Nuestras redes

INFORMACIÓN GENERAL

Vino desde Haití sin un peso y se recibió de ingeniero electromecánico en la UNNE

Oles Meronvil llegó desde su país natal Haití para estudiar en la UNNE. Días atrás se recibió de Ingeniero Electromecánico en la Facultad de Ingeniería. Vive en Resistencia, toma mate y es de River.

“Agradezco a Dios y a este país tan hermoso, la posibilidad de estudiar de forma gratuita”, destacó en su posteo en redes celebrando su título universitario.

Llegó a Argentina hace 7 años en busca de una formación universitaria que le brinde oportunidades de futuro.

“Es que en Haití, los costos para estudiar en las universidades son muy altos y la única universidad pública que existe acepta sólo 200 ingresantes por año” explica Oleg, hecho que hizo aún más difícil su decisión de pensar en estudiar en una universidad de su país.

En aquel tiempo, un primo del ahora ingeniero Meronvil estudiaba en Argentina; él le contó que aquí las universidades eran gratuitas; “fue entonces que le comenté a mamá sobre la posibilidad de venir a estudiar gratis acá y ella me dijo que me iba a ayudar”.

Contó que aquella decisión de su madre fue en definitiva de gran ayuda para su familia (compuesta por sus 4 hermanos y él) “aquella decisión significó un gran ahorro para mi familia porque pagar mis estudios universitarios en Haití significaba una enorme inversión muy difícil de alcanzar por cierto”.

Oleg llegó a Resistencia, Chaco en 2012. Trabajó de cocinero durante su primer año de estadía y en 2013 arrancó estudiando en la Facultad de Ingeniería de la UNNE. “La verdad, me adapté bastante rápido.

En el ambiente cotidiano de la facultad, los profesores y compañeros siempre estuvieron dispuestos a ayudarme para que comprenda lo que se hablaba o leía. De todas formas, el 1er y 2do año no me resultaron tan fáciles, por el idioma.

En esos primeros tiempos todavía yo no hablaba ni entendía tan bien castellano y en ese sentido, me tuvieron mucha paciencia todos”.

El ingeniero de origen haitiano destacó en declaraciones radiales que los chicos del Centro de Estudiantes de su facultad lo ayudaron mucho en todo su tiempo de adaptación y de vida académica “siempre estuvieron muy dispuestos y no sólo para mí sino para todos los estudiantes con problemas o dificultades de cualquier tipo”, recordó.

Contó además que se llenó de muchos y buenos amigos en su tiempo de universidad, que tiene novia, que le gusta la chipa, que se hizo hincha del Club Atlético River Plate y que come verduras generalmente por las noches “también mucho arroz con atún y mate, obvio” remarcó.

Su familia siguió su exposición por internet en vivo

El ingeniero electromecánico Oleg Meronvil aprobó su trabajo final días atrás en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Nordeste defendiendo su tesis vinculada con el secado de frutas y hortalizas.

Su familia lo vio desde Haití a Oleg rindiendo su materia final en vivo a través de una transmisión en vivo por redes sociales y a quienes espera finalmente poder ir a visitarlos en febrero de 2020 ya siendo todo un profesional ingeniero.

Cuenta además que tiene muchas ganas de realizar un posgrado sobre Media y Alta Tensión y también de buscar ofertas laborales aquí en Argentina “tengo en claro que la ingeniería es universal, no tiene fronteras, así que si me toca ir a Canadá o Europa seguramente rendiré las equivalencias para validar mi título y me iré, pero me gustaría conseguir un trabajo aquí en Argentina”, remarca.

Ya en el final, el joven haitiano reconoció su fortaleza personal y dijo “soy una persona muy constante y persistente, si hay algo que no entiendo hoy, insisto hasta aprenderlo”.

