Nuestras redes

INFORMACIÓN GENERAL

El celular daña la estructura cerebral de los niños en la primera infancia

Según una investigación, modificarían el lenguaje y el desarrollo de la lectura. La OMS recomienda que hasta los dos años no tengan acceso a estos dispositivos.

Es en los primeros años de vida que el cerebro es mucho más plástico y tiene mayores posibilidades de ser moldeado.

Con solo vernos una y otra vez frente a la computadora, el celular o la tablet, los chicos ya saben cómo manejar estos dispositivos. Sin siquiera decir sus primeras palabras o dar sus primeros pasos, conocen de selfies y de “correr fotos” con el dedito.

Sin embargo, hay varios factores que indican que el contacto persistente con las tecnologías no los favorece. Según los expertos, el hecho de estar conectados y entretenidos de forma permanente tiene una influencia negativa directa en el desarrollo de la imaginación.

La falta de tiempo ocioso impide la promoción de la creatividad para inventar juegos.

Ahora, un estudio recién publicado en el Journal of the American Medical Association’s Pediatrics difunde los resultados de un trabajo que evaluó a 47 chicos de entre tres y cinco años.

A través de tomografías computadas y resonancias magnéticas, detectaron que quienes pasaban la mayor parte del día consumiendo contenidos a través de los distintos dispositivos electrónicos, tenían menos “materia blanca” en el cerebro, conocida como la mielina.

Tiene que ver con las prolongaciones de las neuronas y justamente es la que mejora la conducción de información entre distintas las zonas del cerebro.

También se les pidió a los padres que completaran una puntuación compuesta llamada ScreenQ, que tiene como referencia el tiempo que se debe pasar frente a pantallas según la Academia Estadounidense de Pediatría.

La misma sugiere estar sin pantallas en la habitación, que el nene o nena no comience a ver televisión ni a usar aplicaciones sino hasta después de los dieciocho meses, que no se exponga a contenido violento, y que en edad preescolar no pase más de una hora al día frente a las pantallas.

Todos los estímulos ambientales, incluimos acá la tecnología, o la falta de ellos pensando en el juego libre, son los que determinaran el desarrollo cerebral.

Entre los resultados concluyeron que los chicos con mayor exposición a las pantallas tenían un peor lenguaje expresivo y peores resultados en pruebas de velocidad de procesamiento de lenguaje, como nombrar objetos rápidamente por ejemplo.

La opinión de los especialistas

“Los niños que tenían inclinaciones más visuales o reticencia a las habilidades verbales por su desarrollo neurológico previo, deben ser los que se inclinaron por más horas de pantalla”, analiza Alejandro Andersson (MN: 65.836), médico neurólogo, al ser consultado por Con Bienestar.

“Claramente si un niño tiene inmadurez del lenguaje se inclinará por las actividades visuales de la tablet y no por actividades lingüísticas. O sea que sus cerebros ya pueden ser diferentes antes del estudio. Y antes de tantas horas de pantalla”, resume.

En el mundo varios organismos tomaron medidas al respecto. La Asociación Japonesa de Pediatría realizó una campaña para restringir el uso prolongado de los celulares y tablets y sugirió control y más juegos a los padres.

Dos otras entidades que se sumaron a esta tendencia fueron la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense.

Abusar de los celulares y tablets de chicos aumenta las chances de sufrir problemas de columna. “Es en los primeros años de vida que el cerebro es mucho más plástico y tiene mayores posibilidades de ser moldeado. Porque efectivamente en la infancia es donde se habla de los periodos críticos y sensibles.

Estos son periodos en los que se producen un incremento masivo de las neuronas y una mayor extensión de sus conexiones, lo que permite potenciar los aprendizajes y al mismo tiempo ir creando los cimientos en las que se sostendrán el resto de conocimiento que vamos adquiriendo en la vida”, responde a Con Bienestar Carina Castro Fumero, magister en Neuropsicología Clínica Pediátrica.

