Paradise Papers: Nuevo escándalo mundial sobre paraísos fiscales

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) dio otro golpe a los secretos del circuito offshore. El equipo responsable de los “Panamá Papers” accedió, esta vez, a más de 13,4 millones de documentos equivalentes a 1,4 TB de información sobre sociedades creadas o que operan en múltiples paraísos fiscales alrededor del mundo.

El mismo periódico alemán Süddeutsche Zeitung, que recibió la filtración de Panamá Papers, obtuvo este nuevo lote de correos, registros, nóminas y presentaciones que ofrecen una oportunidad única de conocer, desde adentro, cómo funciona el “mundo offshore”.

La filtración de datos permite una amplia mirada a los secretos de la llamada “clase offshore”, personajes poderosos y gigantes corporativos que se mueven en lo que el ICIJ denomina “una economía global sumergida”.

Appleby es una de las firmas de abogados más importantes del Mundo con base en Bermuda, con 100 años de trayectoria. El acceso a su base de datos, sumada a la de Asiaciti Trust, un despacho en Singapur que crea compañías y estructuras fiscales opacas, más los registros de otras 19 jurisdicciones opacas, hasta ahora desconocidos, permitieron relacionar empresas, encontrar accionistas y beneficiarios reales de las compañías y comprender operaciones.

Los documentos revelan cómo los magnates del mundo y las grandes empresas multinacionales usan el mundo offshore para pagar menos impuestos, adquirir propiedades de lujo y esconder fortunas, entre otras operaciones.

El sistema de evasión cuenta con abogados, contadores y expertos de distintas especialidades concentrados en manejar intereses privados con el fin de proteger su riqueza, derivarla hacia jurisdicciones de escasa o nula tributación y mantenerla lejos del alcance de las autoridades reguladoras internacionales.

 

Los alcances de los Paradise Papers

La investigación revela qué hacen con su dinero al menos 13 personas cercanas al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Entre ellos el secretario de Comercio, sus principales donantes y algunos asesores.

El secretario de comercio estadounidense, Wilbur Ross, tiene acciones en una empresa de transporte marítimo llamada Navigator Holdings LTD, que cuenta entre sus clientes a Sibur, la empresa petroquímica rusa cuyos dueños son el yerno del presidente Vladimir Putin y un magnate ruso sancionado por Estados Unidos.

La petrolera estatal venezolana PDVSA también está en la lista de importantes clientes de la empresa de Wilbur Ross, hombre del gabinete de Trump, quien impulsó desde su presidencia, sanciones contra esa empresa y otras figuras del gobierno venezolano.

La empresa minera Glencore, con sede en Suiza y ramificaciones en el mundo, y particularmente en América Latina, es uno de los principales clientes de Appleby. En Argentina, Chile y Colombia se descubrieron algunos de los esquemas y negociaciones bajo la sombra de los paraísos fiscales.

En Brasil se encontró a un ministro de Agricultura con una empresa offshore. En Argentina, se distingue el nombre del ministro de Finanzas del actual gobierno, Luis Caputo, y en México los periodistas hallaron maniobras financieras opacas de una organización religiosa.

Entre las empresas que aparecen en esta filtración se cuentan grandes emporios como Apple, Nike, McDonald’s o Walmart. Uber también es cliente de la firma Appleby.

La base de datos revela que la cantante pop Madonna tiene acciones en una compañía de suministros médicos; y el músico y activista social Bono, quien figura con su nombre completo: Paul Hewson, poseía acciones en una compañía registrada en Malta que invirtió en un centro comercial en Lituania.

Entre los datos revelados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, se nombra a un importante donante del ICIJ -que lidera esta investigación-, Pierre Omidyar (fundador de eBay): tiene un vehículo de inversión en Cayman Island. Su portavoz dijo que lo declaraba al IRS (Oficina de Impuestos Estadounidense).

Paradise Papers y Argentina

El ministro de Finanzas argentino, Luis Caputo, primo de Nicolás, “el hermano de la vida” del presidente Mauricio Macri, según las propias palabras del primer mandatario, aparece mencionado por ser el administrador de Noctua Partners, una gerenciadora de fondos de inversión en Miami con ramificaciones en Delaware y las islas Caimán, dos jurisdicciones en las que rigen el secreto y las ventajas fiscales, informó el diario La Nación, cuatro de cuyos periodistas integraron el equipo de la ICIJ que realizó la investigación.

Noctua Partners, la gerenciadora de fondos que administraba Caputo, figura en vínculos con Axis, una sociedad gerente de fondos de inversión radicada en la Argentina. “No hay ningún conflicto de interés, hoy no tengo nada que ver ni con Axis ni con Noctua; la primera vez que traté con fondos buitres fue como funcionario, ningún fondo que haya litigado contra la Argentina estuvo vinculado a Noctua, no lo creo; si fuera así, me trago este teléfono”, dijo Caputo ayer a La Nación.

Consultado de manera formal por ICIJ, Appleby se negó a responder preguntas. Optó por difundir un comunicado de prensa a través de su página oficial de Internet en el que remarcó que cumple con los más altos estándares de control y que, tras iniciar una investigación interna, rechaza cualquier acusación de irregularidades propias o de sus clientes.