Nuestras redes

JUEGOS, SERIES, TECNO

Informe periodístico desató el escándalo por la filtración de datos de Facebook

En tan solo 24 horas, el valor de Facebook cayó US$37.000 millones por un escándalo que comenzó con un aparentemente inocente test de personalidad en la red social y derivó en acusaciones de robo de datos, interferencia política y chantajes con prostitutas.

Este lunes, las acciones de Facebook cayeron cerca de un 7% tras la publicación de una serie de investigaciones periodísticas que afirman que la consultora Cambridge Analytica adquirió de forma indebida información de 50 millones de usuarios de la red social en Estados Unidos.

De acuerdo con los reportes publicados este fin de semana por los diarios The New York Times y The Observer, esos datos privados fueron luego utilizados para manipular psicológicamente a los votantes en las elecciones de EE.UU. de 2016, donde Donald Trump resultó electo presidente.

Si bien tanto Facebook como Cambridge Analytica niegan las acusaciones, el caso sigue creciendo más allá del mundo digital y de la frontera estadounidense, con potenciales implicaciones en Argentina, Brasil, Colombia y México, donde la firma ha operado.

Esta nota de BBC Mundo, se explican las 5 claves de cómo se ha ido desentrañando este escándalo internacional.

1. ¿Qué es Cambridge Analytica?

Cambridge Analytica es una empresa con sede en Londres que usa el análisis de datos para desarrollar campañas para marcas y políticos que buscan “cambiar el comportamiento de la audiencia”, según indica su sitio web.

La compañía, que tiene una rama comercial y otra política, fue fundada en 2013 como una derivación de otra firma similar llamada SCL Group por el analista financiero Alexander Nix, hasta este martes director ejecutivo de la firma.

Nix fue suspendido por la junta directiva de la compañía que fundó. Según un comunicado de la junta, los comentarios de Nix en un reportaje con cámara oculta del canal británico Channel 4 “no representan los valores u operaciones de la empresa”. “Su suspensión refleja la seriedad con la que vemos esta violación”.

Si bien Cambridge Analytica no posee vínculos con la universidad inglesa, el nombre busca beneficiarse de su prestigio académico, dijo al diario británico The Guardian Christopher Wylie, un científico de datos y exempleado de la firma.

Según su web, la firma lleva “más de 25 años” trabajado en “más de 100 campañas” políticas a lo largo de los cinco continentes, incluyendo países de América Latina como Argentina, Brasil, Colombia y México.

En concreto, describen como “decisivo” su trabajo en la campaña presidencial de Trump y de otros candidatos republicanos al Congreso de Estados Unidos.

Otro de sus casos de éxito que se atribuyen es el de la campaña “Leave.EU”, uno de los dos grupos proselitistas más grandes de Reino Unido a favor del Brexit.

DONALD. Trump habría utilizado en su campaña presidencial los datos obtenidos de manera indebida.

2. ¿Cómo consiguió millones de datos privados?

La obtención de perfiles de 50 millones de usuarios de Facebook no fue obra de Cambridge Analytica, sino que se atribuye al profesor de la Universidad de Cambridge Aleksandr Kogan.

A modo de proyecto personal, Kogan desarrolló en 2013 un test de personalidad en formato de aplicación de Facebook.

Unos 265.000 usuarios completaron el test que requería permiso para acceder a información personal y de la red de amigos, sin el consentimiento de estos últimos.

Fue así como Kogan se hizo de actualizaciones de estado, “me gusta” y hasta mensajes privados de más del 15% de la población de EE.UU., los cuales luego vendió a la empresa de Nix.

Según las políticas de Facebook, los datos recopilados en su plataforma solo pueden ser usados para propósitos de la misma aplicación y no pueden ser transferidos o vendidos.

 3. ¿Cuál fue su rol en las elecciones de EE.UU.?

En entrevista con la BBC, Wylie explicó que cruzaron los datos del test de Kogan con la información de Facebook para inferir perfiles psicológicos de cada usuario.

