Nuestras redes

OPINIONES

El drama de volver a tu casa siendo mujer / Por Cintia Ojeda*

Domingo 22 de Octubre. Barrio Villa Urquiza de la ciudad de Posadas.

Eran las 7 de la mañana del día de las Elecciones Legislativas. Yo volvía a mi casa con los potentes rayos del sol, que para ese momento anticipaban un hermoso domingo. Me acompañan hasta Maipú y Perito Moreno, a una cuadra de donde vivo actualmente. Me despido y comienzo a caminar pensando en mi cama y en las cosas que debía hacer para cuando despertara. Dí literalmente tres pasos de aquella esquina, cuando cruza una camioneta gris con dos tipos -los que pude ver-, el acompañante era un treinteañero, con pelo rapado de ojos celestes que me empieza decir una cantidad de cosas. Las frases usadas fueron ‘te llevamos, linda’, ‘dale, vamos’, ‘subí que te llevamos’, y otras que no quise escuchar, todo eso me hizo rememorar la cantidad de veces que tuve que escuchar en la calle a tantos hombres de diferentes edades diciendome montón de obscenidades, de cosas que me harían, de cosas que ‘me gustaría’ que me hicieran, dando rienda suelta a sus postulados machistas en todo su esplendor.

Recordé hasta cuando con nueve años o diez, un viejo canoso me siguió en auto varias cuadras diciendome millones de cosas que en aquel momento no lograba entender. Y bueno ahí estaba yo, caminando en plena mañana sin ningún vecino a la redonda, en un barrio casi céntrico, sintiendo que ya no estaba segura en mi propio barrio, por que tenía a estos machos que aunque no fueron como aquel pibe que se masturbó en la escalera del edificio donde crecí y me quiso agarrar – y yo con un miedo terrible me pude escapar-, y tampoco como aquel otro viejo que me preguntó la hora en la calle cuando iba al colegio con 16 años y me mandó mano a las 6.30 horas -y que también me dejó con miedo y verguenza todo el día-, esta vez la violencia no era como esos otros momentos machistas que me tocó vivir por ser mujer.

Esta vez ya no era aquella nena indefensa, ni aquella adolescente que ni supo que fue bien lo que le pasó, quise gritarles de todo, que me dejaran en paz, que se vayan a la mierda, que no jodan a las pibas pero me quedé callada sobrotodo cuando ví que estacionaron frente al portón de mi casa. Me espanté y pensé; ¿y ahora qué hago? ¿Cómo entro? Sabía que si bajaban de la camioneta, ellos eran dos y yo una flaca que a penas sabe dar un buen golpe. Me dije, ‘bajan y corro a la avenida’. Todavía retumbaba en mí mente, lo último que habían dicho, ‘vení que no somos violadores’. Del espanto que me dió, no pude reaccionar y anotar ni la patente ni sacar fotografía de la camioneta. Solamente estaba atenta si descendían, para ese momento mis pasos que suelen ser muy rápidos, comenzaron a ser lentos, muy lentos. Estaba en la esquina de Perito Moreno y Formosa, y estaba lista para salir a correr hasta la avenida Uruguay. Sin embargo, finalmente el espanto y el miedo que duraron esos eternos segundos, se pudieron disipar paulatinamente cuando decidieron dejarme de molestar y marcharse. Aparentemente les aburrió el jueguito.

Aproveché y corriendo fuí hasta el portón, me apuré a sacar la llave, abrir el candado, cerrar y llavear todo. Entré a mi casa y me sentí a salvo. Por suerte terminó todo, me tranquilicé y pude acostarme a dormir.
Ya sé lo que algunos pueden pensar, no me pasó nada, nadie me tocó ni me violentó, entre comillas. Sin embargo, este tipo de situaciones las vivimos las mujeres desde niñas cuando ni siquiera menstruamos. No puede ser que no podamos caminar tranquilas en la vía pública. Me niego a que esa sea la regla social aceptada en nuestro tiempo, a volver a casa con miedo, a decirle a mis amigas que me avisen cuando llegan, a hacer que hablo con alguien en el taxi para que sepa el taxista que alguien me espera. Es hora que dejemos de naturalizar estas acciones por parte de los machitos que se creen con derecho a acosar en la calle a las mujeres. Agradezco a mis encuentreras del ENM que me incentivaron a compartir esto. Ya que un granito de arena para dejar de minimizar estas cosas hace falta.

