Nuestras redes

POLICIALES

Los whatsapps de Fernando: contó que Nahir junto a una amiga le dieron una paliza días antes

Lo revelan las conversaciones del joven con sus amigos. También, que le tenía miedo al padre de su novia. La Justicia logró desencriptar el celular de Fernando Pastorizzo (20), el joven asesinado con dos balazos por su novia Nahir Galarza (19). Y la pericia dio un resultado estremecedor.

Según lo difundido por Telefé Noticias, los mensajes muestran que Fernando le tenía miedo a Marcelo Galarza, el padre de Nahir que es oficial principal de la Policía de Gualeguaychú. También confirman que Fernando fue atacado por Nahir y una amiga en un boliche.

“Fue la hija de mil p… de Nahir y otra más por no querer estar con ella. Filmé que me estaban cagando a palos”, dice Fernando en una conversación de WhatsApp con un amigo, en la que describe la paliza que le dieron las dos chicas.

“Me llamó hasta la puerta para hablar y yo como un pelotudo fui. Me agarraron de los pelos, me empezó a dar la cabeza contra la pared y ahí casi me desmayo. Se me empezó a poner todo negro la vista y el pómulo semejante piña me metieron, tengo hinchado y los brazos y la panza todo como golpeado. Y lo peor que se metieron con mi familia a decir de todo mal, cosas horribles y ahí me largué a llorar y no me dejaba ir por el video. Lo borré y tampoco me dejaba porque decía que iba a hablar. Le juré que no”, cuenta el joven.

En los chats, Fernando menciona al padre de Nahir. Dice que es “gorra” –por su trabajo como policía– y pide que lo deje “tranquilo”.

“Valió la pena mi cagada a palos si se deja de joder, pero jamás pensé que me podía llegar a hacer eso después de años”, agrega Pastorizzo.

El peritaje de los celulares es realizado por el ingeniero Fernando Ferrari, de la Procuración General de Entre Ríos. El principal objetivo es saber qué tipo de relación tenían Nahir y Fernando. Si se demuestra que entre ellos había un vínculo y que además se actuó con alevosía, ella podría ser condenada a prisión perpetua. Es decir, a 35 años de cárcel.

El chat de Fernando con su amigo

Amigo- ¿En serio pajero? ¿Y no te acordás quiénes eran?

Fernando- Casi me desmayé. Filmé un video y me torturaron hasta que lo borré. Pareció película.

A.- ¿Cómo que filmaste un video?

F.- Fue la hija de mil p… de Nahir y otra más por no querer estar con ella. Filmé que me estaban cagando a palos.

A.- ¿Te pegaron mujeres?

F.- Sí, y yo no podía hacer nada.

A.- Mandala a cagar a palo, ahre. Qué hija de re mil p…

F.- Y me decían que si hablaba me iban a salir a decir que yo les pegué.

A.- Le hubieses metido una piña por sorete.

F.- Porque está lastimada hace banda en la pierna, que se cayó no sé dónde. Iba a decir que yo fui, jaja.

A.- ¿Pero cómo te metieron, o fuiste vos y te metiste?

F.- Me llamó hasta la puerta para hablar y yo como un pelotudo fui. Me agarraron de los pelos, me empezó a dar la cabeza contra la pared y ahí casi me desmayo. Se me empezó a poner todo negro la vista y el pómulo semejante piña me metieron, tengo hinchado y los brazos y la panza todo como golpeado, así lastimado. Y lo peor que se metieron con mi familia a decir de todo mal, cosas horribles y ahí me largué a llorar y no me dejaba ir por el video. Lo borré y tampoco me dejaba porque decía que iba a habar. Le juré que no.

A.- Jajaja, pajero, me estás jodiendo… No puede ser tan hija de p…. ¿Y te dijo que era porque vos no querías estar con ella?

F.- Llegué a la esquina y empecé a contarle a todos. Sí.

A.- Jajaja, una buena cagada a palos a esas minas.

F.- Decí que conozco a la tía, al primo. Le conté a ellos.

A.- Tienen caca en la cabeza, denunciala.

F.- Y yo no podía hacer nada.

A.- Pero pajero, está enferma esa mina.

F.- El padre es gorra, ya le dije a la tía y eso. Y ya saben que no puede salir a inventar cosas. Encima yo estaba con una chica y la agarró, le dijo de todo y se fue. Alta rabia.

A.- Jajaja, pajero.