Así, Cambridge Analytica logró saber cuál debía ser el contenido, tema y tono de un mensaje para cambiar la forma de pensar de los votantes de forma casi individualizada.

Pero la compañía no solo envió publicidad personalizada, sino que desarrolló noticias falsas que luego replicó a través de redes sociales, blogs y medios, aseguró Wylie.

En su opinión, no es casualidad que las noticias falsas y particularmente aquellas divulgadas vía Facebook se convirtieran en un tema de debate durante las últimas elecciones presidenciales de EE.UU. por su posible incidencia en la victoria de Trump.

En concordancia con la ideología de Stephen Bannon, el controversial exasesor de Trump cercano a la ultraderecha estadounidense que contrató a Cambridge Analytica, la consultora se enfocó en “cambiar la cultura” en vez de la política, dijo Wylie.

“Imagina que estás navegando online y empiezas a ver un blog por aquí y un sitio de noticias por allá, que se ven creíbles aunque nunca escuchaste hablar de él, y empiezas a ver por todos lados una cantidad de noticias que no ves en los grandes medios”, ejemplificó.

“Entonces —continuó— empiezas a cuestionarte por qué los grandes medios no están cubriendo estas noticias increíbles que estás viendo en todos lados”. Es ahí cuando logras “establecer la desconfianza en las instituciones”, como los medios, y por ende, consigues que la gente cambie sus decisiones.

Para Wylie, “si empiezas a deformar la percepción de los votantes sin su consentimiento o conocimiento, esa es una violación básica de su autonomía para tomar decisiones libres, porque están votando en función de cosas que creen que son reales pero no necesariamente lo son”.

4. ¿Cómo el escándalo trascendió la frontera de EE.UU.?

Este lunes, el canal británico Channel 4 News emitió un informe basado en imágenes de cámara oculta en las que Nix parece sugerir que Cambridge Analytica ofrece tácticas sórdidas para desacreditar políticos, las cuales incluyen exespías y prostitutas.

En las imágenes, el periodista (que se hizo pasar por un rico empresario que buscaba influir en las elecciones de Sri Lanka) pregunta si es posible hacer una “profunda investigación” de un candidato.

“Oh, hacemos mucho más que eso”, responde el director ejecutivo de Cambridge Analytica. Su estrategia, agrega, consiste en “ofrecer un trato que sea demasiado bueno para ser verdad y asegurarse de que quede grabado en video”.

También sugiere que podía “enviar a algunas chicas a la casa del candidato”, detallando que las “chicas ucranianas” son “muy hermosas”: “Creo que eso funciona muy bien”.

Nix agrega: “Solo doy ejemplos de lo que se puede hacer y de lo que se ha hecho”.

Alex Tayler, jefe de datos de Cambridge Analytica, explica ante el periodista encubierto: “Si estás recolectando información de personas y estás haciendo un perfil de ellos, eso te da más conocimiento que puedes usar para saber cómo segmentar la población para darles mensajes sobre temas que les importan, y usar un lenguaje e imágenes con los que es probable que se involucren”.

Y continúa: “Usamos eso en Estados Unidos y usamos eso en África. Eso es lo que hacemos como compañía”.

Entonces, según se ve en la cámara oculta de Channel 4, el director general de la compañía, Mark Turnbull, acota: “Lo hemos hecho en México, lo hemos hecho en Malasia y ahora nos estamos moviendo en Brasil, China, Australia”.

En entrevista con el programa Newsnight de la BBC, Nix aseguró que el informe era una “tergiversación de los hechos”, algo que se repitió luego en un comunicado de la firma que agrega: “Cambridge Analytica no aprueba ni realiza engaños, sobornos o señuelos sexuales”, dijo.

LLAMADO. El Parlamento británico citó al fundador y director ejecutivo de la red social, Mark Zuckerberg.

5. ¿Por qué Facebook no hizo nada?

Este martes, se supo que tanto EE.UU. como Reino Unido están investigando a Facebook por el mecionado acceso a información privada de 50 millones de usuarios.

