Nuestras redes

AMBIENTE

Crean una nueva reserva natural en San Ignacio en área de alto valor ambiental

Published

on

La Fundación Hábitat y Desarrollo adquirió unas 50 hectáreas para formar la reserva Tenondé, que se suma a las más de 400 hectáreas protegidas en la costa del Paraná.

 

SAN IGNACIO. La Fundación Hábitat y Desarrollo escrituró a su nombre dos lotes en San Ignacio, adquiridos mediante una donación del Comité de los Países Bajos de la Unión Internacional por la Conservación por la Naturaleza (UICN), con fondos provenientes de la lotería holandesa.

“Los dos lotes de tierras adquiridos suman 50 hectáreas y conforman la nueva Reserva Privada Tenondé, de ahora en más, dominio de la fundación y nueva área integrante de la Red Hábitat de Reservas”, precisaron desde la ONG al sitio Argentina Forestal.

Hace un par de años, la fundación tomó conocimiento del gran valor ambiental que posee una zona de singularidad ecológica ubicada al Sur de Misiones, en San Ignacio. “Se trata de una muestra del bioma del Cerrado, un hotspot de biodiversidad ampliamente representado en Brasil, pero que se extiende marginalmente hacia Paraguay y Bolivia y que recientemente ha sido identificado en la Argentina”, destacó el presidente Gustavo Aparicio.

En cuanto al valor natural de estas tierras, este sitio además tiene una composición de suelo diferente al resto de la provincia de Misiones. Allí, en pastizales arraigados en sustratos arenosos en áreas específicas del Teyú Cuaré y Loreto, crecen un total de trece especies de plantas vasculares endémicas (exclusivas) de la provincia de Misiones, lo cual equivale al 40% de las especies endémicas de la provincia.

“Lamentablemente, la zona de pastizales arenosos del Teyú Cuaré en los últimos diez años fue utilizada para establecer circuitos de motocicletas, carreras de autos y como basurero. Debido a estos usos, con frecuencia se quemaba de forma incontrolada lo que favoreció la invasión de gramíneas africanas. Todo esto redundó en la total extinción de las especies Begonia hassleri (Begoniaceae) e Ipomoea lanuginosa (Convolvulaceae), además de una merma importante en las poblaciones de las restantes especies endémicas”, advirtieron.

“A principios de 2019 tomamos conocimiento del interés de propietarios en vender dos lotes contiguos que suman casi 50 hectáreas, el 25% del área de interés. En esas 50 hectáreas se encuentran ocho de las trece especies vegetales endémicas de la zona.

Además, en el sitio crecen dos especies declaradas monumentos naturales por la provincia de Misiones: el urunday blanco (Leptolobium elegans) por Ley XVI 68 (ex 3873), y la palmera enana o “pindocito” (Allagoptera campestris) protegida por el Decreto Provincial Nº 2914/92.

En sus valores culturales, es importante destacar la presencia cercana de la comunidad guaraní Pindoty-í, compuesta por ocho familias, que suman 30 personas y son guiadas por un jefe. Esta pequeña comunidad aprovecha los recursos de una superficie que incluye el predio a adquirir.

“Las posibilidades de trabajar con ellos y rescatar sus conocimientos tradicionales fortalece y estimula el trabajo de conservación proyectado. El uso turístico del lugar será permitido sólo a grupos guiados por miembros de la comunidad guaraní local como manera de apoyar el desarrollo de la comunidad y reconocer sus derechos ancestrales”, detallaron desde Hábitat y Desarrollo.

En el área, se encuentra la cantera donde los jesuitas extrajeron la piedra para la construcción de San Ignacio Miní a partir de 1632 hasta su expulsión en 1768.

Otro valor significativo que motivó la necesidad de adquirir esta propiedad fue que está rodeada por cuatro áreas naturales protegidas: el Parque Provincial Teyú Cuaré (78 ha), las reservas privadas Osununú (Fundación Temaikèn, 168 ha) y la Reserva Club del Río (75 ha) -estas dos integrantes de la Red Argentina de Reservas Privadas- y la Reserva Privada Jorge Luis Velázquez (25 ha).

En total, con la nueva área natural creada, sumarán casi 400 hectáreas protegidas con costas en el río Paraná, que conforman un polo de conservación estatal y privada, con un significativo corredor ecológico.

Comentarios

comentarios

AMBIENTE

Tres días de combate contra incendio iniciado por cazadores en Formosa

Published

on

El siniestro se registró en el Parque Nacional Río Pilcomayo. Las llamas fueron apagadas, pero se realizan guardias para evitar la reactivación del fuego.

 

Los últimos tres días, personal de la brigada de Incendios, Comunicaciones y Emergencias (ICE) y de Guardaparques Nacionales combatieron un incendio de pastizales en los parajes conocidos como Estero Catalina y Bañado Pirity, en jurisdicción del Parque Nacional Río Pilcomayo, en Formosa.

Asimismo, según informó el sitio Argentina Forestal, las llamas fueron controladas en horas de la medianoche de ayer, por lo que se continuará efectuando una guardia de cenizas para evitar la reactivación de los focos del siniestro.

En este sentido, señalaron que “se investiga los causantes del daño ambiental, que fueron identificados como cazadores furtivos y cuatreros de la zona para la punición que corresponda en la Justicia Federal, como para la condena social de la comunidad lagunense que se preocupa activamente por el cuidado de la naturaleza formoseña”.

En sus inicios, el Parque Nacional Río Pilcomayo poseía una superficie de 285.000 hectáreas, pero en 1968 se redujo a la extensión actual, de 51.889 hectáreas, que caracterizan la ecorregión del Chaco Húmedo.