*Periodista de La Voz de Misiones.

Seguir leyendo

OPINIONES

Para Closs “era casi inevitable caer en el financiamiento del FMI”

El senador Maurice Closs opinó sobre la decisión del presidente Mauricio Macri de recurrir al Fondo Monetario Internacional para conseguir un blindaje que sostenga el rumbo. “¿Cómo se sale de esta trampa de las Lebacs y de las Letes? El Fondo Monetario va a venir y te va a ofrecer tranquilidad y un crédito o por lo menos tenga un stand by que era una palabra de la época de los 90 que fingía que no tomaste el crédito por que esta para vos ahí”, indicó Closs.

“Le van a poner nombre y apellido al ajuste del 2.7 por ciento del déficit fiscal y cuáles son las partidas presupuestarias que van a ajustar y van a firmar un convenio y un crédito con el FMI. No estoy haciendo ni un juicio de valor ni bien ni mal, estoy describiendo a donde estamos llegando”, explicó el senador. Para Closs era casi inevitable caer en el financiamiento del FMI porque Argentina iba a comenzar a enfrentar vencimientos de deuda cada vez más exigentes.

“Los políticos tenemos que ser responsables, lamento haber tenido razón con las cosas que vengo diciendo hace bastante tiempo. Cuando el tipo de cambio se empezó a aplazar y la tasa de interés empezó a subir, empecé a manifestar mi preocupación por el modelo y el modelo se profundizó”, argumentó. El senador misionero sostuvo que hay herramientas para solucionar el problema financiero, pero reclamó al Gobierno que “no siga echando la culpa de la herencia recibida por que si hay una cosa que no recibieron fue una herencia de endeudamiento”.

Seguir leyendo

OPINIONES

El trabajo de la mujer se paga mal, no tiene obra social ni acceso a tecnologías / INFORME CEPAL

INFORME CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe)

Un llamado a generar empleos de calidad, en los que las competencias, los niveles de instrucción y la productividad de las mujeres sean debidamente reconocidos, hizo la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) recientemente.

Si bien durante la última década los indicadores del mercado de trabajo habían mostrado una evolución positiva, la tasa de participación laboral femenina se ha estancado en torno al 53 por ciento y el 78,1 por ciento de las mujeres que están ocupadas lo hacen en sectores definidos por la CEPAL como de baja productividad, lo que implica peores remuneraciones, baja cobertura de la seguridad social y menor contacto con las tecnologías y la innovación.

Asimismo, las tasas de desempleo de las mujeres son sistemáticamente mayores que las de los hombres, subraya un documento preparado por el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe (OIG) de la CEPAL.

Entre 2002 y 2013, la tasa de desempleo en América Latina acumuló un descenso de 2,8 puntos porcentuales, pero a partir de 2015 esta tendencia se ha revertido. Según el informe Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe, en 2015 la tasa de desempleo alcanzó 7,4 por ciento, siendo las mujeres las más perjudicadas: el 8,6 por ciento de ellas estaba desempleada en comparación con el 6,6 por ciento de los hombres.

En los países de América Latina y el Caribe con datos preliminares para 2016, la tasa de desempleo aumentó en promedio 0,5 puntos porcentuales respecto al año anterior: el incremento para las mujeres fue de 0,7 puntos porcentuales y para los hombres de 0,3 puntos porcentuales.

“Los indicadores laborales en América Latina y el Caribe siguen exhibiendo grandes brechas de género en el acceso a oportunidades y derechos entre hombres y mujeres. Las desigualdades tienen su base en un sistema social que reproduce estereotipos y conserva una división sexual del trabajo que limita la inserción laboral de las mujeres”, explica Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

Estos factores estructurales, según la alta funcionaria de las Naciones Unidas, representan un obstáculo para la superación de la pobreza y la desigualdad en la región, así como para la consecución de la autonomía económica de las mujeres, más aún si se considera el contexto actual de contracción de la economía.

Aunque las tasas de desempleo femenino y masculino varían dependiendo de los países, la brecha de género siempre es favorable a los hombres, excepto en México, donde el desempleo masculino supera al femenino en 0,1 puntos porcentuales, indica la CEPAL. Países como Belice y Jamaica exhiben brechas que superan los 7 puntos porcentuales.