Además, una comisión del Parlamento británico citó al fundador y director ejecutivo de la red social, Mark Zuckerberg, para que comparezca por este mismo asunto. “Es hora de escuchar a un alto directivo de Facebook con la suficiente autoridad para ofrecer una explicación detallada sobre este catastrófico fallo de procedimiento”, señala la citación.

Según la red social, “ya no es posible” que una aplicación acceda a la información personal de los amigos de los usuarios que las usan. No obstante, cuando Kogan desarrolló el test, esa opción dependía de la configuración de privacidad de cada uno.

Por eso, la empresa de Zuckerberg asegura que jamás se vulneró su seguridad: “Los usuarios cedieron su información; no hubo infiltración en los sistemas y no hubo robo de contraseñas ni de información sensible”, dijo un portavoz.

Cambridge Analytica, por su parte, aseguró que cuando en 2015 supo cómo Kogan había recopilado los datos, los borró. Lo mismo hizo con los perfiles de Facebook. También informó que ninguno de esos datos fue usado en los servicios que proporcionó a la campaña de Trump.

Wylie, en cambio, aseguró que no solo se usaron aquellos datos de Facebook para la campaña, sino que eran “la base sobre la que se construyó la compañía”.

DESTACADAS

Netflix filmará la vida de un médico de Posadas que fue soldado nazi

El gigante del entretenimiento estadounidense comenzará rodar en mayo escenas en la tierra colorada para el relato de la vida del doctor Edmundo León Kiczka.

Misiones será escenario para una nueva producción donde Netflix llevará a las pantallas la historia de un exsoldado del ejército nazi que, finalizado el conflicto bélico, se estableció en Argentina buscando un nuevo capítulo para su vida.

RECONOCIDO. El doctor Kiczka en una de las últimas fotos antes de su muerte el 1 de enero de 2014.

El doctor Edmundo Kiczka terminó sus días en Posadas, dejando de existir el 1 de enero de 2014. El apasionante relato de su vida incluye su participación en el frente alemán que peleó en Moscú en el invierno de 1943. Su batallón estuvo integrado por 168 soldados de los que resultaron 10 sobrevivientes, entre los que se encontraba el joven Kiczka, de 19 años.

Finalizada la guerra, Kiczka se radicó en Buenos Aires y continuó estudiando hasta obtener el título de médico de la Universidad de Buenos Aires. Durante décadas vivió en la cuidad de Posadas donde, inclusive, tuvo un cargo público como secretario de Calidad de Vida en la Municipalidad.

HISTÓRICA. Kiczka en sus días en el ejército alemán.

En Posadas viven la viuda y los hijos de médico de origen polaco, Alexander y Elisabeth Kiczka, ambos abogados, quienes ya se entrevistaron con productores y autoridades de Netflix, desde donde les exigieron reserva absoluta sobre el desarrollo de la producción de la que formarían parte aportando historias y datos apuntados en los relatos de su padre.

Si bien no se dieron a conocer las fechas para el rodaje, una periodista de la zona centro de Misiones cree que podrían comenzar en el mes de mayo. La comunicadora, que colabora con los productores extranjeros, adelantó además que los lugares seleccionados para rodar están centrados en los municipios de Leandro N. Alem y Dos Arroyos.

El doctor Edmundo León Kiczka dejó escrita su autobiografía en el libro “Mi vida, juguete del destino”, publicado por la editorial Unión Cultural, en el año 2009.

 

FAMILIA. En Posadas viven la viuda y los hijos Alexander y Elizabeth.

 

 

Seguir leyendo

JUEGOS, SERIES, TECNO

La muerte de Alberto Nisman llegará a Netflix

Un director inglés prepara un documental de entre cuatro y seis capítulos. Los productores buscan la palabra de Cristina Fernández y Diego Lagomarsino.

Netflix reparó en el asesinato del fiscal Alberto Nisman y decidió llevarlo a su plataforma a través de un documental que, con la dirección del británico Justin Webster, sería estrenado en unos meses.