Recordó un tiempo difícil que le costó superar en el cursado y dijo que aún con su temperamento férreo, estuvo a punto abandonar la facultad en su 3er año “es que rendí una materia 4 veces y eso me desestabilizó y me hizo replantear mi cursado, pero salí adelante y saqué la materia en mi 5to intento”.

Rescató de su método de estudio que nunca le gustó la idea de ir a probar suerte “siempre que fui a rendir fue al 100%”.

Además, Meronvil se sinceró y dijo “cuando me recibí, y lo digo sin mentir, me puse a pensar en todo lo que este hermoso país invirtió en mí para que logre llegar a mi título y es mucho”, expresó el joven haitiano.

INFORMACIÓN GENERAL

Reapareció en Mendoza un animal prácticamente extinguido

Se trata del gato andino. Después de 12 años sin avistar un ejemplar, fue hallado en la Reserva Natural Villavicencio.

Un gato andino (Leopardus jacobita) fue avistado por primera vez en 12 años en la Reserva Natural Villavicencio, según informó la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial del Gobierno de Mendoza.

Se trata de un felino solitario de tamaño pequeño, un poco más grande que un gato doméstico y que habita en ambientes áridos.

El gato andino habitó desde el centro de Perú hasta la provincia de Mendoza y su presencia se extendió hasta sitios aislados de Neuquén, caracterizados por la presencia de afloramientos rocosos donde habita su presa principal, el chinchillón (Lagidiumviscacia).

El avistaje tuvo lugar a través de la observación mediante cámaras trampa dentro del área protegida. Las mismas fueron implementadas para el registro de presencia de animales de la especie por la Alianza Gato Andino, el sitio RAMSAR Villavicencio de la Fundación Villavicencio y la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, a través de la Dirección de Recursos Naturales.

“Esta dependencia de los roquedales, que están naturalmente aislados en el paisaje, asociada al difícil acceso y al carácter huidizo natural de los pequeños felinos, han hecho que sea una especie muy poco conocida a nivel mundial y se considera amenazada de extinción en toda su distribución.

Las principales amenazas para la conservación de este elusivo felino en la región son la cacería por parte de los pobladores, ya sea por represalia o provocada por perros sin control, y el desarrollo de actividades de industrias extractivas que no incluyen a la especie en sus estudios de impacto ambiental”, señalaron desde la Secretaría de Ambiente de Mendoza al informar sobre el hallazgo.

Seguir leyendo

INFORMACIÓN GENERAL

Niño de 5 años se fracturó el cráneo mientras jugaba en un castillo inflable

Un niño de 5 años se encuentra internado en terapia intensiva por los golpes recibidos en la cabeza tras caerse de un castillo inflable instalado en un parque gastronómico de Mina Clavero, Córdoba. Según los médicos su estado es reservado.

CÓRDOBA. El menor, oriundo de Chaco y que se encuentra veraneando con su familia de dicha localidad, fue trasladado de urgencia al Hospital de Niños de la capital cordobesa, donde permanece internado en terapia intensiva y se recupera favorablemente, según indicaron desde el centro asistencial.

El trágico hecho ocurrió este martes cerca de la medianoche en una pizzería, que incluye un parque de juegos, ubicado entre Olmos y Costanera, frente al Casino de esa localidad del Valle de Traslasierra.

“La situación era aparentemente normal, el niño cayó y dio con su cabeza contra el cemento, le diagnosticaron triple fractura de cráneo con pérdida de conocimiento”, indicó el comisario mayor José Romera, titular de la Departamental San Alberto.

Víctor Bustamante, padre del menor, contó que el nene estaba jugando en un tobogán del inflable y cuando se acabó el tiempo fueron a buscarlo y no lo veían: lo encontraron tirado a un costado del castillo inconsciente. “Cayó de tres o cuatro metro al cemento. Cuando lo vi pensé lo peor”, dijo a medios locales.

“No sé si el castillo tenía todas las medidas de seguridad para un nenito de su edad”, se quejó el padre, que confió en dejarlo jugar porque para entrar a la atracción había que comprar el ticket.

