Nuestras redes

MEDIOAMBIENTE

Una bajante extraordinaria por cierre de represa en Brasil afectará las Cataratas

Published

on

El río Iguazú redujo su caudal en forma inesperada, en los últimos días. Y se puede apreciar en las orillas y en los saltos. Podría faltar agua para la población.

PUERTO IGUAZÚ y POSADAS. El nivel del río Iguazú comenzó a experimentar una bajante con escasos precedentes y que en los próximos días afectará la majestuosidad de las Cataratas.

De acuerdo con estimaciones de los especialistas de la zona norte de Misiones, el fenómeno se habría originado en la falta de lluvias en las altas cuencas, en territorio brasileño.

También dejaron entrever la posibilidad de que el cierre de los desaguaderos de la presa Baixo Iguazú, recientemente inaugurada, esté contribuyendo con la notoria reducción del caudal aguas abajo.

A raíz de la situación planteada, además de las consecuencias en el entorno natural, las autoridades del Instituto Misionero de Agua y Saneamiento (IMAS), alertaron sobre la probable afectación de la provisión de agua a la población.

El organismo remarcó que la bajante podría impactar en las próximas horas la toma de agua hacia la planta potabilizadora, motivo por el cual se recomendó una serie de restricciones para evitar que la escasez del líquido.

Según los registros de las 17, el caudal del río Iguazú en los puestos de control llegó a los 890 metros cúbicos por segundo cuando el valor promedio oscila entre 1500 y 1800 metros cúbicos, con una tendencia a la reducción.

Los principales síntomas de la situación que se avecina, fueron registrados aguas arriba donde las barrancas del Iguazú quedaron al descubierto así como una importante lengua de arena hasta el cauce que perdió profundidad.

Comentarios

comentarios

LA REGIÓN

Bajante histórica del Paraná golpea a la economía y al medioambiente

Published

on

Desde el Conicet advierten por el encarecimiento del costo de potabilización del agua y la baja operatividad de los buques de carga, que trabajan apenas a un 30%.

 

CORRIENTES (TÉLAM). La bajante extraordinaria del río Paraná podría prolongarse hasta fines del próximo verano y ya está generando un impacto ambiental y socieconómico negativo en el nordeste y en otras regiones del país, afirmó el doctor en Ciencias Biológicas e investigador principal del Conicet, Juan José Neiff.

El científico, magister en Ecología Acuática Continental, aseguró además que un caudal tan bajo no se registra hace 51 años y consideró que “faltan gestiones permanentes” para menguar las consecuencias de estas situaciones críticas.

“Esta bajante extraordinaria, por sus características, la duración y los niveles muy bajos de caudales, no se presenta hace 51 años”, aseguró y mencionó que la medición en el puerto de Corrientes roza los 0,80 metros, cuando lo usual debería ser superior a los 2 metros.

La escasa cantidad de agua del Paraná deja al descubierto postales inauditas de barcos encallados, veleros y embarcaciones en el puerto de Corrientes estacionadas sobre la arena, cardúmenes cerca de la costa y hasta niños jugando en zonas del cauce que antes eran profundas.

Además, la bajante expuso algunos de los tesoros que permanecían ocultos bajo las aguas, como el hallazgo del barco llamado Parténope que había naufragado hace más de un siglo y medio (en 1867), en cercanías de las costas de la localidad correntina de Itá Ibaté y cuyos restos quedaron visibles ahora, con este descenso único.

Para Neiff, que estuvo al frente del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (Cecoal) del Conicet y la Universidad Nacional del Nordeste (Unne) durante 30 años, este fenómeno se debe principalmente a la falta de lluvias en la cuenca del Plata, en el alto Paraná y alto Paraguay desde el año pasado, al fenómeno de La Niña, un período de sequía.

“Las lluvias de primavera y verano que provocan la creciente del Paraguay y llegan en invierno a esta zona, no ocurrirá este año, debido a la bajante extraordinaria que afecta a este río”, precisó.

En similar sentido, señaló que las precipitaciones “fueron también muy escasas en la cuenca del Iguazú que normalmente tiene un caudal de 1.500 metros cúbicos por segundo y ahora es solo de 300 metros cúbicos por segundo, con lo cual, tampoco llegará este año una crecida del Iguazú”.

Por otra parte, el científico aludió al impacto ambiental y también socioeconómico que la extraordinaria bajante del río Paraná causa en la región nordeste.

“Problemas en la navegación, desmoronamientos en el canal y a veces también de las barrancas laterales al curso del río, por pérdida de estabilidad en el suelo, son solo algunos”, enumeró Neiff.

Estos cambios por el escaso caudal también generan, según el doctor en Ciencias Biológicas, dificultades en lo económico “porque los barcos no pueden cargar la totalidad de sus bodegas y la carga se reduce a un 30 por ciento, lo que genera pérdidas millonarias en el agro de una vasta región, en momentos en que los precios internacionales de los granos tienen una importante caída”.