Bajo la órbita de la empresa española JWP, el documental se encuentra en la etapa de preproducción. Ya instalados en Buenos Aires, sus responsables (mayoría de catalanes) se contactaron con las hijas del fiscal, Iara y Kala Nisman, y distintos integrantes de su entorno. Y van detrás del testimonio de la senadora Cristina Kirchner; hace unos días, el fiscal Eduardo Taiano pidió que la ex Presidente vaya a juicio oral en la causa en la que está procesada por la denuncia de Nisman.

Webster también quiere que el perito informático Diego Lagomarsino, quien fue procesado en diciembre como partícipe necesario del delito de homicidio simple, aporte su palabra en esta serie de no ficción. Lo mismo que el ex secretario de seguridad Sergio Berni, el primero en llegar al departamento de Nisman en la noche de su muerte, y la fiscal Viviana Fein, quien en un principio tomó la causa.

Si bien se prevé que el documental esté terminado en tres meses, la cantidad de capítulos (entre cuatro y seis) dependerá de los testimonios que logren concretar los productores, como por ejemplo el de los custodios de Nisman.

Con pasado en las finanzas y el periodismo gráfico, Justin Webster se instaló en Barcelona en 1991. Un lustro después creó JWP, dedicada la producción de no ficción (tiene socios como la BBC, Televisión de Catalunya -responsable de la serie Merlí- y The Danish Film Institute, entre otras). Sus documentales, como El Fin de ETAGaboConexión Madrid y Seré asesinado, entre otros, recibieron distintos premios a nivel internacional. Su pasión, según asegura el británico, es contar historias verdaderas. Y contarlas bien.

Ese es su desafío por estos días, en torno al crimen de Alberto Nisman. El domingo 18 de enero de 2015 el fiscal fue encontrado muerto con un tiro en la cabeza en su departamento del completo Torres Le Parc, en Puerto Madero. Tenía 52 años. Y el lunes 19 debía presentarse en el Congreso para declarar sobre su acusación contra Cristina Kirchner, a quien había acusado de encubrimiento de los iraníes involucrados en el atentado a la AMIA.

La miniserie de Netflix no es el primer proyecto relacionado a Nisman o al caso que investigaba. En 2014, el premiado cineasta israelí Amos Gitai tenía previsto llevar a cabo una película sobre el atentado de la AMIA. Mientras que en 2015, un productor judío estaba realizando otro filme, llamado The Prosecutor (El fiscal), pero aseguró que fue amenazado.

Seguir leyendo

JUEGOS, SERIES, TECNO

Tendencias tecnológicas 2018

La llegada de WhatsApp Business, el ‘boom’ de los altavoces inteligentes o el auge de la realidad virtual abrirán nuevas vías para las comunicaciones para este año.

WhatsApp, Instagram y otras plataformas también tienen sus propios propósitos para este año que comienza, y sus novedades ocuparán buena parte de nuestro tiempo en los próximos meses.

Sin embargo, la ‘app’ de mensajería instantánea y las redes sociales no son las únicas vías para comunicarnos con amigos, empresas o compañeros de trabajo que usaremos este nuevo año: los gigantes tecnológicos pretenden, entre otras cosas, que charlemos con las máquinas.

Las empresas llegan a WhatsApp

Facebook ha decidido hacer un hueco a las empresas que quieran dirigirse a los 1.300 millones de usuarios de la ‘app’ de mensajería instantánea por excelencia. WhatsApp Business permitirá próximamente que pequeñas o medianas empresas y grandes compañías (para las que se prevé que el servicio sea de pago) se comuniquen con sus clientes a través del chat verde.

Los usuarios podrán comprobar de un vistazo si la cuenta que está usando la empresa ha sido verificada, confirmada (el número de teléfono coincide con el del negocio) o si la ‘app’ no sabe nada sobre ella. Aunque por el momento se está probando la aplicación y se desconoce cuándo los usuarios comenzaremos a interactuar con las compañías por chat, parece claro que multitud de empresas estarán interesadas en ofrecer este canal de atención al cliente que hará que Facebook saque rédito de WhatsApp.