F.- Me hicieron mierda la rodilla, acabo de ver. Con razón me dolía.

A.- Te hicieron pija.

F.- Por lo menos espero que me deje tranquilo. Valió la pena mi cagada a palos si se deja de joder, pero jamás pensé que me podía llegar a hacer eso después de años.

A.- Esperemos que sí, ahí veo que para Año Nuevo te agarra de nuevo. ¿Pero no te habla ni nada?

F.- No, ni en pedo, no por suerte. Me bloqueó gracias a Dios.

Seguir leyendo

POLICIALES

Familiares confirmaron que la ropa y otros vestigios hallados son de Manuel Ifrán

POSADAS. Los familiares de Manuel Ifrán confirmaron que los vestigios hallados en un bañado del barrio Cocomarola Este, se corresponden con el hombre se encuentra desaparecido desde el 12 de abril del año pasado, dijo a LA VOZ DE MISIONES una de sus hijas.

Graciela Ifrán señaló que efectivamente, “ayer a las 20:30 nos citaron a todos los hijos y fuimos los cinco a ver en la comisaría Seccional Décimo-primera. Reconocimos que las prendas son de mi papá”.

No obstante, añadió que aguardarán “las pruebas de ADN para ver el resultado final”, tal como habría sugerido el juez de la causa, tras autorizar la verificación visual que los familiares de Ifrán habían solicitado en reiteradas oportunidades.

De acuerdo con la información proporcionada por Graciela, entre los elementos hallados se encontraba una llave marca “Kallay” que coincidiría con la cerradura de la vivienda familiar, además de los otros elementos que también pertenecían a Ifrán.

El hombre, de 71 años y afectado por Mal de Alzheimer, salió de su casa el día mencionado y hasta la actualidad no se volvieron a tener noticias de su paradero, aunque una investigación posterior llegó hasta una vivienda donde podría haber estado, todo ello abonado por el retorno al hogar de una perrita que lo acompañaba.

El hallazgo de restos humanos y de prendas de vestir en Cocomarola Este, zona ubicada al final de ésta avenida, en el sur de Posadas, reavivó las posibilidades de cerrar una agonía familiar, pero al parecer la burocracia judicial conspira contra este objetivo.

Seguir leyendo

POLICIALES

Hallaron muerto en Posadas a un pederasta prófugo de Buenos Aires

POSADAS. El trenquelauquense Luis Adolfo Orellana, alias “Banana”, quien desde 2015 se encontraba prófugo de la Justicia por abuso sexual con acceso carnal cometido en Trenque Lauquen fue hallado sin vida en la ciudad de Posadas en 2016. Tardaron dos años en identificar que el hombre hallado muerto en un inquilinato era buscado por la Justicia en Buenos Aires.

Orellana estaba siendo buscado en Buenos Aires para ser juzgado por una causa de abuso sexual contra un menor desde marzo del 2015, pero se escondía en Posadas. Inclusive fue hallado muerto en enero de 2016 en un inquilinato sobre la calle San Juan, pero recién en las últimas semanas la Justicia misionera pudo confirmar que se trataba de él.
El cadáver del prófugo fue encontrado por el dueño del lugar, quien sintió un fuerte olor de la pieza y entró a ver, llamó a la Policía quienes confirmaron la situación. Peritos de la Policía Científica determinaron que el hombre, de entre 50 y 60 años, había fallecido unos cinco días antes. Intervino el Juzgado de Instrucción Seis, de Ricardo Balor, quien ordenó la autopsia. Luego confirmaron el fallecimiento por causas naturales, pero no había mucho más.

Según medios locales el trenquelauquense tenía documentación que acreditaba su identidad pero se desconocía que era buscado por la Justicia por un caso de violación ocurrido en 2012. En cambio, medios de Trenque Lauquen señalan que el pederasta no tenía consigo documentación que acreditara su identidad. Lo cierto es que semanas atrás, desde la localidad bonaerense de Trenque Lauquen, confirmaron que Orellana tenía un pedido de captura por una causa de abuso sexual con acceso carnal, por la cual era el único imputado y había llegado a la instancia de juicio oral. La fecha marcada para el debate era el 17 de marzo del 2015, sin embargo Orellana no se presentó y comenzó a ser buscado por la Justicia. La Fiscalía General del Departamento de Trenque Lauquen envió la información de sus huellas dactilares a principios de mes a Misiones, no obstante, las coincidencias con los tatuajes son positivas y ahora no hay dudas sobre su identidad.

