Nuestras redes

NACIONALES

La industria y construcción caen hasta 13% y también la ilusión de recuperación

Los datos de marzo pusieron fin a dos meses consecutivos de suba. El macrismo ya había comenzado a soñar con la recuperación. Pero se volvió a la senda de la recesión.

BUENOS AIRES (Diarios y agencias). La actividad industrial cayó al 13,4% frente a marzo del 2018 y acumula una caída del 11,1% en lo que va del año, mientras que la construcción bajó el 12,3% en marzo, mientras que en el conjunto del primer trimestre totalizó un 11,3%.

De acuerdo con estos datos, la economía volvió a dejar en offside a las optimistas proyecciones del macrismo, tras un primer bimestre con un tímido crecimiento intermensual que hacía ilusionar a las autoridades con “el comienzo de la recuperación económica”.

Los primeros datos de marzo confirmaron el regreso al sendero recesivo, ya que de acuerdo con datos del INDEC, la producción manufacturera se contrajo un 4,3% en términos desestacionalizados en relación al mes anterior, poniendo fin a dos meses de subas consecutivas.

Lo mismo sucedió en la actividad de la construcción, que tuvo un descenso intermensual del 3,5% que se contrapone al incremento del 8,5% registrado en febrero.

Las caídas no son una novedad para ninguna de las dos ramas que desde mediados del 2018 vienen mostrando una clara tendencia recesiva que acumula once y siete meses de bajas interanuales consecutivas, respectivamente.

Sin embargo, en una curiosa interpretación, a principio de este año el Gobierno comenzó a hacer énfasis en el análisis de la evolución de los indicadores frente al mes previo y no contra el mismo período del año anterior, como suele hacerse.

La idea era demostrar que a pesar de que todavía se mantenían menores niveles de actividad que en 2018, la recesión había “tocado piso”, dando paso a un cambio de tendencia que se reflejaba en esta mejora contra los meses previos.

El problema es que para llegar a semejante conclusión se tomaron no casualmente dos meses atípicos donde se produjo un “veranito financiero” a nivel mundial que originó una inusual calma cambiaria en la Argentina, junto a una fuerte baja de las tasas de interés, las cuales llegaron a tocar el 43%.

En los meses subsiguientes se dio un giro de 180 grados, lo que trajo aparejado un salto del dólar del 23,6% y tasas que perforaron el 74%, el mayor nivel desde la crisis del 2002.

En el caso de la industria, la baja llegó al 13,4% frente a marzo del 2018 y acumula una caída del 11,1% en lo que va del año. Los datos más preocupantes se vieron en “otros equipos de transporte” (-53,6%), “otros equipos, aparatos e instrumentos” (-31,6%), “vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes” (-30,2%), “muebles y colchones, y otras industrias manufactureras” (-27,8%) y “maquinaria y equipo” (-26,8%).

Por el lado de la construcción, la merma alcanzó el 12,3% en marzo, mientras que en el conjunto del primer trimestre totalizó un 11,3%. Aquí, entre los insumos más castigados, se destacaron “pisos y revestimientos cerámicos” (-34,2%), “asfalto” (-29,5%), “artículos sanitarios de cerámica” (-23,4%) y “ladrillos huecos” (-20,1%).

NACIONALES

Alberto Fernández prometió impulsar la legalización del aborto: “Queremos más derechos para todas”

El presidente electo Alberto Fernández prometió impulsar la legalización del aborto en la presentación de un libro en la Facultad de Derecho. “Queremos más libertad y derechos para todas”, dijo.

(más…)

Seguir leyendo

NACIONALES

Controles de alcoholemia y drogas a policías y otras fuerzas federales

Un grupo especial podrá llegar sin previo aviso a dependencias y operativos y el control será obligatorio.

Los integrantes de las fuerzas de seguridad federales serán sometidos a controles antidoping y de alcoholemia en cualquier horario y sin previo aviso, según una resolución del Ministerio de Seguridad de la Nación publicada hoy en el Boletín Oficial.

La iniciativa está prevista en la resolución 507/2019, mediante la cual se crea la Unidad de Pruebas Toxicológicas (UPT), bajo la órbita de la Dirección de Prevención de la Corrupción y Ejecución de Pruebas de Integridad de la cartera de Seguridad.

Esa unidad realizará controles “de carácter obligatorio sobre el personal de las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales para la detección de consumo de estupefacientes y alcohol”.

“Para el cumplimiento de su objetivo estará autorizada a toda hora y sin previo aviso a ingresar en cualquiera de las dependencias u operativos de despliegue de las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales”, indica el artículo 2 de la resolución.

La disposición alcanza a los integrantes de la Policía Federal Argentina, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y Policía de Seguridad Aeroportuaria, quienes “deberán prestar plena colaboración y asistencia en los requerimientos” que le efectúen los miembros de la UPT.