“Además, se están produciendo inconvenientes en las tomas de agua para consumo de algunas ciudades, porque hay algas (cianobacterias) que pueden hacer variar el gusto y el color e incluso, pueden producir sustancias tóxicas como las cianotoxinas, que implicarían mayores costos en el tratamiento de potabilización del agua”, explicó el ex profesor de la Facultad de Ingeniería de la Unne.

Pero las consecuencias naturales de la bajante no se agotan en la calidad del agua, sino que incluyen a la fauna íctica, seriamente afectada.

“Por la sequía extrema muchos peces están varados y no alcanzan a llegar al cauce”, graficó Neiff y explicó que la falta de reclutamiento debida a los desoves, los peces no llegan a las lagunas laterales al curso, donde cumplen sus primeras etapas de vida”.

Añadió que “la mortandad de muchos peces cuando las lagunas y arroyos se secan producen bajas poblacionales importantes, cuyo impacto se trasladará a la actividad turística de las provincias del nordeste en las que la pesca recreativa es una de las principales motivaciones”.

“A este estrés que impone la naturaleza a los peces, se agregan los efectos de la pesca depredatoria, que provoca daños de gran magnitud, especialmente en una bajante como ésta”, precisó.

En este sentido, lamentó que las provincias que comparten el río Paraná no hayan sido coincidentes en las políticas proteccionistas para defensa de los recursos naturales: “En Corrientes, Chaco y Misiones la pesca está totalmente prohibida, mientras que en Entre Ríos y Santa Fe, se resisten a tomar esta medida porque eligen favorecer a un grupo de empresas, generando una actividad brutal y una gran depredación”, cuestionó el científico en declaraciones a Télam.

Así, para Neiff, “estas crisis pone de relieve la falta de gestión permanente, como el mantenimiento del dragado, la creación de fuentes alternativas de tomas de agua o la unificación de criterios racionales para el manejo de la pesca”.

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

MEDIOAMBIENTE

Tras maniobras de reanimación, estudiante de veterinaria salvó a un perro callejero que fue envenenado

Published

on

Un joven de 19 años salvó a un perro moribundo realizándole maniobras de reanimación cardiopulmonar.

(más…)

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

MEDIOAMBIENTE

Denuncian el apeo ilegal de 300 árboles en territorio indígena en San Ignacio

Published

on

La incursión con motosierras sucedió en la colonia Mbocayaty. Piden que se investigue y señalan la inacción de la Policía al no querer tomar las reiteradas denuncias.

 

SAN IGNACIO. Miembros de la comunidad mbya guaraní Mbocayaty, de San Ignacio, denunciaron ante el juez de Instrucción el apeo ilegal de unos 300 árboles en su territorio. 

Según señalaron desde la comunidad en su escrito ante el magistrado, la incursión ilegal fue realizada por personas desconocidas el pasado 6 de mayo.

Bernardino Villalba, el cacique de la aldea, denunció asimismo la negativa reiterada de la Policía de Misiones de tomar las denuncias formuladas, “haciéndolos responsables de los daños que pudieran haber ocasionado en nuestro territorio”, dijo.

En este sentido, argumentó que el predio intrusado fue reconocido en los términos de la Ley 26.260 por Resolución N° 770/2012 en el Expediente N° E-Inai-51033-2011. Es decir, que se reconoce la posesión ancestral del territorio referido, con todos los efectos que eso implica, “entre ellos, el derecho de defenderlo de los usurpadores y/o intrusos”, adujo el cacique.

El apeo ilegal se registró el pasado 6 de mayo, cuando habitantes de la comunidad escucharon las motosierras cortando árboles a unos 30 metros del lugar donde se ubican las viviendas. 

Además, se informó que guardaparques de la zona del Teyú Cuaré se hicieron presentes en el lugar para constatar los hechos.

Por ello, reclaman que el juez “realice las investigaciones respectivas” tanto del apeo ilegal como del accionar policial “que una vez más y en forma sistemática discrimina negándose a tomar las denuncias correspondientes”.

El cacique Villalba informó además que fueron cortados unos 300 ejemplares, entre pequeños y grandes árboles de diferentes especies.

Asimismo, deslindaron responsabilidades en el Estado, al asegurar que “ningún movimiento de bosque como el que se realizó, por su magnitud y relevancia, puede hacerse sin la autorización del Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables, lo cual -los intrusos- no pudieron acreditar en el momento. Creemos que fue un apeo absolutamente ilegal”.

Los miembros de la comunidad piden a su vez que se ordene una medida de no innovar para garantizar los derechos territoriales de la comunidad: “Se hace indispensable la protección por parte del Estado, en este caso, consumado el despojo a través de formas y conducta penadas por el Código Penal, corresponde la intervención del Poder Judicial y más precisamente de la Justicia Penal”, cierra la denuncia.

Comentarios

comentarios

Seguir leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto