Nuestras redes

NACIONALES

Ramos Padilla pidió que el Consejo de la Magistratura cite a Macri, Carrió y Bonadío

El juez de Dolores se defendió en el proceso que le entabló el Gobierno Nacional para apartarlo de la causa Stiusso. Es porque destapó escuchas ilegales, espionaje y aprietes contra empresarios. Y su defensa amplió una lista de testigos.

BUENOS AIRES (Agencias y diarios). La defensa del juez federal Alejo Ramos Padilla, a cargo de la llamada causa D’Alessio, pidió este jueves que el Consejo de la Magistratura cite al presidente Mauricio Macri, la diputada Elisa Carrió y su par Claudio Bonadío.

El planteo llegó durante el descargo que Ramos Padilla hizo en dicho órgano por la denuncia que impulsó en su contra el Gobierno, ya que su intervención en la causa destapó una red de espionaje político y judicial que llevaba adelante extorsiones, aprietes y operaciones ilegales.

Pero su defensa atacó fuertemente la llamada “Operación Puf” y pidió citar como testigos al presidente Mauricio Macri, la diputada Elisa Carrió, el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli, entre otros. Sostuvo también que se trató de blanquear escuchas a detenidos y que desde el Ejecutivo se estuvo al tanto del contenido de esas grabaciones.

“Como juez debo avanzar en la investigación de las causas que son sometidas a mi decisión, y ello, por más que incomode a funcionarios, magistrados y/o legisladores vinculados al Poder Ejecutivo”, sostuvo el juez de Dolores.

Más adelante advirtió: “Se me quiere apartar a través de este procedimiento irregular ante este Consejo de la Magistratura y se recurre para ello a elucubraciones absurdas que se construyen a partir de la utilización indebida de escuchas”.

Recordó que respecto de dicha metodología “la Corte Suprema de Justicia Nación señaló que ‘no sólo deben ser prevenidas y castigadas por la ley y la jurisprudencia subsecuente, sino que deben merecer el máximo repudio social, pues constituyen un atentando a la confianza pública”.

El 18 de marzo, el Gobierno formalizó una denuncia por mal desempeño contra Ramos Padilla en el Consejo de la Magistratura. Fue después de que el juez fuese a la comisión de Libertad de Expresión de Diputados, invitado por la oposición, y contara detalles de la causa.

En televisión, el presidente Macri afirmó que Ramos Padilla ya se había “mandado varias” y añadió: “No es un juez que actúe con ecuanimidad, se prestó a un show mediático, espero que con las pruebas que hay el Consejo de la Magistratura evalúe destituirlo”.

La Comisión de Disciplina y Acusación analizó el caso e invitó al magistrado a hacer su descargo. Fue en ese marco en el que Ramos Padilla respondió sobre la vaguedad de la imputación en su contra.

El descargo de Ramos Padilla fue acompañado por un escrito de su defensa que reclamó que desfilen como testigos ante el Consejo desde el presidente Mauricio Macri, el ministro de Justicia Germán Garavano y el jefe de AFI Gustavo Arribas y su segunda, Silvia Majdalani, hasta la diputada Elisa Carrió.

También se pidió por el juez Claudio Bonadio, el fiscal Carlos Stornelli, el juez de Lomas de Zamora Federico Villena o el director de la oficina de escuchas que depende de la Corte Juan Rodríguez Ponte. Y que se convoque a los detenidos Roberto Baratta o Juan Pablo Schiavi, y al propio fiscal de la causa D’Alessio, Juan Pablo Curi, entre periodistas y políticos.

NACIONALES

El macrismo dispuso medidas ante el temor de un contagio del “efecto Chile”

Reforzó la frontera trasandina, aumentó la seguridad en la embajada y consulados en Buenos Aires y ordenó monitorear los “objetivos sensibles” del vecino país en Argentina, como las empresas.

BUENOS AIRES (Diarios y agencias). El gobierno de Mauricio Macri decidió reforzar los controles en frontera trasandina, dar mayor seguridad a la embajada y el consulado chilenos en Buenos Aires y monitorear a los “objetivos sensibles”, ante el temor de un contagio de lo que sucede en el vecino país.

La decisión de atenuar un eventual “efecto Chile” se tomó este martes en una reunión del Consejo de Seguridad del Gobierno en la que participaron el canciller Jorge Faurie; el ministro de Justicia, Germán Garavano; el secretario de Asuntos Estretégicos, Fulvio Pompeo; el vicejefe de Seguridad Gerardo Milman; el jefe de la AFI, Gustavo Arribas y el ministro de Defensa Oscar Aguad, entre otros.

También pasó en un momento del encuentro el Jefe de Gabinete, Marcos Peña. El presidente Mauricio Macri dejó instrucciones precisas de todo antes de partir al acto de Juntos por el Cambio en Rosario.

La intención de la Casa Rosada es aumentar la presencia de fuerzas de seguridad en la frontera andina en un operativo que está coordinado con los carabineros de Chile.