Altavoces Inteligentes

AMAZON ECHO. El altavoz ‘inteligente’.

El cilíndrico Amazon Echo no está solo: el más pequeño Echo Dot, el Eco Show con pantalla táctil incluida o el Echo Spot con forma de despertador forman parte de la familia de altavoces inteligentes con los que el gigante de Jeff Bezos quiere conquistar cada rincón de nuestro hogar. Además, Alexa, el asistente virtual que les sirve de cerebro para obedecer a las órdenes de sus dueños, está integrándose en coches o televisores, e incluso dispone de su propia plataforma dirigida a las oficinas.

Sin embargo, aunque Alexa ya sabe inglés, alemán o japonés, aún tiene pendiente aprender castellano. Ese bien podría ser uno de los retos del mayordomo virtual de Amazon en los próximos meses, así como el de otros altavoces inteligentes que intentan competir con los de la empresa que dirige Jeff Bezos.

Google estrenó recientemente su asistente de voz en español, por lo que próximamente sus altavoces Home podrán hablar nuestro idioma. Además, este año Apple se sumará a la carrera de los altavoces inteligentes con el HomePod, que interactuará gracias a Siri y comenzará a venderse próximamente en algunos países angloparlantes. Por su parte, Samsung lanzará un dispositivo con Bixby, su asistente virtual.

La moda de las Stories

El espectacular crecimiento de Instagram el pasado año (cuenta ya con 800 millones de usuarios activos al mes) tiene todos los visos de continuar en 2018. Además, Instagram Stories, la funcionalidad que permite compartir imágenes y vídeos efímeros, ya reúne a más de 300 millones de usuarios activos cada día, casi el doble que los de Snapchat (algo más de 170 millones), la ‘app’ de la que se copió. Facebook ha llevado las Stories a cada rincón de sus dominios, desde WhatsApp a la propia red social por excelencia, cuyas historias podrían integrarse próximamente con las de Instagram.

Facebook virtual

MARK ZUCKERBERG. Director ejecutivo y fundador de Facebook Inc., demuestra un casco Oculus Rift de realidad virtual (VR) y controladores Oculus Touch. Ofrece una demostración durante el evento Oculus Connect 3 en San José, California, EE. UU., octubre 6, 2016.

Los de Zuckerberg no solo pretenden que nos comuniquemos mediante texto o imágenes, sino que además quieren que experimentemos con la realidad virtual creando nuestro propio avatar para disfrutar de juegos o participar en videollamadas en Messenger de forma más inmersiva. La red social por excelencia lanzó hace unos meses Facebook Spaces, una ‘app’ de realidad virtual que puede disfrutarse con sus Oculus Rift y que desde hace unos días es compatible con las HTC Vive.

Además, Facebook lanzará Oculus Go, unas gafas de realidad virtual sin cables, independientes del ordenador o el ‘smartphone’, y asequibles (costarán 199 dólares).

Por su parte, otras muchas empresas podrían ofrecernos sus productos mediante realidad aumentada, como ha hecho Ikea con su ‘app’ Place (basada en el ARKit de Apple) para demostrar que esta tecnología no solo es útil para los juegos. La próxima llegada de las Magic Leap One, unas ambiciosas gafas de realidad mixta con su propia plataforma para desarrolladores, podría suponer otro empuje.

Chatbots de atención al cliente

Las agencias de viaje y algunos bancos en España están experimentando ya con los ‘chatbots’ para comunicarse con sus clientes a cualquier hora. Facebook Messenger o Telegram permiten a terceros crear ‘bots’, convirtiéndose así en el hogar de estos programas inteligentes que permiten a las compañías responder a las necesidades de los usuarios sin necesidad de agentes humanos.