Según se establece en el protocolo de actuación, quienes estén a cargo de los controles de alcoholemia y de estupefacientes “realizarán una selección aleatoria de los agentes que serán evaluados” y a tal fin “solicitarán listados del personal o bien recorrerán la dependencia u operativo eligiendo azarosamente a los agentes que se encuentren en sus puestos de trabajo”.

Además, podrán requerir a las autoridades responsables la presencia de aquellos agentes que hayan sido seleccionados a tal efecto pero que se encuentren de servicio fuera de la dependencia u operativo.

En caso de que alguno de los test arroje resultado positivo, se pondrá en conocimiento a las autoridades del área a la que pertenece el efectivo, quienes deberán “suspender inmediata y preventivamente toda actividad operativa del agente en cuestión, restringiendo así también el uso de armamento”.

Seguir leyendo

NACIONALES

El peronismo se encaminaba a aprobar un repudio al “golpe de Estado” en Bolivia

Cambiemos limitó su proyecto a condenar las intervenciones políticas y militares. Pero quedó en minoría. Macri pretendía que ni se hablara de “golpe”.

BUENOS AIRES (Diarios y agencias). Sin el apoyo del macrismo, el pronunciamiento de repudio “al golpe de estado en Bolivia” iba camino a ser aprobado por la mayoría peronista en Diputados, ya que no hubo acuerdo entre los bloque

Ya se había anticipado que el oficialismo se abstendría de votar el texto del PJ a pesar de haber presentado un proyecto que condenaba lo sucedido con Evo Morales.

El presidente Mauricio Macri logró que sus legisladores evitaran referirse a la salida de Evo Morales como “un golpe de Estado”, pero no evitó que repudiaran la intervención militar que lo obligó a dimitir el domingo.

El debate interno entre el PRO y la UCR demoró la sesión de la Cámara de Diputados e impidió que acordaran una declaración conjunta con el resto de la oposición y casi se frustre.

Es que los legisladores de Cambiemos no llegaron a sus bancas cuando había pasado una hora de la citación y Emilio Monzó bien podría haber suspendido la sesión, pero prefirió esperar hasta que se reunieran 129.

Ni bien comenzó, pidió un cuarto intermedio para negociar un texto común entre los bloques pero no fue posible y el secretario parlamentario Eugenio Inchausti leyó las tres declaraciones: la del Gobierno, la de la oposición y la de Evolución, el bloque de Martín Lousteau, que no estaba para firmar.

El de Cambiemos no menciona golpe de Estado y repudia las irregularidades en las elecciones del 20 de octubre y es bastante más duro que las definiciones de Macri y Faurie por estos días, con letra de los radicales con experiencia diplomática que integran el bloque.

Dice: “Ratificar el compromiso con la cláusula democrática de la OEA y el protocolo de Usuahia del Mercosur, repudiar los ataques contra el sistema democrático, sufridos por el Estado Plurinacional de Bolivia, las condenables intervenciones policiales y militares en el proceso político, como así también las gravísimas alteraciones a la voluntad popular que desembocaron en el anuncio de una nueva convocatoria a elecciones nacionales.

Rechazar cualquier golpe contra la democracia y cualquier tipo de violencia, apoyando las autoridades constitucionales y la alternancia democrática”.

“Abogar por el inmediato restablecimiento pleno del Estado de derecho que garantice la paz en el pueblo de Bolivia a través de la convocatoria y realización de elecciones con total transparencia y la vigencia irrestricta a sus normas constitucionales”, termina el texto firmado por los tres jefes de bloque: Mario Negri (UCR), Álvaro González (PRO) y Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica).

El segundo párrafo de los fundamentos sienta una postura que tampoco se escucha en el palacio San Martín: “Es particularmente preocupante que reaparezcan en nuestro continente injerencias directas de las fuerzas armadas propiciando la renuncia de autoridades civiles”.

El del peronismo es escueto porque buscó ser consensuado por todo el recinto, pero no fue posible. “Expresar su profundo repudio al golpe de Estado perpetrado el 10 de noviembre de 2019 en el Estado plurinacional de Bolivia, que obligó al presidente Evo Morales y a otros funcionarios a renunciar”, dice el primero de los tres párrafos.

El de Carla Carrizo y Teresita Villavicencio, aliadas de Lousteau, cuestiona el golpe de Estado en Bolivia y las “prácticas electorales” fraudulentas.

Seguir leyendo

#LVMpublicidad

Lo más visto

Director: Fernando Rumi // Contacto: [email protected] // Dirección: Bolívar 2291 2do 2 // Teléfono: +54 376 4 809060 // Posadas- Misiones.