En este sentido, el encargado del parque aseguró que el juego tiene todas las medidas de seguridad para un nene de esa edad y que el lugar estaba habilitado por el municipio.

De acuerdo con la información judicial, hasta el momento no hay imputaciones ni tampoco el local fue clausurado, mientras personal de criminalística trabaja para determinar las causas del hecho.

Seguir leyendo

INFORMACIÓN GENERAL

A los 79 años, le festejaron su fiesta de 15 que antes no la pudo tener

Sus hijos, nietos y bisnietos le cumplieron el sueño con un festejo en el que no faltó nada.

Los hijos, nietos y bisnietos de una mujer cuya frustración adolescente había sido quedarse sin fiesta de quince años, eligieron su cumpleaños número 79 para saldar esa deuda pendiente con todo lo que indica la tradición: vestido largo con corset, vals, souvenires, torta de varios pisos y fotos nocturnas en la plaza central de la localidad platense de Ringuelet.

“¿Cómo querés que me sienta? Feliz! Me siento bien porque además es gracias a mis hijas que tuve mi fiesta de 15”, dijo Idalina Silva desde su casa.

Idalina nació en la provincia de Corrientes y de muy pequeña llegó con su madre a La Plata donde, luego, quedó al cuidado de una tía con la que tuvo una vida de privaciones.

“Cuando cumplí 15 no me lo pudieron festejar porque éramos pobres. Yo iba a los cumpleaños de mis amigas y me llamaban la atención sobre todo los vestidos: yo los veía y decía: «quiero estar ahí adentro»”, contó.

Una de sus 10 hijas y una de las principales promotoras de la celebración, Yolanda Luna, contó que Nina volvió a conectarse con su sueño incumplido a partir de los cumpleaños de quince de dos nietas.

“En junio cumplió mi sobrina y mi nena en noviembre: ahí vio todo el movimiento de preparativos y dijo que le gustaría lucir un vestido como el de las nietas”, contó Yolanda.

Y como cada vez que veía una quinceañera en una vidriera o la tele volvía con el mismo tipo de comentarios, su hija fue tomando nota y un día le propuso: “¿Te gustaría que te hiciéramos tu fiesta de 15?”.

“Me dijo que ya estaba muy vieja para eso, pero yo le respondí que eso no tiene nada de malo, y que se lo podíamos hacer con los chicos tranquilamente. Me dijo que estaba bien, pero seguro habrá pensado que se lo decía por decir”, contó Yolanda.

Pero un mes antes su cumpleaños 79, toda la familia se embarcó en el proyecto y el pasado 11 de enero todo estuvo a punto para que Nina, vestida de princesa, pudiera hacer su ingreso triunfal en un salón repleto de gente que estalló en una lluvia de papelitos, aplausos, abrazos y besos emocionados.

“Ella eligió todo como quería: los souvenirs, la torta, el vestido, la decoración del salón en blanco y rosa”, contó la hija.

A la fiesta no le faltó nada: Nina llegó en un auto blanco con el capot coronado en un enorme moño de cinta blanca, bailó el vals con todos los hombres de la familia y la fiesta se extendió “hasta las cuatro de la mañana”, aunque la agasajada se fue a descansar una hora antes.

Nina “tiene artrosis y muchas veces no puede caminar de los dolores, pero estaba tan contenta que una semana antes se recorrió toda la ciudad para buscar zapatitos que quería y se bailó todo”, agregó su hija.

Y mientras las personas que le alquilaron el salón se rieron con incredulidad cuando Nina les dijo que la reserva de salón era para su propio cumpleaños de 15, las vendedoras de la casa de vestidos de fiesta la felicitaron.

Seguir leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto

Director: Fernando Rumi // Contacto: [email protected] // Dirección: Bolívar 2291 2do 2 // Teléfono: +54 376 4 809060 // Posadas- Misiones.