Esta decisión no implica aumentar la cantidad de efectivos de Gendarmería sino extender sus horarios de vigilancia. Y se busca evitar que grupos de activistas de izquierda chilenos vengan a la Argentina para generar violencia como está ocurriendo en las calles de Santiago en estas horas ante las medidas económicas que tomó el gobierno de Sebastián Piñera.

“Hay que tomar todos los recaudos necesarios para que no haya en la Argentina un efecto contagio al de Chile pero hoy no vemos que haya riesgos de esto”, expresó uno de los funcionarios que participó del encuentro del Consejo de Seguridad en el primer piso de la Casa Rosada.

A la vez, en esa reunión de altos mandos de la seguridad del Gobierno se descartó de plano la posibilidad de que haya grupos de venezolanos violentos con ánimo de generar caos en la Argentina. Según un informe que presentó Arribas en la reunión, no existe actualmente esa hipótesis de trabajo en la inteligencia argentina.

En tal caso, el único elemento de “riesgo” que se evaluó fue el de grupos relacionados con el kirchnerismo como la CETEP de Juan Grabois, la CTA, la agrupación Quebracho o sectores de la izquierda. Pero no hay indicio alguno en relación a grupos de infiltrados de Venezuela o Cuba.

Seguir leyendo

NACIONALES

Imputaron a los tres marinos que dieron la orden de zarpada del ARA San Juan

Son los primeros oficiales acusados por “incumplimiento de deberes de funcionario público”. Deberán presentarse antes de fin de mes. No serían los únicos imputados, según el camino de la instrucción.

BUENOS AIRES (Diarios y agencias). La jueza Marta Yáñez imputó por el delito de “incumplimiento de deberes de funcionario público”, a tres oficiales de la Armada Argentina que dieron la orden de zarpada del submarino ARA San Juan.

Se trata del capitán de corbeta Jorge Andrés Sulia, ex jefe de Logística de la Fuerza de Submarinos; el capitán de fragata Hugo Miguel Correa, ex jefe de Operaciones del Comando de la Fuerza de Submarinos; y el capitán de navío Héctor Alonso, por entonces jefe del Estado Mayor de la Fuerza de Submarinos.

Los tres serán indagados el 22, 23 y 24 de octubre, respectivamente. Es decir, en el caso de Alonso, un día antes de que prescriba el presunto delito de “incumplimiento de funcionarios público”, ya que el 25 de octubre se cumplirán los dos años de la zarpada del submarino desde la Base Naval Mar de Plata.

En la cédula de notificación, Marta Yáñez, la jueza federal de Caleta Olivia que investiga la tragedia, aclara que recién cuando se presenten para la declaración indagatoria “se les hará saber a los imputados los hechos que se les imputan y las pruebas que obran en su contra”.

La jueza federal deja entrever que no serán los únicos imputados que tendrá la causa, y que estos serán “convocados con el devenir de la presente instrucción”.

La magistrada ya informó sobre la medida que tomó al actual jefe de la Armada, almirante José Luis Villán.

Los tres oficiales fueron los que firmaron la orden de zarpada del submarino ese 25 de octubre.

Sus superiores eran el contralmirante Luis Enrique López Mazzeo, por entonces comandante de adiestramiento y alistamiento de la Armada, y el ex comandante de la Fuerza de Submarinos, capitán de navío Claudio Villamide.

Hasta una semana después de la mayor tragedia de la Armada en tiempos de paz, la fuerza estaba bajo el mando del almirante Marcelo Srur.

El próximo 22 de octubre, es decir, el día de la primera indagatoria, la querella conformada por Carreras, Fernando Burlando y Lorena Arias presentará una larga lista de imputaciones, entre las que figuran las de Srur, López Mazzeo, Villamide y el ministro Aguad. Los acusan del presunto delito de “homicidio con dolo eventual”.

La explosión y hundimiento del ARA San Juan provocó la muerte de sus 44 tripulantes, entre los que se encontraban los misioneros Eliana María Krawczyk y Jorge Isabelino Ortiz.

 

Seguir leyendo

NACIONALES

Debate presidencial: qué dijeron los candidatos sobre cada tema propuesto

Una síntesis de las posturas reflejan lo sucedido el domingo pasado en el primer debate presidencial. Hubo variadas opiniones, algunas coincidentes, en los medios. El detalle que sigue permitirá una visión particular al lector.

BUENOS AIRES (Agencias y diarios). Los seis candidatos a presidente para las elecciones argentinas que se llevarán adelante este 27 de octubre debatieron en un evento organizado por la Cámara Nacional Electoral en la Universidad del Litoral, Santa Fe.

Son Nicolás del Caño (candidato del Frente de Izquierda), Alberto Fernández (Frente de Todos), Roberto Lavagna (Consenso Federal), José Luis Espert (Unite), Mauricio Macri (Juntos por el Cambio) y Juan José Gómez Centurión (Frente NOS).