Por su parte, Twitter acaba de lanzar una nueva API (interfaz de programación de aplicaciones, por sus siglas en inglés) dirigida a las empresas para facilitar precisamente el despliegue de estos ‘bots’ conversadores, y la llegada de WhatsApp Business también podría suponer el aterrizaje de estos ayudantes virtuales en el chat verde. Todo ello contribuirá sin duda a la popularización de los ‘chatbots’: la consultora Gartner estima que en 2021, más del 50 % de las empresas invertirán más dinero en crearlos que en desarrollar ‘apps’.

Expresarse a base de ‘animojis’

Lograr que el oso panda, el unicornio o la caca sonriente repliquen nuestros gestos, hablen por nosotros e incluso interpreten las canciones más famosas se ha convertido en una de las funcionalidades más populares del iPhone X. Todo apunta a que los expresivos ‘animojis’, que nos imitan gracias al sistema de reconocimiento facial del nuevo buque insignia de Apple, seguirán siendo una de las herramientas con las que más desearemos comunicarnos en los próximos meses.

De hecho, ya hay algunas ‘apps’ para crear ‘emojis’ animados (menos precisos que los del dispositivo de la firma de la manzana mordida) con otros ‘smartphones’. Además, Huawei ha presentado recientemente su Honor View 10, un dispositivo que incorpora un sistema similar al Face ID de Apple y que también permite crear ‘emojis’ animados.

La lucha contra las ‘fake news’

Tomar medidas para intentar frenar la difusión de los bulos se convirtió en uno de los grandes caballos de batalla de las redes sociales en el año que acabamos de despedir. El propio Mark Zuckerberg tuvo que disculparse tras afirmar, en un primer momento, que era una idea “loca” pensar que las noticias falsas hubieran influido en las elecciones donde Trump consiguió la victoria.

De hecho, Google, Facebook y Twitter han tenido que comparecer ante el Comité de Inteligencia del Senado para proporcionar datos sobre la interferencia rusa en los comicios a través de sus plataformas. Las compañías tecnológicas llevan meses tomando medidas contra las ‘fake news’ (Facebook ha anunciado una nueva estrategia para identificarlas y Twitter ha endurecido sus políticas contra el discurso del odio y el acoso ‘online’), pero aún tienen mucho trabajo por delante si verdaderamente quieren ganar la guerra contra los bulos.

Los ‘wearables’  (tecnología vestible)

PULSERAS INTELIGENTES. Tendrán un uso cada vez mayor en el ámbito empresarial.

Aunque las pulseras para monitorizar nuestra actividad física no gustan a todos, en el mercado hay multitud de relojes y pulseras inteligentes que supervisan nuestro entrenamiento o calculan las calorías que gastamos. En muchos casos, estos dispositivos que llevamos encima también nos sirven para comunicarnos: podemos compartir los resultados de la carrera en las redes sociales.

Además de llevarlos para uso personal, algunas empresas también estar interesadas en que los ‘wearables’ lleguen a nuestro puesto de trabajo. Por ejemplo, Airbus ha desvelado que sus operarios usan gafas inteligentes para mejorar el ensamblaje de aviones. Otras compañías también están proporcionando pulseras a los empleados (que despiertan la inquietud sobre la privacidad), empresas como Fitbit ofrecen un programa específico para ellas y un estudio de ABI Research pronostica que las ventas de ‘wearables’ corporativos superará los 118 millones en 2022.

¿Se extenderá este año el uso de esta tecnología para contabilizar nuestros pasos en la oficina? ¿Qué repercusiones tendrá que nuestro jefe sepa dónde estamos y qué hacemos en cada momento? Son preguntas que tal vez podamos responder en doce meses, cuando nos pongamos a hacer balance de lo que nos deja 2018 y a pensar en lo que nos deparará el año siguiente.

 

Seguir leyendo

HUMOR #BibliotecaViral

HUMOR #BibliotecaViral

Lo más visto

Director: Fernando Rumi // Contacto: redaccion@lavozdemisiones.com // Dirección: Bolívar 2291 2do 2 // Teléfono: +54 376 4 809060 // Posadas- Misiones.