En España existe un Plan General de Educación para la Salud Visual Digital 2015-2020 ya que advierten que las pantallas de tablets y smartphones emiten cinco veces más luz de onda corta, por lo que son muy nocivas para los ojos. Es por esa razón que aconsejan que los menores de dos años no las usen.

“No creo que usar pantallas inteligentes dañe el cerebro de un niño sano. Si creo que el cerebro tiene múltiples capacidades o inteligencias para interaccionar con la realidad y resolver problemas.

La realidad puede ser un cálculo, un laberinto, una pieza musical, un mapa, un combate de esgrima, o la lectura de un texto. Si estimulamos solamente el grupo de habilidades no verbales, en eso seremos muy buenos.

Esto ocurre mucho con las actividades que proponen los programas de las pantallas”, explica Andersson. Lo más saludable en estapa es que la actividad física ocupe al menos 180 minutos del día y adoptar distintas formas.

“Todos los estímulos ambientales, incluimos acá la tecnología, o la falta de ellos pensando en el juego libre, son los que determinarán el desarrollo cerebral y por ende los cimientos con los que cuenta cada niño”, enfatiza y cierra Castro Fumero.

INFORMACIÓN GENERAL

En la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA aprobaron el uso de lenguaje inclusivo

Las monografías, trabajos prácticos, tesis de grado o cualquier otro texto académico de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA podrán incluir lenguaje inclusivo.

(más…)

Seguir leyendo

INFORMACIÓN GENERAL

Tras 2 años, le devolvieron el acordeón robado a Moni Encina

El acordeón dos hileras, ocho bajos de color verde y fuelle celeste fue robado de la casa del músico el 16 de abril del 2017.

(más…)

Seguir leyendo

INFORMACIÓN GENERAL

Vendía hamburguesas de carrito en la Villa 31 y ahora es dueña de un McDonald’s

Yermina Benítez tiene 26 años y vive a dos cuadras de un local que convulsionó a los vecinos del lugar. Conmovida, le confesó a Infobae: “Mi orgullo es ver a mi mamá, que la peleó siempre, tan emocionada y contenta con todo esto”

Yermina Benítez tiene 26 años y desde hace mucho -según recuerda- que no para un segundo: va de la casa al trabajo y del trabajo a sus quehaceres cotidianos, para organizar la comida, el baño y los juegos de sus dos pequeños hijos pequeños, Delfina y Ciro.

Vive en el barrio Padre Mugica, en el cuarto piso de una casa que año tras año construye un nuevo departamento para algún integrante de la familia Benítez. Pero ahora su vida cambió.

Yermina, desde hace pocos días, enfrenta una maravillosa aventura que nunca pudo soñar: ser la dueña del primer McDonald’s que se abrió en la Villa 31.

¿Cómo pasó? Arcos Dorados, operadora de la marca en el país, puso en marcha un modelo que la convirtió en “franquiciada”. Es decir, en la dueña del local y también en la responsable del negocio y de las ventas que genere el mismo.

Al igual que sus siete hermanos, la joven creció y forjó su vida en un barrio que por estas horas permanece convulsionado por la presencia del icónico restaurante de comidas rápidas.

“Era caminar hasta Microcentro o tomarse un colectivo e ir a algún otro lugar de la Ciudad. Ahora los vecinos lo tienen a metros de sus casas. Y muchos de ellos trabajan acá: 75 de los 88 empleados son del barrio”.

La joven llegó a Buenos Aires a los cuatro años, junto al resto de los suyos, desde Asunción, Paraguay. La crisis de 2001 llevó a Marina, su mamá, a crear “El Rancho”, en la planta baja del edificio familiar, un localcito de comidas que con el tiempo se volvió emblemático entre los vecinos.