Seguir leyendo

POLICIALES

Habló el joven que huyó de un control: “el policía me disparó por la espalda”

Nahuel iba en moto con su novia hasta que vio un control sobre la Jauretche. Los días pasaron, pero a Nahuel Ortiz (19) las marcas del dramático episodio que sufrió le quedaron en su cuerpo. Es que el pasado jueves al mediodía, el muchacho esquivó un control de tránsito -y lo reconoce-, tras lo cual comenzó una persecución que terminó con él en el piso y perdigones de bala de goma en su espalda. Ya en su casa y recuperándose de las lesiones -que afortunadamente no pusieron en riesgo su vida- pero sí le provocaron dolores que aún persisten-, el joven decidió hablar y contar lo sucedido en primera persona.

Según lo reconstruido, todo comenzó el jueves al mediodía, cerca de las 12.20, cuando Ortiz circulaba en moto junto a su novia por la avenida Jauretche hasta que observó un control vial y de prevención de delitos apostado sobre esa misma arteria y Bustamante. Al ver esto, el joven frenó su rodado varios metros antes, le pidió a su novia que se bajara y comenzó a escapar, secuencia que fue advertida por los uniformados del control que salieron en su búsqueda.

NAHUEL ORTIZ. El joven baleado luego de huir de un control de tránsito.

El resto de la historia, la cuenta el propio Ortiz: “Llegué como siempre del colegio, saludé a mi padre que estaba preparando el almuerzo, pero después de eso ella -por su novia- tenía salir a buscar una ropa. Teníamos la opción de quedarnos a almorzar acá o llevarla a ella. Y ella tomó la decisión de irse y la llevé hasta la casa y encontré el control por Jauretche”. “A una cuadra me detuve y quedé unos 40 segundos regulando, nervioso. Los dos teníamos casco, todo legal”, añadió Ortiz, aunque reconoció que hace un tiempo el dueño anterior de la moto hizo tarde la denuncia de venta y en medio de eso le habían secuestrado la cédula verde del rodado, razón por la cual había dejado de enfrentar los controles.

Y continuó: “Hice la vuelta en U y me empezaron a tocar bocina. Estaba lleno de autos la Jauretche y yo ya veía que venía una patrulla y venía enloquecidamente, como tratándome de un maleante. Yo le pedí a ella que se baje y ahí yo salí. Me cruzaron el móvil y bajó uno con la escopeta, me puse más nervioso y ahí aceleré por el susto”. Luego, el muchacho recordó todo el trayecto que realizó por calles internas y barriales de la zona hasta que volvió a encontrarse con el móvil. “Y cuando yo ya estaba tranquilo, me sonó la sirena. Ahí me alteré de nuevo. Quise seguir y a una cuadra me tiró el balazo de goma. Ahí sentí un dolor fuertísimo del impacto en la espalda. Levanté la mano y pedí por favor que no me hagan daño”, recordó.

Desde ahí el joven fue llevado primero al Comando Radioeléctrico Oeste y después a la Comisaría Decimotercera, donde finalmente radicó la denuncia y reconoció que lo atendieron muy bien. “En ese trayecto me saqué la campera y ahí vimos que estaba todo sangrado. Quedaron las pelotitas de goma que me pegaron también. Yo guardé todo hasta llegar a la comisaría y cuando notaron que yo estaba lastimado, les mostré. De ahí me llevaron al hospital, pero fue sólo por curaciones, por suerte está todo bien”, sostuvo.

Ortiz también mencionó que al principio no planeaba denunciar lo sucedido por amenazas sufridas, pero cuando sus padres vieron sus lesiones, procedieron a hacerlo. “Yo soy un estudiante, simplemente, escapé por temor nomás. Yo andaba con toda la documentación, no tenía la cédula verde, sólo el título. Tuve miedo y por eso me fui. No pido nada, que lo remuevan no más, porque puede llegar a tener otra reacción peor”, puntualizó al final.

El Territorio

Seguir leyendo

HUMOR #BibliotecaViral

HUMOR #BibliotecaViral

HUMOR #BibliotecaViral

HUMOR #BibliotecaViral

Lo más visto

Director: Fernando Rumi // Contacto: redaccion@lavozdemisiones.com // Dirección: Bolívar 2291 2do 2 // Teléfono: +54 376 4 809060 // Posadas- Misiones.