En la ecorregión del Chaco Húmedo, el Parque Nacional es un mosaico de ambientes naturales. En el sitio oficial de Parques Nacionales describen este área como un refugio natural que el que se alternan sitios bajos inundables en los cuales hay esteros, cañadas y lagunas, con su característica vegetación flotante y palustre como el huajó, el pirí y el camalote; con sitios que permanecen anegados durante una corta temporada donde se desarrolla el pastizal con palmeras caranday, y además, sitios altos bien drenados, donde se desarrollan bosques (isletas de monte en medio del pastizal) o bien selva en galería (en los albardones del río Pilcomayo).

El paisaje característico de este parque es un extenso pastizal con palmares de caranday (Copernicia alba) e isletas de monte, inmersos en él, y esta vegetación fue afectada por el incendio.

El monte es tupido y presenta árboles de madera dura como el lapacho, el quebracho colorado chaqueño, el algarrobo y el guayacán junto a numerosos arbustos, enredaderas y epífitas. Su suelo está tapizado de caraguatáes.

Es una área de valor ambiental por su variada fauna, que incluye sólo por citar algunas, a las dos especies de yacarés, la boa curiyú, el mono carayá, murciélagos pescadores, carpincho, aguara popé, coatí, tapir, puma, zorro de monte, lobito de río, ocelote y otras figuritas difíciles como el tapir, el aguará guazú y el oso hormiguero grande.

En cuanto a las aves, de las 324 especies de aves que hay en el parque, un 25% se vinculan estrictamente a humedales, lo que confirma la importancia de los ambientes acuáticos del área protegida, que le valieron su declaración en 1992 de Humedal de Importancia Internacional (sitio Ramsar).

Si a ellas sumamos 85 especies de mamíferos, 42 de reptiles, cantidad y variedad de peces (más de 40 especies), y de anfibios (más de 30 especies detectadas), no queda duda de que este parque resulta un lugar de importancia para la conservación de la biodiversidad de los ambientes húmedos del Chaco en el país.

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

AMBIENTE

Aceite extraído del buque frente a Candelaria se derramó en el suelo

Published

on

Autoridades policiales constataron que siete de los 21 bidones del líquido habrían sido mal sellados, por lo cual su contenido se filtró al suelo.

 

Luego de que el Ministerio del Ambiente de Paraguay (Mades) informara que terminó de extraer el aceite en descomposición del buque varado en el puerto de Campichuelo, una descoordinación en los trabajos habría generado un accidente tras el cual se filtró al suelo parte del líquido recolectado.

Efectivos policiales de la Comisaría 41 verificaron, cerca de las 20 del sábado último, que siete de los 21 bidones que se encontraban en el lugar estaban vacíos y existían rastros de que se había derramado en el lugar, informó Itapúa en Noticias.

Aparentemente, funcionarios del Mades no realizaron el lacrado correcto de las válvulas, por lo que cualquier persona las pudo haber manipulado causando que el líquido que contenían se derrame.

Hasta el momento, funcionarios del Instituto Nacional de Tecnología, Normalización y Metrología (INTN) no han remitido los resultados del análisis de los fluidos enviados para su estudio. Una vez que se cuente con eso, podrán conocer la manera menos peligrosa para lograr la disposición final de los líquidos.

Existen un total de 95 tanques en el puerto Campichuelo, frente a las costas de Candelaria, que una vez llenos del material extraído del buque serán trasladados a Encarnación.

En cuanto al derramamiento ocurrido, profesionales analizan su posible impacto en la naturaleza, todo también depende de los resultados que se proporcionen tras los estudios.

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

AMBIENTE

Ya extrajeron todo el aceite del buque varado frente a Candelaria

Published

on

Las autoridades ambientales de Paraguay informaron que los trabajos se intensificaron para evitar el desastre ambiental latente que significa.

 

El Ministerio del Ambiente de Paraguay informó que en las últimas jornadas intensificó los trabajos para la extracción del líquido oleoso del barco que se encuentra varado en el puerto Campichuelo, Cambyretá, departamento de Itapúa.

En el transcurso del último viernes, los técnicos ya habrían extraído la totalidad del aceite.

Según el último reporte de los fiscalizadores del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades), quienes se encuentran verificando los trabajos, ya son 62.000 litros los que se han podido extraer hasta la fecha.

Desde la cartera ambiental informaron también que las labores se realizan con todas las medidas de seguridad necesarias para evitar cualquier situación que ponga en riesgo las aguas del río Paraná.

Los trabajos iniciaron el día martes, jornada en la que, a pesar de las malas condiciones climáticas, la mitad de la carga contenida en el barco ya fue extraída, las labores continuaron los días siguientes y se prevé que en la fecha pueda extraerse la totalidad del líquido oleoso contenido en el buque Yporã II.

La descarga de la embarcación la realiza la firma Bio Company SA, contratada por los propietarios, fiscalizada íntegramente por técnicos del Mades y acompañados por la Comisión Mixta Paraguay-Argentina, el Ministerio Público y la Armada.

Evitaron posible contaminación

El barco se encuentra varado desde hace dos años en un puerto de Cambyretá, frente a las costas de Candelaria. En su interior contiene unos 7.000 litros de aceite en estado de descomposición. Este líquido podría expandirse en todo el Paraná y llegar hasta las aguas de Encarnación y Posadas.

La población de Itapúa y de Misiones manifiesta su preocupación por los líquidos que podrían contaminar severamente el ecosistema. En caso de no acatar la orden, el propietario sería sometido a un hecho punible, advirtieron.

Se trata de un navío denominado Yporã II, que pertenecería a una empresa privada que llegó desde Ciudad del Este hasta el puerto Campichuelo.

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

Lo más visto