Posadas envio un mensaje/ Por Santiago Larrea*

Antes de las PASO mucho se hablaba de la poca participación, de que estas elecciones eran innecesarias y no dejarían grandes definiciones para la política Nacional y particularmente para Misiones. Pero este humilde militante cree que las elecciones del domingo (¿serán las últimas?) dejaron mucho para analizar y hacer proyecciones con datos reales, palpables y oficiales.
En general la Renovación ganó en toda la Provincia, 70 sobre 75 en relación a los municipios, eso era sabido, no había muchas dudas. Ahora bien, Cambiemos gana Posadas por amplia diferencia, sin dejar dudas, ¿A qué se lo atribuimos? ¿Los referentes de Cambiemos en la Ciudad tiene un alto nivel de imagen positiva? ¿Influye la mala gestión del Intendente Losada?
Después muchos años se confirmó una alternativa en la Ciudad de Posadas, a través de jóvenes actores que se hicieron cargo del rumbo y empezaron a caminar por terrenos desconocidos para otros dirigentes; empezaron a disputar poder real, y eso no es menor, la gente lo reconoce, valora y confía en nuevos rostros que transmiten humildad y cercanía, sienten que acercaron la política a la gente. El Posadeño habló en las urnas, y la pésima gestión del Intendente capitalino, con promesas incumplidas, mostrando la falta de liderazgo y recurriendo a descalificaciones y chicanas para intentar legitimar el desastre del ejecutivo, demuestra que se vienen nuevos vientos para la Ciudad. El municipio hace varios años es una suerte de barco que navega en el oleaje sin timón ni timonel.
Quizá estemos frente a una nueva conformación de la política misionera, la polarización entre los dos oficialismos puede marcar la vuelta a un Bipartidismo o más bien “Bifrentismo” que se controlen y gobiernen en Misiones.
¿Desafíos? La renovación tiene la obligación de trabajar en las Ciudades importantes de la Provincia, mejorar la gestión, porque sabe que el 2019 no está lejos; y sabe que las nuevas caras de Cambiemos están preparadas para aprovechar las oportunidades.
Posadas, pero también la Ciudad de Oberá y Puerto Rico han enviado un mensaje: la gente está tomando examen, no cree en las descalificaciones y NO QUIERE VOLVER HACIA ATRÁS.

*Presidente de la Juventud Radical del Comité Capital