“Trabajé con mi mamá y mis hermanos para darle una mano haciendo hamburguesas. Ahora me preguntan si vamos a ser competencia… Pero no es así. Ella hace muchísimos otros platos a buen precio; todos para los vecinos y la gente que trabaja en la zona”, sostiene.

Trabajó junto a los suyos hasta los 17, edad en la que obtuvo su ingreso a McDonald’s, donde empezó como crew, luego gerenta de turno y por último gerenta de negocios.

El desempeño en su último cargo fue el motivo por el cual fue elegida para esta gran experiencia. En un comunicado, la empresa explicó que otorgó el financiamiento del local con un formato y condiciones adaptadas a este caso particular.

La apertura fue el 6 de diciembre y contó con la presencia de 1.500 vecinos, quienes recibieron un desayuno gratis y buscaron constantemente a Yermina para hacerle un pedido especial.

“Muchos me pidieron trabajo durante la inauguración del local. Yo les dije que iban a contratar gente del barrio pero que la realidad es que el cupo de personal está cubierto”.

“La idea es que en un futuro, cuando haya más lugar o se de alguna rotación, puedan entrar más. A los vecinos les gusta saber que están trabajando chicos y chicas de su lugar, porque este McDonald’s sirve para integrar”, reflexiona.

Esta nueva sucursal tiene kioscos de pedidos virtuales, tablets en las mesas para elegir las opciones del menú y centros de entretenimientos con herramientas digitales.

Como en todos los demás locales, no hay sorbetes ni tapas plásticas en sus vasos. A la política sustentable se le sumará, en un futuro, el envase de las ensaladas.

A diferencia de su cargo anterior dentro de la empresa, su rol en esta etapa conlleva mucho más que cumplir un horario y desarrollar ciertas tareas. Ahora, su teléfono suena a cada rato y su día empieza de madrugada “antes de que salga el sol y termina cuando el propio día desee que termine”, revela.

“Es un orgullo poder contribuir a la integración y al desarrollo de la comunidad en la ciudad de Buenos Aires. Todos en la compañía tenemos un gran entusiasmo con la inauguración de este local”.

“A partir de esta apertura, queremos ofrecer una buena experiencia a los habitantes de la zona que nos visiten en nuestro local como también contribuir desde el aspecto social con la inserción laboral de jóvenes del barrio y su desarrollo”, sostuvo Woods Staton, presidente ejecutivo de Arcos Dorados, quien visitó a Yermina durante la inauguración.

“Quizás cuando pasen algunos días me de cuenta de cuáles son las diferencias entre mi trabajo actual y el anterior, el que hacía en la sucursal de la calle Lima al 600”, dice Yermina, que entiende que sólo el trabajo en equipo ayudará a conseguir los resultados que pretende entregar -en el corto plazo- a quienes confiaron en ella.

La joven ahora hace las compras, controla a los proveedores y atiende los pedidos y reclamos de los empleados. Todo mientras saluda a los vecinos por su nombre. “Es una ventaja que me da ser del barrio: conocerlos, saber qué les gusta y darles un beso cuando vienen”, explica.

El local, de dos plantas y alrededor de 550 m2, está ubicado en Rodolfo Walsh, entre Gendarmería Nacional y Perette. Abre a las 6 y cierra a la medianoche.

“Ver que llegan cosas como estas nos entusiasma porque de repente empezamos a tener las mismas cosas que hay en los demás barrios. Ya empezamos a ser un barrio como los otros de la ciudad, no una zona aislada”, se emociona.

Y finaliza: “Gracias a Dios me puedo organizar. Puedo ser madre y dueña de un McDonald’s al mismo tiempo. Mi orgullo es ver a mi mamá, que la peleó siempre, tan emocionada y contenta con todo esto… No tengo palabras para describir lo que siento. Que me apoye mi mamá es lo máximo”.

Seguir leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto

Director: Fernando Rumi // Contacto: [email protected] // Dirección: Bolívar 2291 2do 2 // Teléfono: +54 376 4 809060 // Posadas- Misiones.