosotras nos encargamos del rescate de prendas, que son ropa vintage, que son prendas que están olvidadas en el tiempo, olvidadas. Las rescatamos, las curamos, la dejamos en perfectas condiciones para que pueda tener una segunda oportunidad“, contó Katia.

Y aclaró: “Obviamente que cuando hablamos de ropa vintage no significa que la prenda esté en mal estado, ni rota, ni sucia, sino que son ropas que tienen más de 20 años de antigüedad, algunas hasta con etiqueta, que simplemente fueron olvidadas”.

Otro recurso que las hermanas encontraron para darles una segunda oportunidad a la ropa en desuso es el método customizar: “Una prenda que ya existe, que por ahí no agrada así como es, la revercionamos, la customizamos. Creamos otra prenda de cero y aprovechamos la materia prima”.

“Nuestro objetivo es tener una opción consciente, como así también que la gente tenga un punto para reutilizar o para poder vender su ropa, siempre apostando a ser una alternativa a una de las industrias más contaminantes”, refirió la comerciante obereña.

Por último, la emprendedora invitó a la comunidad a sumarse al consumo vintage y consciente del textil.

“Todo vuelve siempre, lo que hoy está saliendo como tendencia moda, o lo que es pasarela y demás, siempre hay tener en cuenta que en una época ya se usó. Siempre aconsejamos ir a revolver alguna feria, hasta incluso el placard de tu mamá o tu abuela, que seguro que encontrás una prenda, que seguro ahora está súper en auge, que no hace falta que te vayas a comprar una nueva”, señaló.

El local está ubicado en Oberá, sobre avenida Sarmiento al 534 casi Formosa. Además, cuentan con una tienda online y realizan envíos en Misiones y a todo el país.

Natasha posando con prendas de su tienda Friki Vintage.

 

Katia administra el local junto a su hermana.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por FRIKI VTG (@friki_vtg)


Pinturas Misioneras
Nosotras By Pamela Silva
Animal World Veterinaria
ElectroMisiones

Barrios Computación
Seguir Leyendo

Información General

Se levanta el paro de colectivos: hay conciliación obligatoria

Publicado

el

Colectivos

El gobierno dictó la conciliación obligatoria y no habrá paro de colectivos como había sido anunciado por la Unión Tranviarios Automotor (UTA) para el servicio de corta y media distancia. La medida de fuerza se debía a un reclamo salarial del gremio que nuclea a los choferes y que no había recibido una respuesta del sector empresarial del transporte.

“En atención al dictado de la Conciliación obligatoria por parte de la Secretaría de Trabajo de la Nación, Ministerio de Capital Humano, la entidad sindical informa que acatará la misma, dejando sin efecto  las medidas de acción que habían sido resueltas para el día 8 de febrero”, dice el texto.

No obstante, el comunicado de la entidad gremial advierte que “no se dará un paso atrás hasta conseguir el aumento para trabajadoras y trabajadores del transporte automotor de pasajeros del interior del país”.

 


Pinturas Misioneras
Nosotras By Pamela Silva
Animal World Veterinaria
ElectroMisiones

Barrios Computación
Seguir Leyendo

Información General

Duelo en Panambí por la muerte del histórico médico rural Santiago Tevelez

Publicado

el

Tevelez Panambí

La Municipalidad de Panambí decretó un día de duelo y asueto administrativo para este viernes debido al fallecimiento del doctor Santiago Bernardo Tevelez, histórico médico rural que durante casi 50 años dedicó su vida a la atención de la población local.

La triste noticia se conoció ayer por la tarde y caló hondo en toda la comunidad y en el ámbito de la medicina provincial, dada la reconocida vocación y trayectoria de Tevelez, quien apenas se recibió como médico en 1974 se radicó, formó familia y ejerció toda su carrera en Panambí.

“Sin duda alguna, su partida nos deja un gran vacío, pero su recuerdo permanecerá en la memoria y el corazón de cada vecino, amigo y familia que tuvimos el honor de conocerlo”, fue el sentido mensaje de despedida que anoche le dedicó el intendente de Panambí, Rosendo Fuchs.

Lo siguiente fue decretar jornada de duelo y asueto administrativo para la jornada de este viernes en toda la comunidad, cuyos integrantes también utilizaron las redes sociales para desparramar mensajes de último adiós al médico fallecido ayer a los 78 años.

“Mi profesor!! Mi médico!! Médico de mi “papá”, médico histórico de nuestra comunidad de Panambí. Cuántas madrugadas llegué con algún paciente a su casa/consultorio, siempre presto a brindar, sin reparo atención absolutamente a todos!!”, agradeció y destacó en Facebook Joaquín “Yiyi” Olivera, ex diputado provincial y cuatro veces intendente de la localidad.

Elsa Cantina, vecina del pueblo, destacó en Tevelez el mismo compromiso para con la comunidad: “No hubo una familia en Panambí que no fue atendida por ese excelente médico, una persona que dedicó su carrera a Panambí. Serás recordado por siempre”.

Desde el ministerio de Salud Pública de la provincia también se expresaron y en una publicación expresaron: “En estos momentos tan difíciles, el ministro de Salud Pública, Héctor González, el Gabinete Ministerial y todo el equipo de salud acompañan a toda su familia, elevando una oración al Señor por el descanso eterno de su alma y cristiana resignación de sus familiares”.

Una vida dedicada a Panambí

Tevelez nació el 1 de agosto de 1945 en Entre Ríos, se recibió como médico cirujano en la Universidad Nacional de Córdoba y el 1 de abril de 1974 ingresó a trabajar en el sistema público provincial en el puesto de Salud de Panambí, donde el 29 de abril de ese mismo año fue designado director.

Desde ese momento dedicó su vida a la atención médica de toda la población local y ejerció su carrera durante casi 50 años, siendo reconocido por sus pares, por las autoridades y por toda la comunidad.

“Al doctor Tevelez, médico rural por más de 50 años ejerciendo la profesión nuestro eterno agradecimiento, reconocimiento y respeto por su compromiso permanente por cuidar y velar por la Salud de todos los vecinos de Panambí. Con su partida se nos fue un grande de la medicina!!!! Estará Siempre en nuestros corazones!!!”, expresaron desde el Facebook de la Dirección Zona Centro Uruguay de Salud.

Su huella y fue legado fueron tales que en la Legislatura provincial está pendiente de aprobación un proyecto de ley para que el recientemente inaugurado hospital de Panambí lleve su nombre.


Pinturas Misioneras
Nosotras By Pamela Silva
Animal World Veterinaria
ElectroMisiones

Barrios Computación
Seguir Leyendo
Publicidad

Lo más visto