Para la CEPAL, las políticas de empleo deberían ser capaces de modificar la actual estructura de desigualdad, asumiendo los sesgos de género existentes en el mercado laboral. También urge reconocer y redistribuir el tiempo de trabajo no remunerado, de manera que la responsabilidad del cuidado de los niños y niñas, personas dependientes y adultos mayores no recaiga exclusivamente sobre las mujeres.

 

Seguir leyendo

OPINIONES

O firman o van presos, la estrategia del macrismo / por Tito Lobato

Con la convicción que le otorgaron las urnas en octubre pasado, el Gobierno Nacional dio muestras de salir a la caza de los objetivos que la alianza Cambiemos había negado a rajatablas, en 2015, tal vez temerosa del resurgimiento del kirchnerismo

Ahora, con la espada en un puño y el escudo de defensa en el otro brazo, el presidente Mauricio Macri lanzó al ruedo su proyecto de reforma laboral, de reforma fiscal y de redistribución de fondos con las provincias para que sea conocido, en un gesto aperturista pero que de tal no tiene nada.

No es casualidad que ambas iniciativas hayan sido instaladas por el gobierno en el escenario “findeañero” de los trabajadores, los empresarios y de los gobernadores como un elemento de presión, casi extorsivo, para avanzar en su aprobación.

A poco de interiorizarse del contenido, comenzaron a llover las críticas de los mismos destinatarios de los proyectos en cuestión, aunque las observaciones más tibias se conocieron del lado del empresariado, sin dudas el sector más beneficiado con lo que el gobierno pretende.

Frente a las críticas, es vox populi que el gobierno fue desandando distintas tácticas de convencimiento con el sindicalismo y con los gobernadores, preferentemente. Hubo reuniones públicas, secretas y de las otras, casi conspirativas por el nivel del reserva.

Y lo que comenzó como un intercambio de opiniones fue subiendo de tono hasta transformarse en discusión, áspera en casos, para llegar a un clímax insostenible, según los comentarios que se conocieron en estos círculos y que suelen ser un privilegio para la prensa centralista.

Fue en ese contexto en que habría sonado con fuerza la frase: “o firman o van presos”, dirigida a los gremialistas a los que se estampó en el rostro un abanico de carpetas con supuestas irregularidades por varios millones de pesos, entre los cuales el “Pata” Medina sería un infante.

A partir de ello, que fue negado sistemáticamente por las partes involucradas, comenzaron a circular fuertes rumores de un acuerdo inminente entre la CGT y el gobierno para convertir en ley la reforma laboral, que en principio se asentaría en el régimen de licencias, blanqueo, instancias de formación, fomento al empleo joven y la negociación colectiva para el sistema de prácticas formativas o pasantías universitarias.

En el caso de los gobernadores, están enfrascados en la preparación de una contraoferta a la decisión de la administración nacional de modificar el sistema fiscal a través de un nuevo pacto con  eje en Ingresos Brutos, compensación a la provincia de Buenos Aires y Ganancias.

Más allá de los detalles, que son motivo de negociaciones febriles, con llamativo desparpajo el mismo gobierno salió a advertir que habrá “penas” para los mandatarios provinciales reacios, aunque también una última oportunidad de adherir en el futuro a lo que se pueda acordar.

En ese contexto, el llamado “Consenso Fiscal” establece para los rebeldes que dejarán de recibir los recursos del Fondo Solidario, conocido como Fondo Sojero, y en cambio sus provincias quedarán encuadradas en el Pacto Fiscal II, de 1993, que conlleva una fuerte disminución de Ingresos Brutos y del impuesto a los Sellos.

Así planteadas las posturas en el debate del momento, cuyos resultados se convertirán en bisagra de las relaciones futuras de las partes, es evidente que el Gobierno Nacional está dispuesto a hacer sentir el peso del poder que concentra a quien se oponga a sus objetivos.

Y no se trata del poder de las urnas, de por sí imprescindible en la vida republicana, sino de la fuerza conjunta de un sector político, los empresarios, los banqueros, los industriales, el campo, de un lado, frente un debilitado sistema federal, los sindicatos y la oposición política cuestionada por actos de corrupción. El futuro dirá.

Seguir leyendo

HUMOR #BibliotecaViral

HUMOR #BibliotecaViral

HUMOR #BibliotecaViral

HUMOR #BibliotecaViral

Lo más visto

Director: Fernando Rumi // Contacto: redaccion@lavozdemisiones.com // Dirección: Bolívar 2291 2do 2 // Teléfono: +54 376 4 809060 // Posadas- Misiones.