El debate duró casi dos horas y media y estuvo dividido en tres bloques con dos ejes temáticos cada uno, más la conclusión. Las reglas y tiempos fueron estrictos: 45 segundos para la presentación del área temática; dos minutos para desarrollar el tema; 30 segundos para intercambiar lo dicho por los pares y 30 segundos para el cierre del eje temático.

¿Qué dijeron?

Relaciones internacionales

Al abordar este mundo, Fernández dijo: “La globalización no nos obliga a resignarnos ni a estar de rodillas”, al referirse al lugar que la Argentina podría ocupar en el mundo “de pie”. Reafirmó su intención de “volver a unir a América Latina” y potenciar el Mercosur. También se refirió al debatido acuerdo con la Unión Europea y subrayó la lucha por la soberanía de las Islas Malvinas.

Del Caño saludó “al pueblo de Ecuador” y denunció que “el capitalismo no va más”. También llamó al presidente actual como un “lamebotas de [Donald] Trump”.

Gómez Centurión se refirió a la “causa nacional” de Malvinas y lamentó que “el modelo de Defensa de Argentina está desarticulado”. Por su parte, Espert pidió que “se convoquen elecciones cristalinas en Venezuela” y no repetir un 2001 en Argentina.

El candidato Lavagna manifestó que “decir que recién nos estamos integrando” no es verdad.

Macri aseguró que los países crecen relacionándose con otros. “Cuando llegamos, Argentina era el país más aislado del mundo”, indicó en referencia a cuando asumió su presidencia en 2005. “El mundo, para nosotros, es una gran oportunidad”, concluyó.

Economía y finanzas

En este aspecto, Del Caño pidió una ‘banca única’, retrotraer las tarifas de los servicios públicos a sus precios al momento de asumir Macri. “No dejan una deuda ilegítima, impagable e ilegal. La tienen que pagar los ricos”, concluyó.

El candidato del Frente Nos prometió austeridad fiscal. Luego definió su postura respecto del campo: las ‘retenciones’ —para él— son una confiscación. “El campo necesita que le saquemos el pie de la cabeza”, estableció.

Lavagna aseguró que “es el momento de poner en marcha la economía”. Criticó el aumento de pobreza e indigencia y dijo que ya “basta” de frases hechas.

Macri afirmó que “ya no existen países exitosos con inflación” y buscó explicar los problemas económicos del país por los últimos 80 años de historia. “Pensé que iba a ser más fácil”, admitió. Pero se mostró esperanzado de poder generar un acuerdo.

Fernández reprochó: “Entérese presidente: cuando termine el mandato va a haber dejado 5 millones de nuevos pobres”. Así definió la situación económica de Argentina. Luego propuso generar consumo y ayudar a que crezca la exportación, todo mediante una “agenda de consensos”.

Gómez Centurión propuso liberar de cargas sociales a quienes contraten jóvenes.

Derechos humanos, diversidad y género

Gómez Centurión se postuló cien por ciento en contra de todo tipo de interrupción voluntaria del embarazo. Espert, por su parte, aseguró estar en contra de “la ideología de género”.

“Siempre he cuidado la libertad, no concibo una sociedad sin pluralidad de ideas”, expresó Macri. Y luego dijo que es inaceptable la desigualdad entre hombres y mujeres. “Tenemos que terminar con los femicidios”, concluyó diciendo que eso será un compromiso.

Para Fernández, “el tema de los derechos humanos no puede ser otra cosa que un imperativo moral de la Argentina”. También manifestó que “el colectivo feminista es el que más debe llamar nuestra atención”. En la misma línea, Del Caño destacó la lucha de las mujeres y se posicionó a favor del aborto. “Iglesia y Estado deben ser asuntos separados”, concluyó.

Educación y salud

Macri habló de la ‘revolución tecnológica, la programación, el trabajo en equipo y los idiomas como las claves de la educación actual.

Fernández, en el mismo tópico, resaltó la importancia de la educación pública. “¿Por qué trató tan mal a nuestros científicos y a nuestros investigadores?”, preguntó luego.

Del Caño planteó una disyuntiva: según él, o se paga la deuda externa o se garantizan la educación y salud.

Para el siguiente encuentro que se concretará el domingo 20 de octubre, a los candidatos presidenciales les quedará pendiente referirse a los siguientes ejes temáticos: seguridad, empleo; producción e infraestructura; federalismo, calidad institucional y rol del Estado; desarrollo social, ambiente y vivienda.

El encuentro será en la Facultad de Derecho, de la Universidad de Buenos Aires, en la Capital Federal, con las mismas reglas que el debate de este domingo.

Seguir leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto

Director: Fernando Rumi // Contacto: [email protected] // Dirección: Bolívar 2291 2do 2 // Teléfono: +54 376 4 809060 // Posadas- Misiones.